Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Información general

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Golpe en Manantiales

El mayor robo de la historia en Punta del Este

Información general

Ladrones se llevaron joyas valuadas en US$ 500.000

 
 

PUNTA DEL ESTE.- Aquí ya hablan del "robo del siglo". Y así es. Si la cifra denunciada alcanza de verdad los 500.000 dólares, nadie recuerda que se haya producido un robo mayor en este balneario, mucho menos en una casa particular.

Fue en la vivienda de la familia Fiorito (ex directivos del Banco Quilmes), ubicada en Manantiales, frente al Club de la Playa y pasando unos 300 metros el hotel Las Dunas, en dirección a José Ignacio, sobre la ruta 10. Fue también de noche, se cree que alrededor de las 23, cuando los ladrones, que habrían ingresado por la playa y a través de una ventana baja, "trabajaron" con total tranquilidad y se llevaron una importante caja fuerte que estaba empotrada en una pared. Fuentes allegadas a la causa hablan de que allí habría alhajas de brillantes, perlas, oro blanco, anillos, tres relojes Cartier y piezas de colección, pero además se comenta de otros efectos que estaban fuera del blindaje como plata en efectivo y un par de computadoras tipo laptop.

Dicen que los investigadores andan detrás de un Chevrolet que se vio estacionado por allí y que fueron varias las personas indagadas, pero aún no hay detenidos.

Hablan de una entrega, ya que, por la modalidad del robo, los delincuentes conocían bien lo que había en la casa, llamada "Lo de Gloire".

Esa noche, los propietarios no estaban y ayer, cuando LA NACION llegó a la casa tampoco los encontró, pues habían viajado a Buenos Aires. "Esto es lo de Fiorito y Jorge, el hijo, no está, llega tarde desde la Argentina hoy por la noche", sólo dijo una mucama.

Múltiples versiones

Las versiones que se corrieron sobre el robo fueron muchas, aunque ninguna fue confirmada porque bien se sabe aquí que los jueces son muy renuentes a hablar con el periodismo.

Inclusive, entre tanto desconcierto, el diario uruguayo El País comentó que una prostituta que trabaja en la zona de El Jagüel (donde estaba el aeródromo para aviones privados) habría prestado el auto para concluir con el gran golpe. Fue detenida, pero ya aseguran que nada tuvo que ver con el atraco.

La causa quedó radicada en el juzgado de turno N° 4, en Maldonado, pero los primeros en actuar fueron miembros de la Prefectura de Punta del Este, ya que la casa da a la playa y ésa es su jurisdicción; de todos modos la jefatura de policía de Maldonado está colaborando con la pesquisa.

Ayer, cuando los enviados especiales de LA NACION llegaron a "Lo de Gloire" y tras ser atendidos desde el pequeño portón gris por la mucama, observaron un cartel bien destacado, en blanco y colorado, que decía: "Propiedad con alarma". De nada sirvió.

Instantes después, y en una moderna camioneta gris, apareció lo que sería una ama de llaves (también tenía uniforme doméstico) y le "tiró" el vehículo encima al fotógrafo de este diario. "¡Debí haberlo pisado!", gritó ofuscada la mujer, que, tras un cambio de palabras, ingresó en la casa.

Luego salió por la parte que da a la playa: "Ya llamé a la 911 (policía), ¡váyase de aquí porque está invadiendo la propiedad privada", amenazó al fotógrafo, que se encontraba sobre un médano y lejos del perímetro de la casa. "Ustedes, los argentinos, agrandan todo, ya la pasamos bastante mal", agregó en voz alta y muy nerviosa, quizá porque la empleada habría sido una de las principales indagadas.

Como aquí la Prefectura depende directamente de la armada uruguaya, LA NACION se comunicó a Montevideo con el capitán de navío Alejandro Añón, vocero de la fuerza. "Es cierto lo del hurto -confirmó Añón- aunque aún no se ha definido cuántos delincuentes actuaron. Como usted sabe, se denunciaron alhajas por un muy alto valor. Hay gente que está siendo indagada y se cursaron varias citaciones por la magnitud de un hecho muy trascendente, pero no le puedo agregar mucho más porque sería interferir con la investigación de la causa y la Prefectura, en este caso es sólo un auxiliar de la Justicia".

Mientras, el cónsul argentino en Punta del Este, Fernando Vallina, ya había tomado conocimiento de los hechos, pero aseguró que nadie había denunciado el robo ante esa dependencia, por lo que se entiende que a las víctimas no les sustrajeron documentos personales.

Este robo, lamentablemente, aparece como el pico de una situación que desde hace años se ha tornado bastante inmanejable, como varias veces lo informó LA NACION desde Punta del Este. A los descuidos de los veraneantes, que casi siempre dejan algo "a mano" en el jardín o a esos "extraños sueños" de los damnificados, a quienes desvalijan por la noche y con ellos durmiendo adentro, se suma ahora este delito que parece por demás planificado, y que, para los investigadores, parece por demás una verdadera "entrega". .

Por Mariano Wullich Enviado especial
TEMAS DE HOYLa muerte de Marisol OyhanartNarcotráficoInflación y preciosEl caso de Lázaro Báez