Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El escándalo por malos tratos a 22 cadetes: el Gobierno anunció reformas en las fuerzas de seguridad

La policía denunció a tres instructores

Información general

Los oficiales fueron acusados de abuso de autoridad y lesiones por imprudencia; serán citados a declarar a 178 aspirantes

Por   | LA NACION

La investigación de las denuncias por malos tratos en la Escuela Federal de Policía quedó en manos de la Justicia. Ayer, el propio jefe de la Policía Federal, por medio del Departamento de Asuntos Internos, presentó en el Juzgado Correccional N° 14 la denuncia por presunto abuso de autoridad y lesiones por impericia o imprudencia contra los tres oficiales acusados.

Mientras al cierre de esta edición 18 aspirantes seguían internados en el Complejo Médico Policial Churruca-Visca, el ministro de Interior, Aníbal Fernández, se preparaba a firmar una resolución para que, a partir de su publicación en el Boletín Oficial, el entrenamiento físico en los institutos de formación de todas las fuerzas de seguridad federales quede a cargo de médicos deportólogos y profesores de educación física civiles.

Por esta causa, en los próximos días serán citados a declarar como testigos los 178 cadetes, de entre 18 y 20 años, que integraban la compañía con los aspirantes que sufrieron las lesiones. En tanto, en las últimas horas, se denunciaron nuevos casos de supuestos abusos ocurridos hace un año.

Además, el jefe de la Policía Federal, comisario general Néstor Vallecca, separó a un tercer oficial involucrado en el escándalo denunciado en la Escuela Ramón L. Falcón.

Si bien aún no se informó la identidad del tercer oficial separado de la fuerza por su presunta responsabilidad en los malos tratos a los cadetes, fuentes policiales confirmaron que también fue denunciado ante la Justicia por los mismos delitos que los subinspectores Francisco Renauld y Luciano Rugmia.

En caso de ser hallados responsables de este delito, que es excarcelable, los oficiales podrían ser castigados con penas de seis meses a tres años de prisión.

Fuentes del Ministerio del Interior explicaron que la resolución que firmará Fernández apunta a que los policías no apliquen la instrucción física como un castigo para los aspirantes a policías.

Ayer tomaron estado público otros casos, que surgieron a partir de la denuncia realizada por la madre de uno de los 22 cadetes que tuvieron que ser internados.

Un ex aspirante de la Escuela de Suboficiales y Agentes de la Policía Federal denunció que en 2003 sufrió la extirpación de un testículo, tras haber sido sometido una práctica conocida como "baile" o "manija" dentro de la institución y dijo que un año después fue dado de baja por las autoridades por "incapacidad".

"Mi hijo podría haber sido uno de los cadetes que terminaron internados, pero hace seis meses le dieron la baja de la Escuela Federal de Policía, luego de sacarlo de la cama a las once de la noche y arrastrarlo escaleras abajo para que hiciera ejercicios físicos. Estaba en la misma promoción que los chicos que fueron internados. Lo que denunciaron los familiares de esos aspirantes era una práctica habitual en la Escuela", relató la madre de un cadete.

Por medio del abogado Jorge Borgo, una de las cadetes internadas anunció que demandará civilmente "a la Policía Federal, al Ministerio del Interior y al Estado Nacional". La joven, que tiene lesiones musculares, está en una sala especial con sus compañeras. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa relación EE.UU. - CubaMariano BeneditMercosurMundial de ClubesElecciones 2015