Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Golpe al narcotráfico colombiano

Cayó el último jefe del Cartel de Cali

El Mundo

José Nelson Urrego, uno de los hombres más ricos del mundo, era buscado por las autoridades desde hace casi dos años

BOGOTA (De El Tiempo para el Grupo de Diarios América).- José Nelson Urrego, el único de los grandes jefes del Cartel de Cali que quedaba en libertad y presuntamente uno de los hombres más ricos del mundo, fue capturado ayer por la policía colombiana en una lujosa residencia próxima a la ciudad de Medellín, donde lo sorprendieron varios integrantes de una fuerza de elite.

El director de la policía, general Rosso Serrano, que comandó la operación, afirmó que la captura es un "nuevo triunfo" en la lucha contra el narcotráfico y significa la "muerte total" de lo que quedaba del Cartel de Cali, cuyos máximos jefes están encarcelados.

Serrano indicó que Urrego, que era intensamente buscado por las autoridades desde mediados de 1996, se encontraba en una casa de la población de Rionegro, en compañía de dos muchachas de 15 y 16 años, con quienes había pasado la noche. El narcotraficante fue trasladado a Bogotá.

Urrego había asumido la jefatura del Cartel de Cali desde la captura de sus antiguos jefes, los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, a mediados de 1995. La policía esperaba encontrar una fuerte resistencia armada por parte de los guardaespaldas del narcotraficante, pero éste se hallaba sin protección en el momento de ser arrestado.

La seguridad que tenía Urrego de no ser hallado -motivo por el que había pasado la noche en esa casa sin sus guardaespaldas- sólo se explica por la sensación de impunidad que experimentaba debido a su red de aliados en el poder político.

Urrego, de 43 años, es propietario de 144 bienes conocidos en Colombia, que ya fueron confiscados por las autoridades durante varios procesos judiciales que buscan su expropiación definitiva en favor del Estado colombiano.

Una gran fortuna

Según Serrano, la fortuna personal del narcotraficante se calcula en 2000 millones de dólares en residencias, departamentos y fincas rurales en Colombia, sin contar con el dinero "negro" que tendría depositado en el exterior, así como propiedades en otros países y el efectivo no blanqueado que maneja.

La propiedad conocida más costosa de Urrego es un hotel ubicado en la isla San Andrés, en el Caribe colombiano, valuada recientemente en más de 110 millones de dólares, según afirmó el alto jefe policial.

Las autoridades creen que Urrego podría tener en bienes y efectivo en el exterior una cifra similar a los 2000 millones de dólares que posee en Colombia, lo que lo convierte en uno de los hombres más ricos del mundo.

Urrego comenzó su carrera delictiva en el virtualmente desaparecido Cartel de Medellín, que dirigió Pablo Escobar (abatido en 1993), y luego se relacionó con los hermanos Rodríguez Orejuela, de quienes heredó las rutas del tráfico de cocaína del Cartel de Cali cuando ambos cayeron en poder de las autoridades.

Serrano no descartó que Urrego sea pedido por Estados Unidos, luego de que el Congreso aprobara en diciembre una reforma constitucional que restableció la extradición.

El nombre de Urrego comenzó a hacerse célebre en medio del escándalo que envolvió a la campaña electoral del presidente Ernesto Samper, acusada de recibir dinero del Cartel de Cali, pues el narcotraficante habría hecho aportes.

Versiones de prensa conocidas hoy indican que la Fiscalía tiene documentos que indican que Urrego habría entregado dinero a la campaña de Samper por medio de Elizabeth Montoya, una presunta narcotraficante menor asesinada por desconocidos en Bogotá hace dos años. La Fiscalía siempre sospechó que ese crimen fue cometido para silenciar a Montoya.

Ayer, el presidente Samper felicitó a Serrano por la captura de Urrego y dijo que acciones como ésa muestran que Colombia merece la certificación de Estados Unidos en la lucha contra las drogas.

¿Es extraditable?

La captura de Urrego planteó de inmediato un debate jurídico sobre la posibilidad de que pueda ser extraditado a los Estados Unidos, país donde sus datos alimentan un denso expediente preparado durante los últimos dos lustros por la DEA.

Víctor Quintana, profesor de Derecho Constitucional, recuerda que la reforma recientemente aprobada por el Congreso hizo salvedad sobre dos puntos: si un colombiano tiene causas penales pendientes en su país, no podrá ser sometido a una jurisdicción foránea, al menos mientras ésta se encuentre vigente o el afectado no haya purgado pena. Si los cargos que le sean formulados en Estados Unidos se refieren a hechos ocurridos antes de 1997, cuando entró en vigor la reforma, no procederá la extradición, ya que las normas sobre la materia no pueden ser aplicadas con carácter retroactivo.

Urrego es investigado por narcotráfico, enriquecimiento ilícito y asociación para delinquir.

Una detención oportuna

  • Espada de Damocles: la captura de José Nelson Urrego, viejo prófugo de la Justicia, se produjo a una semana de que Washington anuncie si certifica o no la lucha antidrogas de Colombia.
  • Clima enrarecido: el zar de la droga fue arrestado en medio de un escándalo por acusaciones acerca de que las campañas de los candidatos oficialistas a la Legislatura para los próximos comicios están siendo solventadas con dinero ilegal, en especial procedente del denominado Cartel del Norte del Valle -una extensión del Cartel de Cali- que, según la fiscalía, conduciría Urrego.
  • Limpieza de imagen: el delincuente cayó en poder de la policía en momentos en que el candidato presidencial oficialista y ex ministro del Interior, Horacio Serpa, que encabeza las encuestas para las elecciones de mayo próximo, necesita una mirada de aprobación de la Casa Blanca, renuente a aceptarlo por ser delfín del presidente Ernesto Samper y ex partícipe de un gobierno criticado por Washington por su presunta cercanía con el narcotráfico.

Un hombre locuaz

BOGOTA(El Tiempo)._Mientras el jefe de la policía, Rosso Serrano, y el presidente, Ernesto Samper, hablaban en el Palacio de Nariño del "epílogo del Cartel de Cali", en la propia oficina del funcionario policial, José Nelson Urrego, conocido como "El loco" o "El bombardero", contaba algunos detalles de su captura y hablaba de las acusaciones en su contra.

"Me cogieron durmiendo", exclamó Urrego mientras sus manos temblorosas y esposadas trataban de llevarse a la boca un vaso de agua que le ofreció un agente policial.

Sudoroso y despeinado, con su camiseta negra puesta al revés y con dolor de cabeza resultado de los "buenos tragos que me tomé" la noche anterior, "El loco" negó haber donado 100.000 dólares a la campaña de Samper, tal como aparece en un manuscrito firmado, al parecer, por él mismo y dirigido a Elizabeth Montoya de Sarria, la "Monita retrechera" (una narcotraficante de mediana jerarquía asesinada hace dos años y que, al parecer, se encargó de hacer llegar a Samper el singular donativo. Se cree que la mujer fue silenciada para no comprometer al mandatario).

"La gente inventa muchas cosas. Nunca he dado plata a los políticos. Me dicen que di un millón de dólares. Si eso es así, que me los devuelvan. Es más, recuerdo que en esa época estaba sobregirado", dijo Urrego.

Reconoció haber sido amigo de la "Monita retrechera" y de su esposo, Jesús Chucho´ Sarria, actualmente encarcelado.

"Reconozco que fui amigo de ellos. Incluso, me acuerdo que con don Chucho´ armábamos campeonatos de fútbol y yo jugaba en su equipo", comentó mientras un médico le hacía un chequeo antes de enviarlo al calabozo. .

TEMAS DE HOYReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezDamián Stefanini