Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se recalientan los cruces por las críticas de Kirchner a Casación

Aníbal Fernández le pidió al titular del fuero, Alfredo Bisordi, que renuncie; más temprano el juez había calificado de “intromisión” la queja del Presidente por la demora en causas contra represores

Lunes 26 de marzo de 2007 • 14:48

Las duras críticas del presidente Néstor Kirchner a la Cámara de Casación por la demora en el trámite de las causas por los crímenes cometidos durante la última dictadura generaron hoy un duro cruce de declaraciones entre el titular del fuero y el ministro del Interior, Aníbal Fernández.

El encargado de replicar a las palabras del jefe del Estado, pronunciadas durante el acto central por el 31º aniversario del inicio de la última dictadura militar en Córdoba, estuvo a cargo del propio presidente de la Cámara de Casación, Alfredo Bisordi.

Intromisión. "Yo tengo una antigüedad de 40 años de servicio. Durante todo ese lapso, en que tuvimos gobiernos autoritarios y constitucionales, jamás he visto una intromisión en la labor de los tribunales como la del ahora Presidente de la República" sostuvo el titular del principal tribunal penal del país en declaraciones radiales. Y remató: "Por este camino, vamos a la suma del poder público".

La defensa del Gobierno no tardó en llegar y, como es habitual, estuvo a cargo de Aníbal Fernández, que entabló un diálogo "virtual" con Bisordi.

"Usted no puede decirle a un presidente elegido por la voluntad popular que es peor que [Juan Carlos] Onganía, [Jorge Rafael] Videla, [Roberto] Viola, [Reynaldo] Bignone, todos esos asesinos que la Argentina tiene muy definidos", retrucó el ministro.

Fue aún más directo. "Doctor Bisordi: ¿Por qué no renuncia?, renuncie, váyase, hágale un bien a la patria", embistió.

"Causas durmiendo". En la misma línea que Kirchner, Fernández denunció la demora en el tratamiento de los expedientes. "Hay causas que están durmiendo desde 2003 en el tribunal [de Casación] sin que éste se expida. ¿Parece justo esto?. No, no es justo", señaló Fernández en declaraciones a radio América.

Además, denunció intencionalidad de los jueces de Casación para demorar las causas. "Cuando las causas se mueren porque prescriben o llevan millones de años en los cajones porque ustedes [por los magistrados] no le prestan la atención, uno tiene que inferir que hay otras razones que los están conduciendo", concluyó.

La embestida presidencial. En su discurso del sábado pasado, frente a las instalaciones de lo que se conoció como "La Perla", uno de los principales centros de detención clandestina durante la dictadura, Kirchner se preguntó: "¿Qué pasa en la Cámara de Casación, donde están parados juicios que deberían estar en marcha?".

Se refirió así a los 193 recursos de apelación planteados por represores, algunos de los cuáles datan de 2003 y aún no han sido resueltos por el tribunal.

En respuesta a los dichos de Kirchner, Bisordi sostuvo: "No nos agrada que nos nombre el Presidente, ni nos sentimos importantes por ello. Pero me agradaría que el Presidente se informara de las cosas antes de largar acusaciones".

Desbordada. En ese sentido, subrayó que "la Cámara de Casación está desbordada" y a modo de ejemplo recordó que "el año pasado ingresaron más de 5000 causas, y ahora en lo que va 2007 hay más de 1000". "En esta situación, es muy difícil emitir fallos", concluyó el camarista.

Enseguida, añadió: "No es que demos excusas sino que en las causas de derechos humanos propiamente dichas están inmiscuidas en una infinidad de otras causas. Diariamente, en todas las salas de Casación, que son cuatro, ingresan más de 40 causas".

Denuncia politizada. Por otra parte, Bisordi opinó que la denuncia presentada la semana pasada por organismos de derechos humanos contra él y tres de sus colegas ante el Consejo de la Magistratura "fue redactada desde el Gobierno".

"Hay una manifiesta intencionalidad política en el sentido de que debemos ser destituidos", puntualizó Bisordi, en declaraciones a radio América.

En ese contexto, atacó "el tenor de la presentación, con marcado tinte prejuzgatorio, que hizo la diputada [Diana] Conti en el Consejo de la Magistratura".

Cuestionamiento de abogados. A las críticas por la denuncia, se sumó la Sociedad de Abogados Penalistas de Buenos Aires, que consideró que la presentación “contiene afirmaciones inexactas referidas a la supuesta parcialidad de los jueces”.

En un comunicado difundido hoy, y firmado por el vicepresidente de la entidad, Guillermo Rivarola, la agrupación defiende a los jueces denunciados al sostener que “resulta incontrovertible la independencia de criterio y probidad con que actúan los magistrados cuestionados”.

En concreto, los abogados aseguran que “la presentación (…) revela un afán persecutorio que tiene por objeto presionar y condicionar a los jueces”.

"Agresión inadmisible". Además, apunta directamente a las críticas de Kirchner. “La pretensión de que los jueces ajusten sus sentencias a enfoques actuales del Poder Ejecutivo constituye una inadmisible agresión a la independencia de los magistrados y configura una gravísima lesión al sistema republicano de gobierno”, afirma el documento.

Apoyo radical. También se refirió a la denuncia contra los jueces de Casación el senador y titular de la UCR, Gerardo Morales.El legislador adelantó que su partido "seguramente" acompañará al kirchnerismo en el Consejo de la Magistratura para destituir a los magistrados.

Por su parte, el presidente del Consejo de la Magistratura, Pablo Mosca, encargado de analizar la denuncia, negó que ese cuerpo sufra presiones del Gobierno en este asunto.

"Nosotros tenemos tiempos procesales, garantías constitucionales de defensa en juicio para que, eventualmente si llega a prosperar la denuncia, los jueces puedan esgrimir sus derechos. Hay todo un procedimiento", afirmó.

La denuncia


La semana pasada, familiares de víctimas de delitos cometidos durante la dictadura pidieron al Consejo de la Magistratura la suspensión y remoción de cuatro miembros de la Cámara Nacional de Casación Penal por demorar el trámite de causas contra represores. La denuncia alcanza, además de a Bisordi, a Gustavo Hornos, Ana María Capolupo y Eduardo Riggi. De acuerdo a los cálculos de fuentes del Consejo de la Magistratura consultados por LANACION.com, el proceso contra los magistrados demorará entre dos y cuatro meses.
Te puede interesar