Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Histórica reforma en China

Martes 27 de marzo de 2007

China acaba de dar un paso trascendental en su camino hacia la instrumentación plena de una economía de mercado al haber aprobado una reforma que reconoce la propiedad privada. Ese cambio derriba uno de los pilares fundamentales de la ideología colectivista dominante en esa nación desde el surgimiento del régimen comunista liderado por Mao Tsé-tung en 1949.

La ley aprobada por la Asamblea Popular Nacional de China es un paso sustancial para apuntalar las reformas capitalistas introducidas en 1978 y proteger los intereses económicos privados, responsables fundamentales del crecimiento económico de las últimas décadas. En efecto, esas modificaciones potenciaron el crecimiento del sector privado, que emplea a más de 125 millones de personas, constituye alrededor del 70 por ciento del producto bruto interno y aporta un porcentaje similar a los ingresos fiscales.

La expansión del sector privado al amparo de las reformas capitalistas obligó a las autoridades chinas a otorgar respaldo jurídico a una realidad que ya era innegable.

De todos modos, la reforma aprobada por una aplastante mayoría es parcial y sus reales efectos en la vida cotidiana recién se conocerán una vez que sea puesta en práctica. La norma no avanzó sobre uno de los problemas cruciales de la China moderna, al mantener la propiedad colectiva sobre el sector agrario. En efecto, el desconocimiento de los derechos de los campesinos sobre la tierra que explotan, y de la cual a veces son expoliados, es una injusticia inconcebible en los tiempos actuales.

A juicio del gobierno, el sector rural todavía no está preparado para el traspaso a manos privadas de la tierra, en particular por la ausencia de un sistema extendido de seguridad social. De ese modo, la ley sancionada por el congreso popular amplió la brecha entre la China urbana, capitalista y más desarrollada, y la China rural, subdesarrollada y comunista.

La nueva ley fue bien recibida por empresarios, grupos profesionales e intelectuales. Quienes se opusieron la cuestionaron porque permitiría a algunos funcionarios corruptos mantener los bienes de los cuales se han apoderado de manera ilegal. La corrupción en China es uno de los mayores problemas que enfrentan las autoridades. De acuerdo con las estadísticas de la Procuraduría Popular Suprema (PPS), entre 2002 y 2005 fueron investigados más de 42.000 funcionarios chinos por corrupción y más de 30.000 por año enfrentan cargos criminales, cifras que no incluyen delitos económicos perpetrados fuera del sector público.

El texto de la norma, que entrará en vigor en octubre próximo, establece que la propiedad estatal, la colectiva y la individual "están protegidas por la ley y nadie puede infringirla". La norma protege ingresos legales, casas, artículos de uso diario, medios de producción y materias primas, así como herencias individuales, inversiones y sus ganancias.

Aun cuando falten muchas y más profundas reformas en materia económica, política y de derechos humanos en el país que se está erigiendo como uno de los motores de la economía mundial, merece ser saludado como un avance no menor el reconocimiento de la propiedad privada, porque consolida las modificaciones capitalistas introducidas por el régimen comunista de Pekín.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.