Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Advierte EE.UU. a Chávez por las expropiaciones

Pidió compensaciones para los dueños

Martes 27 de marzo de 2007

WASHINGTON.- Un día después de la expropiación de otras 330.000 hectáreas por parte del gobierno venezolano, el Departamento de Estado norteamericano afirmó ayer que estas acciones que lleva adelante el presidente Hugo Chávez deben estar acompañadas de la "compensación apropiada" a los propietarios.

Además, dirigentes agrícolas y ganaderos venezolanos rechazaron ayer el uso de soldados en la recuperación estatal de fincas y acusaron a Chávez de haber exagerado al asegurar que se produjo un incidente armado en esa acción.

Un vocero del Departamento de Estado norteamericano, Tom Casey, declaró que no tenía información actualizada sobre las ocupaciones de latifundios que el propio gobernante venezolano encabezó anteayer, pero recordó que ya en el pasado su gobierno se había pronunciado sobre ese tipo de acciones.

"Una de las cosas que hemos dejado en claro es que esperaríamos de Venezuela, como de cualquier otro país con procesos de nacionalización, que proporcione una compensación justa y apropiada a los propietarios privados de acuerdo con las normas internacionales", dijo Casey.

Estados Unidos ya se había referido a las nacionalizaciones luego de anunciar Chávez que planeaba estatizar las empresas clave de los sectores petrolero, eléctrico y de telecomunicaciones, para establecer el "socialismo del siglo XXI" en Venezuela.

Casey dijo que dependerá del gobierno y del pueblo venezolanos determinar qué tipo de economía desean para el país y cómo llevar adelante el modelo que escojan.

"Sencillamente, nosotros creemos en los mercados libres y justos. Allí donde el comercio es justo, las oportunidades que se presentan a través de esos mecanismos en el largo plazo funcionan mejor para los pueblos de la región que cualquier solución estatista", declaró. "Los modelos estatistas del pasado no se caracterizan precisamente por ser un gran precedente de éxito", agregó Casey.

A su vez, las entidades que agrupan a los productores agroganaderos rechazaron ayer la intervención del ejército en la expropiación de más de 330.000 hectáreas de tierras por parte del Estado venezolano, y demandaron al gobierno que demuestre la utilización de las tierras ya ocupadas.

La reacción se produjo luego de que ayer Chávez afirmara en su programa Aló, Presidente que un contingente del ejército fue atacado con armas de fuego al ingresar en uno de los 16 latifundios que simultáneamente fueron ocupados anteayer en siete estados del país.

El presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga), Genaro Méndez, protestó por el uso de fuerzas militares en el proceso de expropiación y calificó de exagerado el argumento del presidente para enviar las tropas. "Me llamó la atención lo que dijo el presidente de que los técnicos eran recibidos a plomo limpio. Esto es una posición exagerada, porque desde hace varios meses los propietarios le están dando toda la colaboración", resaltó.

Méndez explicó al diario El Universal que las expropiaciones han sido producto de un largo proceso de negociación entre el gobierno y los propietarios. El titular de Fedenaga agregó que los propietarios incluso permitieron que se realizara la transmisión del programa Aló, Presidente desde una de las fincas donde Chávez realizó el anuncio.

Méndez y el titular de la Federación de Productores Agropecuarios (Fedeagro), Gustavo Moreno, pidieron que el gobierno demostrara resultados de producción y productividad en los más de dos millones de hectáreas que Chávez dijo que habían sido recuperadas por el Estado en los últimos años.

Por su parte, el presidente de la agrupación patronal Fedecámaras, José Luis Betancourt, denunció que la acción del gobierno podría ser un "mecanismo de distracción para no atacar el problema de fondo: la caída de la producción en el campo".Wu Ping

Agencias AP, AFP y EFE

Te puede interesar