Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Culpan al albertismo por la inundación

Usan la basura para tapar los sumideros

Martes 27 de marzo de 2007

Los especialistas y legisladores coinciden en que los recurrentes anegamientos que sufrió la ciudad durante las últimas tormentas se deben a que los sumideros de las calles fueron tapados por la gran cantidad de basura acumulada y no por falta de obra hidráulica. Pero el gobierno porteño tiene una sospecha que va mucho más allá: creen que grupos que responden a la oposición tapan a propósito las bocas de tormenta para causar inundaciones en distintas calles de la Capital.

"Hay bandas que se encargan de romper las bolsas de residuos y esparcir la basura en los sumideros y en la vía pública. Lógicamente esto es parte de la campaña sucia que están encarando el albertismo [por los aliados al jefe de Gabinete Alberto Fernández] en la Capital, de cara a las próximas elecciones", dijo a LA NACION, el secretario de Prensa y Difusión de la ciudad, Oscar Feito.

Según el funcionario, ya hay identificadas dos camionetas en las que se movilizan estos grupos. "Es la misma maniobra que utilizaron para incendiar la villa El Cartón y desacreditar al gobierno porteño. Ahora estamos reuniendo información y pruebas para hacer una presentación ante la Justicia", comentó Feito.

Ayer, el Ente Regulador de los Servicios Públicos de la Capital denunció el incumplimiento de las empresas recolectoras de residuos en limpiar la boca de tormentas.

"Hay 27.000 sumideros en la ciudad y la gran mayoría tiene amontonada la basura. Ya no es necesario un temporal totalmente fuera de lo normal para que se produzca el anegamiento: una simple lluvia torrencial provoca la inundación de las zonas más críticas porque los sumideros están totalmente tapados por la basura no recolectada", comentó el director del Ente, Miguel von Rozenberg.

Consultada por este tema, la ministra de Espacio Público, Lía María, afirmó que diariamente hay cinco empresas que se encargan de limpiar los 33.000 conductos por donde se escurre el agua. "La limpieza se cumple. Incluso, en distintos procedimientos, se filma el trabajo de higiene", dijo la funcionaria.

Feito acotó que la idea de filmar el trabajo de limpieza en las bocas de tormenta es precisamente para registrar que esa tarea fue realizada y dejar en evidencia que hay grupos que deliveradamente esparcen la basura.

Inversión millonaria

El ministro de Planeamiento y Obras Públicas de la ciudad, Juan Pablo Schiavi, dijo: "Durante los últimos dos años hemos invertido 934 millones de pesos en obras hidráulicas que ya fueron ejecutadas o que se están realizando. No entendemos las causas de los últimos anegamientos. La falta de limpieza en los sumideros podría ser una de esas causas, pero también hay otras como la gran cantidad de lluvia que cayó".

El diputado y presidente de la Comisión de Obras y Servicios Públicos de la Legislatura de la ciudad, Fernando Cantero, informó que en el recinto ya se pidieron informes para que el Poder Ejecutivo porteño informe sobre las causas que provocaron las últimas inundaciones barriales.

"Creemos que el motivo del anegamiento es la deficiencia en la recolección de la basura. Esto genera que con el viento y la lluvia las bocas de tormenta se tapen", comentó el legislador.

En el Centro Argentino de Ingenieros (CAI) el tema es visto como un problema histórico. El ingeniero Moisés Resnick Brenner indicó que en 1920, cuando se proyectó la red de desagües de la ciudad, se podía absorber el caudal de precipitaciones de 100 a 120 milímetros de agua en una hora. "Ahora, con la construcción de nuevos edificios el porcentaje ha disminuido y el suelo absorbe un poco menos del 40 por ciento del agua caída", dijo el profesional.

Según la CAI, el problema principal está en a desembocadura del canal maestro que une el arroyo Maldonado con el Río de la Plata. "Habría que hacer una obra que frene el impacto del agua del río sobre la desembocadura de ese canal, para que el conducto escurra correctamente", dijo Resnick Brenner.

Precisamente, el ministro Schiavi aseguró que la próxima megaobra que está en proceso de licitación son los dos canales aliviadores de este caño maestro. "Esto servirá para que escurra mejor el agua. Para esta obra se invertirán 500 millones de pesos y tendrá un tiempo de 48 meses", concluyó el funcionario.

Por Jesús A. Cornejo De la Redacción de LA NACION

Te puede interesar