Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Música pensada para la danza

El compositor encontró en ese ámbitoun lugar para pensar sus sonidos electrónicos

Sábado 07 de abril de 2007

Parto , FYZ y Desolado , tres buenas propuestas presentadas en el Festival Buenos Aires Danza Contemporánea, en febrero último, estuvieron tocadas por su varita cargada de sonidos. Y mañana, más ritmos fragmentados, destellos eléctricos de samplers y sintetizadores, se pondrán al servicio de Chito y sin piar , la pieza en tres actos, con coreografía e interpretación de Marina Brusco, que se estrenará en el Portón de Sánchez.

De las inquietudes que movilizan a Jorge Grela, la composición de música original para obras de danza es, probablemente, la que con más frecuencia lo pone sobre relieve. Incluso porque desde 2005 se suceden las ediciones Sinestesia, ese laboratorio de improvisación de música, imagen y movimiento de su autoría, que reúne a bailarines, artistas visuales y músicos, para abrirle una puerta al público hacia aquello que no ve de una obra terminada: la gestación.

Se puede decir que Grela -que aunque no está del todo seguro, en primera instancia afirma no ser pariente del Grela mayor, el guitarrista de tango- se mueve (aun quieto) como pez en las aguas escénicas. Tiene en su currículum más de una decena de trabajos firmados para coreógrafos como Miguel Robles, Luis Garay, Sandra Fiorito, Juan Onofri y otros creadores no tradicionales, de la llamada nueva danza.

Grela saca a relucir una nueva especialización que partió de distintos tipos de necesidades
Grela saca a relucir una nueva especialización que partió de distintos tipos de necesidades. Foto: Dafne Gentinetta

Esta suerte de especialización partió de necesidades. Por un lado, porque el guitarrista de pop y rock convertido a las máquinas decidió abocarse a la electrónica... por necesidad ("Así puedo llevar toda una orquesta en mi laptop y dirigirla a piacere "); por otro, porque la primera composición que hizo para ser bailada en escena fue en colaboración con Talante Dúo, una de cuyas integrantes es su pareja, Verónica Melnik. "Allí escuchó mi trabajo Miguel Robles -recuerda- y le interesó. La relación con él es estimulante; me sorprende mucho su oído, su sentido musical. Tranquilamente, podría ser DJ", dice Grela, halagando al coreógrafo con quien hizo Tábula rasa , Asepsia , Kyu Pink Show , Deporte y divertimento y Desolado .

-¿Cómo surgen y cómo se encuentran las obras de músico y coreógrafo para que el resultado en escena sea íntegro?

-Creo que en el contexto local, limitado por los factores tiempo y dinero, hay dos formas para hacer música para danza. Una es que el coreógrafo elija una obra del músico y la use para su pieza. La otra es que la música sea especialmente compuesta desde el movimiento, con conciencia del tiempo escénico y tratando de que no supere en atención a la coreografía. No quiero que el espectador esté sentado mirando los parlantes.

Confeso admirador de Diego Vainer (ver recuadro), por quien, además, se siente influido, Grela cree que la clave para pensar la música a partir del movimiento está en haber visto mucha danza y hablado con los coreógrafos sobre por qué hacen lo que hacen de una manera y no de otra. Después, sí, hay que pasar la caprichosa prueba del feeling mutuo y encontrarse en una suerte de zapada. "El coreógrafo va modificando movimientos según lo que escucha y el músico se adapta a lo que propone el coreógrafo. El mix tiene que ser perfecto, aunque siempre los temas resultarán cortos y habrá que loopear -dice, y se ríe de un clásico vicio de los bailarines-. En general, a los coreógrafos les gustan momentos musicales que tienen grabados y precisan desarrollar; esos fragmentos funcionan como apunte a la hora de componer y el resto es intuición."

Si bien Grela trabaja fundamentalmente con herramientas electrónicas y detrás del telón, en Parto , la obra más reciente de Luis Garay, tocó en vivo guitarras y samplers, y reemplazó a su fiel máquina de ritmos por el percusionista Ramiro Cairo, que improvisó un set con un changuito de supermercado al cual soldó ciertos utensilios de cocina. "La escena la manejan los coreógrafos. Yo de eso sé poco y si deciden que esté, estoy. Pero para tocar arriba de un escenario tengo mis presentaciones como músico."

Inquieto, decíamos, Grela acaba de mostrar en el Centro de Experimentación del Teatro Colón una performance sonora, en el marco del Institute for Living Voice, y a la vez que se pone al frente de Net Labels Unidos -la asociación de sellos digitales argentinos- ya prepara la quinta edición de Sinestesia para junio. Antes, este domingo, procurará darle la razón a Björk a través de su trabajo sobre el helado paisaje de Chito y sin piar . "Que la electricidad es más humana de lo que muchos piensan; eso decía ella."

Constanza Bertolini

Te puede interesar