Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El paro docente se hizo sentir en todo el país

Hubo alta adhesión en escuelas estatales y privadas; Ctera protestó en el centro porteño; además, trenes, subtes y colectivos paralizaron el servicio por dos horas; gran movilización en la provincia de Neuquén

Lunes 09 de abril de 2007 • 17:35

Un masivo paro de docentes se cumple por 24 horas en todo el país en repudio al homicidio del profesor neuquino Carlos Fuentealba, en tanto en algunas provincias y municipios fueron sus propias autoridades las que declararon asueto.

Además de la amplia adhesión en Neuquén, y las provincias con conflictos con el sector de los maestros, La Rioja, Salta, Santa Cruz y Tierra del Fuego, en los distritos más grandes los maestros se hicieron eco del dolor para ir a la huelga.

Así fue en Buenos Aires, la Ciudad de Buenos Aires, Rosario, Mendoza y Córdoba.

Alto acatamiento al paro docente
Alto acatamiento al paro docente. Foto: LA NACION / Aníbal Greco

En Salta fue el único lugar donde se registraron incidentes, cuando en plena marcha de maestros, un grupo intentó ingresar a la Legislatura local, y fueron reprimidos por la policía que lanzó gases lacrimógenos.

En la provincia de Buenos Aires, donde el ceterista Suteba suele marchar de la mano con la también poderosa Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) se plegaron al paro.

A ellos se les sumó el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), el más importante de los sindicatos de maestros y profesores de la educación privada.

En la Ciudad de Buenos Aires, si bien las autoridades del Ministerio de Educación dijeron no tener cifras de la adhesión, la mayoría de las escuelas, tanto públicas como privadas, tuvo cerradas sus puertas, pese a la casi decenas de gremios que se reparten la afiliación de maestros.

El gobierno había dispuesto el viernes último día de duelo, con lo cual se interpretó como una puerta franqueada al paro de maestros.

En la provincia de Córdoba, la adhesión fue fuerte, en tanto que el intendente de la ciudad capital, Luis Juez, decretó asueto educativo en repudio al homicidio.

Juez dijo estar "sensiblemente conmovido por tal lamentable hecho, y se solidariza y acompaña a los trabajadores de la educación neuquinos".

También las autoridades provinciales de Formosa y Tierra del Fuego declararon asueto escolar, con lo cual acompañaron el paro de los maestros pese al conflicto por mejoras salariales que hay en la isla grande.

En Rosario, además del alto acatamiento, hubo una multitudinaria marcha en el centro de la ciudad.

La Universidad de Buenos Aires también mantuvo sus puertas cerradas por todo el día, tal cual había anunciado el rectorado, que se extendió a los centros culturales que dependen de esa casa de estudios.

La Universidad Nacional de La Plata también cumplió el paro a rajatabla.

Privados. Los maestros de las escuelas privadas adhirieron también con un "fuerte acatamiento" al paro nacional dispuesto por los sindicatos docentes, aseguraron fuentes gremiales.

"Por la información que estamos recibiendo de distintos lugares del país, hay un fuerte acatamiento de los docentes de las escuelas privadas al paro nacional", dijo Daniel Di Bártolo, del Sadop.

El gremialista aseguró que a media mañana "la adhesión a la medida supera el 80%".

Precisó que la modalidad del paro es "sin asistencia a clase y en todos los niveles educativos", y destacó que "muchas escuelas privadas se adhirieron al paro y cerraron sus puertas y otras permanecen abiertas pero sin la presencia de los docentes".

El Sadop dispuso para hoy "un paro nacional de 24 horas en repudio por el brutal asesinato del docente neuquino Carlos Fuentealba y en contra de la represión de la protesta social", según un comunicado de la organización.

Asimismo, llamó a participar de la movilización en cada ciudad del país.

Adhesión de otros sectores. En tanto, el transporte público fue interrumpido de 12 a 14 en la Capital Federal y Gran Buenos Aires.

Estas fueron las consecuencias más importantes de las medidas de fuerza lanzadas entre jueves y viernes por la centrales sindicales CGT y CTA, tras el crimen de Fuentealba, quien fue agredido por un policía neuquino con un lanza gases.

Asimismo, el central docente Ctera encabezó una marcha esta mañana desde el Obelisco porteño hacia la Casa de Neuquén, ubicada en Diagonal Norte y Maipú, que fue apoyada por organizaciones políticas, sociales y de derechos humanos.

La UTA (colectiveros), el gremio ferroviario de La Fraternidad y trabajadores de subterráneos suspendieron el transporte, lo mismo que bancarios y judiciales, de fuerte presencia en Capital y alrededores.

Te puede interesar