Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Esperan a los náufragos rescatados del Irízar

Puerto Madryn puso en alerta a los médicos y liberó el muelle Piedrabuena para socorrer a los sobrevivientes del incendio; los fuertes vientos complican el operativo; llegarían por la madrugada

Miércoles 11 de abril de 2007 • 23:20

La tranquila ciudad chubutense de Puerto Madryn se vio revolucionada por los preparativos para socorrer a las víctimas del incendio que afectó anoche al rompehielos Almirante Irízar.

Los médicos fueron puestos en alerta y el hospital local en emergencia sanitaria para recibir a los 238 sobrevivientes del incendio. El muelle Luis Piedrabuena, que generalmente está destinado al turismo, fue liberado para recibir a los náufragos.

Los 73 tripulantes que viajaban en el barco petrolero Scarlet Bis fueron transbordados a uno de los pesqueros y se dirigían hacia la costa de Puerto Madryn.

El jefe de operaciones navales, Ricardo Gelman, dijo que si las condiciones climáticas lo permiten los tripulantes llegarán a la costa entre las 3 y las 6 de la madrugada.

El amplio operativo de rescate, sin embargo, se ve complicado por los fuertes vientos, de más de 40 kilómetros por hora, que se registran en el área.

Con el objetivo de definir los últimos detalles de la evacuación de los náufragos en tierra firme, Carlos Eliseche, intendente local, el capitán Pascual Quevedo, responsable de la Armada en la ciudad, y el prefecto principal, Ramón Oscar González mantuvieron esta tarde una prolongada reunión.

Anoche el Irízar, buque emblemático de las campañas antárticas, se incendió en alta mar, a 140 millas de Puerto Madryn y sus 296 ocupantes debieron escapar en botes salvavidas.

El siniestro se declaró cerca de las 22, aparentemente en el compartimiento de generadores de la nave, por motivos desconocidos por el momento. La orden de evacuación fue dada una hora y media más tarde cuando el comandante de la nave, el capitán de fragata Guillermo Tarapow, consideró que el fuego no podía ser dominado y ponía en peligro a la tripulación.

El Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas confirmó oficialmente que no hubo víctimas entre la tripulación y los pasajeros, la mayoría científicos, del Irízar.

Todos los tripulantes del buque fueron rescatados y están siendo trasladados a Puerto Madryn en un petrolero y dos pesqueros que navegaban en la zona, según informó el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas en un comunicado de prensa.

"Luego está programado que todo el personal sea trasladado a la ciudad chubutense de Trelew, desde donde serán transportados a la base naval de Puerto Belgrano y al Destacamento Aéreo Naval del aeropuerto internacional de Ezeiza", agregó.

A las tareas de rescate también se sumó el guardacostas Thompson, de la Prefectura Naval, que presta en este momento tareas de apoyo al Irízar, según confirmaron voceros del Ministerio de Defensa.

En el rompehielos, que echó anclas en el lugar del incendio, permanece el capitán Tarapow en constante comunicación (por medio de un megáfono) con el comandante conjunto del Antártico, el jefe de máquinas y el jefe de control de operaciones, que viajaban en el Irízar y ahora se trasladaron al Thompson.

Equipos de socorro. Anoche, la Marina ordenó que zarparan de inmediato hacia la zona las corbetas Grand Ville y Robinson, apostadas en Mar del Plata que se prevé que lleguen a la zona hacia la medianoche, junto con dos remolcadores, según los voceros de Defensa.

Ellos constituyen la fuerza evaluadora de daños que determinarán si la nave está en condiciones se ser remolcada o continuar con la navegación. El fuego, siempre según las fuentes de Defensa, no estaba completamente controlado esta tarde.

Además, hacia Puerto Madryn fueron enviados un avión Fokker F28, mientras que la Fuerza Aérea despachó un Hércules C-130, para el posterior traslado de los tripulantes accidentados.

El Almirante Irízar, de 121 metros de eslora, 15 de manga y 15.000 toneladas de desplazamiento a carga plena, navegaba de Ushuaia a Buenos Aires, donde se lo esperaba dentro de tres días.

El buque transportaba a personal militar de la Armada, la Fuerza Aérez y el Ejército y a civiles de la Dirección Nacional del Antártico, en el viaje de regreso tras la Campaña Antártica 2006-2007.

Había salido de Buenos Aires el 6 de diciembre.

Conmoción. La Secretaría de Asuntos Circumpolares y Antárticos de Tierra del Fuego aseguró hoy que el incendio del rompehielos Almirante Irizar puede afectar "altamente" el programa antártico argentino.

El experto del organismo, Daniel Leguizamón, aseguró que la comunidad antártica quedó "conmocionada" y en "estado de shock", al conocer la noticia del siniestro.

La preocupación de esa Secretaría y de otros especialistas y científicos se basa en el temor de que el daño que registró el Irizar pueda llegar a ser de tal nivel que le impida volver a operar.Leguizamón planteó dudas sobre cómo se realizará la próxima campaña antártica y la manera en que las autoridades nacionales solucionarán el recambio del personal científico destacado en las bases.

Te puede interesar