Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Empresas subsidiadas

Las señales para el transporte

Economía

Se triplicó el monto de subsidios para contener las tarifas con un esquema cuestionado que, a este ritmo, costaría este año más de $ 3000 millones al fisco

Por   | LA NACION

Pocas son las certezas que brinda el Gobierno en materia de transportes. Pero una de ella, sin duda, es que está dispuesto a poner el dinero que sea necesario para mantener la tarifa y los costos congelados.

Dentro de este esquema trazado desde que el presidente Néstor Kirchner llegó a la Casa Rosada, están los subsidios a la actividad que en los dos primeros meses del año crecieron un 203% frente al mismo mes del año anterior.

Los motivos, básicamente, están relacionados con los mayores costos de la explotación que tienen los empresarios del sector.

La dependencia del transporte es tal que, según estiman en las empresas, si un mes la Secretaría de Transporte no liquida los subsidios, el personal que trabaja en el sector quedaría sin cobrar sus sueldos y, además, es muy posible que directamente pueda colapsar el sistema.

Las cifras son elocuentes. Entre enero y febrero de 2006, el sistema integrado de transporte -desde donde se subsidia a colectivos, trenes y camiones- repartió para lubricar las cuentas del sector 178,3 millones de pesos, un 54,8% más que en el mismo período del año anterior.

Pero desde principios del año pasado, en el sector subieron fuertemente los costos laborales y mientras las tarifas sigan congeladas, la única variable posible para aumentar la caja de las empresas es aumentar los subsidios.

Fue así como en enero y febrero pasado -últimos datos relevados por la Unidad de Control de Fideicomisos de Infraestructura (Ucofin)- desde los 178,3 millones de pesos que se destinaron en 2006 se pasó a girar a las empresas del sector 541,15 millones, lo que significa una suba de un 203 por ciento de aumento.

¿Qué sucedió? Durante el año, mediante el decreto 678, el Gobierno dispuso una suerte de emergencia del sistema de transporte. Allí habilitó una formidable herramienta que le da la posibilidad de desviar fondos del Tesoro para subsidiar el autotransporte urbano de pasajeros. Surgió entonces la RCC (régimen de compensaciones complementarias), que derivó a los colectivos que circulan por la Capital Federal y el Gran Buenos Aires 214,5 millones de pesos en los primeros dos meses del año.

Pero semejante beneficio fue inmediatamente cuestionado por las compañías de transporte de pasajeros urbanos del interior. Entonces la Secretaría de Transporte empardó el juego y creó las compensaciones complementarias provinciales (RCP), que ya se han liquidado para los primeros meses del año.

Hasta que surgió esta herramienta, los subsidios al transporte se financiaban sólo con una tasa al gasoil. En junio de 2001 se creó esa tasa, que originalmente era de $ 0,05 por litro. En abril de 2002 se modificó: un 18,5% de cada litro se integraría a un fideicomiso.

Finalmente, el presidente Néstor Kirchner lo fijó en un 20,2 por ciento del precio del litro de ese combustible. El fondo fiduciario aporta al Sistema de Infraestructura de Transporte, que se integra con el sistema vial integrado y el sistema integrado de transporte terrestre.

Pero esto no es todo. Además, los colectiveros y camioneros también reciben un precio diferencial por el gasoil que compran. Mientras que los particulares pagan en los surtidores 1,50 pesos aproximadamente, los colectivos urbanos pagan 0,42 pesos y los de larga distancia, 0,62.

La diferencia la paga el Estado. En un principio no había desembolsos de dinero por este ítem, ya que las petroleras se lo descontaban de las retenciones a las exportaciones de combustible. Sin embargo, por estos días, la caída de las ventas al exterior y el aumento del consumo del combustible han hecho que entre las compañías proveedoras de gasoil ya empiece a preocupar el asunto.

"Esta es la política que Kirchner ha decidido para el sector. Mantener los costos con subsidios como una forma de que el Estado pague una tarifa social", dijo días atrás una alta fuente del Ministerio de Planificación Federal a LA NACION.

Entre los empresarios del transporte las opiniones están divididas. Por el lado de los colectivos, quienes explotan las líneas prefieren no depender tanto de las tarifas. "Hoy por hoy no hay ninguna posibilidad de que una empresa preste servicios si no llegan los subsidios. Igualmente, pese a todo, es preferible que haya una tarifa adecuada que permita operar y renovar el parque", dijo un empresario que pidió una y 10 veces no ser citado por temor a que pueda haber alguna traba burocrática que le atrase los subsidios, su combustible para operar.

Según otro empresario, que también habló con LA NACION en las mismas condiciones, alrededor de la mitad del flujo de dinero que maneja una compañía de colectivos urbanos proviene del subsidio. "Eso va creciendo. Cada vez la importancia de este instrumento es mayor", agregó.

En los trenes la ecuación es similar, aunque actualmente el dinero de los subsidios ya sobrepasó al de la recaudación por boletos. "Obviamente que lo necesitamos -se ofuscaron en una concesionaria-. Si con lo que se recauda por boletos no alcanza ni para pagar los sueldos."

Otro de los rubros que también ha aumentado sus ingresos por subsidios es el transporte de carga por camiones. Ellos también reciben dinero de este fondo. Para este sector hubo 26 millones de pesos contra 19,3 que recibieron los camioneros en los dos primeros meses de 2006.

Respecto de los trenes, la suma también aumentó. En el primer bimestre de 2006 los ferrocarriles recibieron subsidios por 13,7 millones de pesos. En el mismo período de este año, la suma trepó a 38,18 millones.

Las cifras

$ 115 millones

Subisidiaron al sistema de transporte en el primer bimestre de 2005 para evitar subir las tarifas.$ 178,3 millones

Fueron necesarios en el primer bimestre de 2006 para el mismo objetivo, el alza: 54%.

$ 541 millones

Hicieron falta en los dos primeros meses de 2007, con un encarecimiento del 203%.

$ 3000 millones

Podría llegar a ser como mínimo el costo anual del mecanismo si se mantiene el ritmo actual.

$ 0,42

Pagan por litro de gasoil los colectivos urbanos, contra cerca de $ 1,50 pagado por particulares. .

TEMAS DE HOYActividad económicaElecciones 2015Crisis habitacionalTorneo Primera División