0

Bisordi recusó al kirchnerismo en la Magistratura

El pedido del juez alcanza a los cuatro legisladores del oficialismo, a la representante del Ejecutivo y a un abogado; "No le tengo miedo a Kirchner", disparó
0
26 de abril de 2007  • 10:02

Para el presidente de la Cámara Nacional Penal, Alfredo Bisordi, llegó la hora de la defensa. Con un discurso que combinó críticas al Gobierno con expresiones filosas, el magistrado recusó a seis de los 13 miembros del Consejo de la Magistratura que llevan adelante el proceso en su contra por presuntas demoras en la resolución de causas que involucran a represores.

El pedido de recusación alcanza a los legisladores kirchneristas que forman parte del cuerpo: su titular, el diputado Carlos Kunkel, su par Diana Conti, que preside la Comisión de Acusación del cuerpo y los senadores Nicolás Fernández y María Laura Leguizamón.

La solicitud de Bisordi incluye también a los consejeros Marcela Losardo, representante del Poder Ejecutivo en el Consejo y al abogado Santiago Montaña.

Además, Bisordi apuntó directamente al presidente Néstor Kirchner: "Me denuncian porque políticamente e ideológicamente soy enemigo del Gobierno", disparó.

"El Presidente es el enemigo número uno mío" manifestó, pero enseguida advirtió: "No le tengo miedo a Néstor Kirchner".

Imparcialidad. En un discurso que duró poco más de 20 minutos, y que comenzó agradeciendo la oportunidad de ser recibido por los consejeros, destacó la "conveniencia" de que el imputado, en este caso él, sea escuchado "por quienes tienen la difícil mision de instruir el sumario y ver si corresponde la acusacion por mal desempeño".

Enseguida arremetió con el pedido de recusación contra seis consejeros. Tras enumerarlos, remarcó su "derecho de defensa y de ser investigado por funcionarios que tienen respecto del caso un minimo de objetividad", requisito con el que, según él, no cuentan los consejeros cuestionados.

“En el caso de los consejeros que recuso”, ahondó Bisordi “no se dan los presupuestos de objetividad que me permitan abrigar la esperanza de que si no se los separa [el proceso] pueda ser conducido por personas que tengan muestra acabada de imparcialidad”.

"Descabellado y falso". En otra parte de su discurso, Bisordi se detuvo en la acusación que pesa en su contra para rebatirla. Comenzó por afirmar que de todo el expediente que se tramita en el Consejo contra cuatro jueces de la Cámara de Casación, hay referencias a su desempeño “en una sola carilla” y aseguró que el pedido de enjuiciamiento en su contra está basado en una denuncia “por un hecho descabellado y falso”.

Desde el punto de vista técnico, explicó que está recusado en todas las causas en las que se lo denuncia por presuntas demoras y explicó que por ese motivo no está "en aptitud de adelantarlas ni de retrasarlas". Y concluyó: "La demora no me es imputable".

Fuera de agenda. La presentación de Bisordi ante el órgano encargado de seleccionar y remover jueces no estaba formalmente prevista en la agenda, sino que responde a un pedido del propio juez para ser escuchado por los consejeros que deben definir su futuro.

Mientras el juez realiza su descargo dentro del edificio, en las afueras comenzaron a concentrarse militantes de Hijos que apoyan la embestida contra Bisordi.

En tanto, a Comisión de Acusación prepara un dictamen con el que pretende poner en marcha el enjuiciamiento de Bisordi, que de prosperar podría terminar con la remoción del juez, ya que el kirchnerismo tiene número suficiente para lograrlo.

Denuncia. Bisordi y otros tres camaristas de Casación fueron denunciados por el abogado Rodolfo Yanzón, que representa a un grupo de querellantes en causas por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura, por presunto retardo en el trámite de causas contra acusados de crímenes de lesa humanidad entre 1976 y 1983.

Embestida oficial. Ese trámite se formalizó días después de que el presidente Néstor Kirchner acusara a los jueces de Casación de trabar el avance de las causas y exhortara al Consejo de la Magistratura a "proceder" contra los camaristas.

La reacción de Bisordi a la embestida presidencial fue casi inmediata. El juez denunció públicamente la "intromisión" de la Casa Rosada en el Poder Judicial.

En este contexto de fuertes cruces entre el Gobierno y Bisordi también intervino el ministro del Interior, Aníbal Fernández, que sin medias tintas instó al juez a renunciar para "hacerle un favor a la Patria".

También tomó parte la Corte Suprema que en medio de los cruces reclamó "respeto por la honorabilidad e independencia" de los jueces.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios