Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Guía de compras

Celulares para escuchar música; la oferta local y cómo elegir bien

Tecnología

Los móviles con MP3 poseen la misma capacidad que los reproductores convencionales y excelente calidad de audio. Combinan lo mejor de ambos mundos y siguen bajando de precio

Por   | LA NACION

Desde hace varios años, la palabra convergencia resuena en el mundo de la tecnología personal. El ejemplo más común son los teléfonos inteligentes, que integran un móvil y una palmtop, o los teléfonos con cámara digital. Pero también están teniendo una mayor presencia los celulares con reproductor de MP3.

Aunque buena parte de los teléfonos de gama media son capaces de reproducir archivos de audio comprimido, hay modelos especializados que incluyen botones de control de reproducción en su carcasa y conectores para auriculares estéreo.

Prácticamente todas las compañías grandes tienen algún modelo de este tipo, lo que permite tener una oferta local bastante amplia. El precio varía según la marca y la sofisticación del equipo, pero por 500 pesos ya es posible acceder a uno de estos dispositivos. Por supuesto, todos los teléfonos musicales también incluyen las funciones básicas de un celular, con un listado de contactos, una agenda de citas, SMS, cámara de fotos y la posibilidad de sumar aplicaciones Java.

De memoria

Aunque todos los teléfonos incluyen una memoria interna propia, no es allí donde se almacenará la música, porque este espacio suele ser bastante exiguo.

Habrá que invertir, entonces, en una tarjeta de memoria externa, con una capacidad máxima de 1 a 2 gigabytes (GB), dependiendo del modelo. La mayoría de los teléfonos usa miniSD o microSD (también conocida como TransFlash), aunque los de Sony Ericsson requieren alguna de las variantes de Memory Stick. En el caso de SD, hay adaptadores de microSD a miniSD, y de miniSD a SD estándar. El precio, para todos los formatos, ronda los 150 a 200 pesos para 1 GB.

Tanto el Sony Ericsson W950 ($ 2299 con línea) como el Nokia N91 ($ 2350 sin línea) tienen 4 GB de capacidad interna, sin posibilidad de agregar más. En el caso del N91 hay una versión más nueva de 8 GB, pero todavía no llegó al país.

Todo bajo control

Los móviles musicales tienen controles de reproducción en su carcasa. La ubicación no es estándar, así que lo ideal es probar el equipo en la mano antes de adquirirlo, para ver si resulta cómodo. La alternativa para manejar la reproducción es mediante un control unido a los auriculares. Algunos modelos lo incluyen en la caja y otros lo ofrecen como accesorio. Lo más práctico es que el control permita el uso de auriculares estándar: por lo general es un cable con los botones de control, el micrófono para usarlo como manos libres y una ficha de 3,5 mm, que servirá para enchufar los auriculares, unos parlantes de mesa o pasar la música a un centro musical usando un cable macho en ambas puntas y la entrada auxiliar del equipo más grande.

Algunos teléfonos ofrecen esa conexión directamente en la carcasa del equipo, con lo que puede usarse cualquier auricular; en algunos casos la conexión requiere una ficha más pequeña, de 2,5 mm. Los auriculares servirán también como antena para la radio FM. Algunos pocos modelos (como el Alcatel OT-S853) tienen, además, dos parlantes embutidos en la carcasa, lo que permite transformar el teléfono en un miniequipo de música.

Unos pocos equipos (como el Motorola ROKR E2 o el Sony Ericsson W710) dan soporte a una versión particular de Bluetooth capaz de transmitir en estéreo a auriculares compatibles. La norma se llama A2DP (por Advanced Audio Distribution Profile , perfil avanzado de distribución de audio, en inglés) y permite tener un manos libres inalámbrico estéreo. Algunas compañías venden un sintonizador como accesorio.

Formatos de audio

En general, la transferencia de música al celular se realiza como con cualquier reproductor de MP3: copiando la música a una carpeta en el móvil o en la tarjeta de memoria, o usando un software de administración, que también suele ser el encargado de convertir los archivos a un formato compatible. También debería ser posible convertir primero el audio con una aplicación freeware estándar como dbPowerAmp ( www.dbpoweramp.net ) o WinLAME ( winlame.sourceforge.net , sólo para MP3) y luego indicar al software de administración que lo incorpore a su biblioteca.

Aunque todos los teléfonos son capaces de leer archivos de MP3, también pueden hacerlo con música codificada en AAC (codificación avanzada de audio, según sus siglas en inglés), un formato desarrollado en parte por varios fabricantes de telefonía móvil que, según los expertos, ofrece una mayor fidelidad que el MP3 a 64 Kbps. También recibe buenos comentarios el eAAC+, desarrollado específicamente para teléfonos móviles.

Recuerde: la calidad de audio de los formatos como MP3, AAC, WMA o OGG va en relación directa con los kilobits por segundo (Kbps) usados para codificarlo. El estándar suele estar entre 128 y 160 Kbps, aunque los puristas buscan el máximo posible para preservar la mayor calidad de audio posible. Aquí habrá, quizá, que experimentar un poco para encontrar el mejor balance entre calidad de audio y compresión (justamente, los Kbps), que son los que definen el tamaño final de un archivo y, por ende, cuántas canciones podremos almacenar en nuestro teléfono móvil musical. .

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsMagaly HermidaConflicto en Medio OrienteAmado Boudou