Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Kirchner usaría las reservas para obras

Según la Cámara de la Construcción

Sábado 05 de mayo de 2007

La cúpula de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), representante de un rubro convertido en baluarte del crecimiento económico y también uno de los sectores más promovidos por el Gobierno, fue recibida ayer por el presidente Néstor Kirchner con un mensaje de más apoyo. "El Presidente dijo que el país está acumulando reservas para invertir en obras públicas", reconoció el jefe de la CAC, Carlos Wagner, a LA NACION.

Las declaraciones de Kirchner se inscriben dentro de la polémica por el proyecto de la diputada oficialista Mercedes Marcó del Pont para reformar la carta orgánica del Banco Central. La iniciativa, que ya cuenta con dictamen de comisión en la Cámara de Diputados, agrega al artículo que dice que "es misión primaria y fundamental del Banco Central de la República Argentina preservar el valor de la moneda" lo siguiente: "De un modo consistente con las políticas orientadas a sostener un alto nivel de actividad y asegurar el máximo empleo de los recursos humanos y materiales disponibles, en un contexto de expansión sustentable de la economía".

A partir de allí se tejieron especulaciones en la oposición y economistas ortodoxos sobre el supuesto uso de las reservas del Central para destinar a gasto público.

Según Wagner, Kirchner le dijo que no descarta nada, con tal que la Argentina implemente grandes inversiones en infraestructura. "Se buscará financiamiento o se usarán las reservas. Lo que sea conveniente", le habría transmitido a Wagner, que asistió a la Casa Rosada acompañado por el vicepresidente primero de la CAC, Aldo Roggio, y el secretario, Gregorio Chodos.

El jefe del Estado y los empresarios coincidieron en que la expansión económica a futuro exige que comiencen a hacer inversiones suplementarias en infraestructura. Se pusieron como ejemplos la mejora de los accesos viales a la Capital Federal, con el fin de evitar congestionamientos como los actuales, la ampliación de los puertos y la construcción de nuevas centrales eléctricas, dado que están trabajando al límite. En concreto, los hombres de negocios hablaron de la necesidad de hidroeléctricas y recordaron que desde hace años no se levanta ninguna.

Wagner negó que se hubiera conversado del caso Skanska, sobre presuntos sobornos en la licitación de obras en gasoductos. "Es un caso de un contrato privado. Hace 16 años que el gas está en manos privadas", dijo el jefe de la CAC, defendiendo la posición del Gobierno, que procura deslindarse de la causa.

"[Kirchner] nos manifestó su firme decisión de mantener y continuar el programa de obra pública trazado, que incluso se va a incrementar a través de la realización del denominado Plan Federal 2", declaró Wagner a la prensa, al término de la reunión.

El presidente de la CAC atribuyó la desaceleración de la actividad constructora no a una merma de obra pública, sino a la de los inmuebles medios en centros urbanos, dado lo complejo del financiamiento hipotecario por la relación cuota-salario.

Wagner relató que además conversaron de problemas con partidas presupuestarias de obra pública. "Hay que reasignar partes de un programa a otro para pagar costos. Son temas técnicos", aclaró.

Los empresarios le plantearon a Kirchner que se cumpliera con la ley de compre nacional a la hora de las licitaciones de obras públicas: "Le pedimos que no se permitiera un ingreso irrestricto de empresas del exterior que son un sello de goma, que no existen en sus países de origen".

Te puede interesar