Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El sonido de San Francisco

SEGUIR
LA NACION
Viernes 11 de mayo de 2007

Hace cuarenta años, se registraba un temblor que, con epicentro en San Francisco, sacudiría a las juventudes del planeta. Los hippies, entonces, promovieron su gran invención: un movimiento que pretendía derribar todos los conceptos con los que se armaba la sociedad occidental: nada más y nada menos. Pero la revolución del amor no nació por generación espontánea. Muchas circunstancias, muchas situaciones facilitaron esa ebullición juvenil que comenzó a gestarse un par de años antes, con los Beatles, Bob Dylan y los Rolling Stones a la cabeza de un movimiento contracultural que alcanzaba su mejor herramienta en la música.

No fue casual que se desplazara del centro de atracción a Liverpool y a Londres. Históricamente, San Francisco había sido una ciudad tolerante, pero además facilitaba el arribo y el asentamiento de los jóvenes, gracias a sus bajos alquileres en un barrio en particular, Haight-Ashbury, donde cada uno revisaba los baúles heredados con ropas de los abuelos y así salían a las calles. Y llegaron artistas, vagabundos, bohemios, vividores para participar de eso que se gestaba casi secretamente, y se sumaron a los estudiantes de Berkeley (nido de los intelectuales de izquierda de entonces) y de North Beach (refugio de los beatniks). A ello hay que sumar la generosidad del paisaje circundante: bosques, praderas y un clima por demás amable.

Y si todo esto parece poco, hay que agregar el LSD, por entonces conocido simplemente como ácido, de venta libre, producido allí mismo por Owsley Stanley. De esa conjunción de situaciones comenzó a gestarse una música particular, que combinaba el rock que llegaba de Inglaterra y el folk que cada uno había heredado de sus respectivos lugares de procedencia. Bautizada como música psicodélica, en 1967 tuvo su gran año.

* * *

Son varios los nombres célebres que surgieron de aquella movida. La vanguardia del sonido de San Francisco la marcó el grupo Quicksilver Messenger Service, que entre 1965 y 1967 formó parte de cuanta movida se generara en la ciudad, aunque su debut discográfico llegó sólo en 1968. Y era mucho lo que sucedía en San Francisco: aparecían las FM ( invención de Tom Donahue), que pasaban los extensos pasajes psicodélicos en los que podían perderse los grupos del momento; también empezaban los light shows , que se utilizaron para reemplazar los viajes provocados por el LSD cuando la droga fue prohibida, y el Festival de Monterrey marcó el hito: una numerosa juventud contraria a la Guerra de Vietnam, que propugnaba el amor libre y la música como elemento aglutinador. En fin: sexo, drogas y rock and roll.

De ese año quedan varios registros históricos, aunque algunos fueron reconocidos tiempo después: Jefferson Airplane, con Surrealistic Pillow , y los Grateful Dead, con su debut homónimo, son la punta del iceberg delirante de psicodelia. También los Doors grabaron ese año su debut, pero pronto todo comenzó a derrumbarse. Un año después, las juventudes rebeldes de Praga, París, Chicago, México sufrían duras derrotas ante sus propuestas de una sociedad distinta, y las drogas comenzaban a hacer estragos en la gente.

La utopía terminó pronto, pero alcanzó para inscribir un par de nombres inevitables para la historia.

Te puede interesar