Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mayores exigencias para los bancos

Por Ricardo De Lellis y Gabriela Saavedra Para LA NACION

Domingo 20 de mayo de 2007

Desde la publicación del marco para la determinación del capital regulatorio por parte del Comité de Supervisión Bancaria, en junio de 2004, los bancos comenzaron a analizar los diferentes tratamientos aplicables a los riesgos asumidos a partir del desarrollo de sus negocios.

Basilea II tiende a asegurar que los bancos dispongan de capital suficiente para cubrir sus riesgos. Así, a menores riesgos y mejores procesos menor resulta el capital requerido.

La norma es una respuesta a la globalización de los mercados y tiende a resolver las limitaciones de la antecesora Basilea I. El Banco Central publicó la hoja de ruta para la puesta en marcha de Basilea II resolviendo la adopción del enfoque estandarizado simplificado para la medición del riesgo de crédito, que sería implementado a partir de 2010.

El Central tiene incorporado en su régimen de determinación de exigencia de capitales mínimos los riesgos de mercado y de tasa de interés que deberán adaptarse a Basilea II.

Los procesos de administración de riesgos operativos definidos por las entidades quedarán sujetos a prueba y es aquí donde radica uno de los mayores desafíos para el sistema financiero local. En la normativa, la exigencia de capital en función del riesgo operativo admite la aplicación de tres enfoques: básico, estandarizado y avanzado.

Bajo el enfoque básico, los bancos deben mantener capital para cubrir sus riesgos operativos equivalente al 15% de sus ingresos brutos positivos, excluyendo de estos ingresos los gastos operativos y los resultados positivos o negativos derivados de la venta de títulos valores.

En el enfoque estandarizado, los resultados se dividen en ocho líneas de negocios y la exigencia de capital se determina como un promedio para los tres años previos a la medición. La aplicación avanzada exige capital en función del modelo de medición de riesgo operativo definido por cada entidad y aprobado por el órgano de contralor.

Además se deberá cumplir los siguientes requisitos:

El directorio y la alta gerencia están involucrados en la supervisión y el monitoreo del riesgo operativo.

La entidad ha implementado un sistema de administración de riesgos operativos y cuenta con los recursos necesarios para aplicar este enfoque en las principales líneas de negocios.

Para los bancos internacionales se establecen requisitos adicionales, relacionados con la existencia de una gerencia a cargo de la administración del riesgo que identifique, evalúe y controle ese riesgo.

Con un enfoque avanzado es requisito la existencia de información en relación con pérdidas operativas e implementar un sistema de medición del riesgo operativo como procesos rutinarios. En ambos enfoques deberá existir revisión de parte de auditores internos y externos.

Surgen varios interrogantes, por ejemplo, cómo los bancos cumplen con las condiciones citadas anteriormente, y son estos aspectos los que el órgano de contralor deberá evaluar y regular. En la lista de los riesgos operacionales, la mayoría de las entidades ya han actuado sobre varios de ellos implementando controles preventivos.

Ahora, Basilea II exige asignar capital para este riesgo y de adaptar y diseñar los procedimientos de administración de riesgos operativos que permitan transformar la cultura del monitoreo y seguimiento, y que contribuirán, también, a disminuir pérdidas y aumentar el valor del negocio financiero..

Los autores son socios de Financial Services y gerente senior de Financial Services de KPMG

Te puede interesar