Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Habrá profundos cambios en la educación militar

Se dictarán nuevas materias, como derechos humanos; objeciones al plan en los altos mandos

LA NACION
SEGUIR
Daniel Gallo
Lunes 28 de mayo de 2007

El Gobierno se dispone a lanzar en agosto una amplia reforma de la educación militar, que abarca a las tres fuerzas y que contempla la incorporación de materias humanísticas -entre ellas, derechos humanos- y de docentes de universidades nacionales, y una modificación en la selección de los instructores. "Buscamos una reforma no sólo curricular, sino también cultural", explicó Martín Gras a los senadores de la Comisión de Defensa el martes pasado.

Gras, un asesor técnico que reporta a la Secretaría de Derechos Humanos y que estuvo dos años detenido en la ESMA durante el Proceso, quedó a cargo del cambio en la educación de los militares, como referente principal de una comisión formada el año pasado por el Ministerio de Defensa.

Otras nuevas asignaturas que se dictarán en el Colegio Militar, la Escuela Naval y la Escuela de Aviación Militar (los tres institutos de formación de oficiales de las Fuerzas Armadas) son derecho constitucional y relaciones internacionales, esta última orientada a fomentar la unión latinoamericana. La materia historia argentina será reformada porque "estaba desactualizada", señaló Gras.

El Ministerio de Defensa proyecta instrumentar cambios profundos en lo inmediato en el plan de estudios de los liceos y colegios militares
El Ministerio de Defensa proyecta instrumentar cambios profundos en lo inmediato en el plan de estudios de los liceos y colegios militares. Foto: Archivo

Si bien los funcionarios que llevan adelante el plan dicen que fue consensuado con los militares, quienes conocen de cerca el pensamiento de los jefes de las fuerzas afirman que no cayó bien. "Las nuevas materias pueden hacer volver el debate político a las escuelas militares, como hacía muchos años que no ocurría", reflexionó uno de los más importantes jefes militares. Otro oficial consideró: "Algún tipo de reforma en la educación militar es necesaria, como en el caso de los liceos, en que estamos desactualizados", pero tampoco vio con buenos ojos el contenido de esta modificación curricular.

En el informe que se emitió en el Senado se explicó, además, que cerca de 15.000 civiles estudian en los institutos universitarios de las fuerzas, situación que esta reforma procura revertir, aunque Gras anticipó que "no será de manera traumática, sino gradual".

Serán más rápidas las modificaciones en las escuelas de oficiales, ya que se dictarán las nuevas materias desde el próximo cuatrimestre.

"Las relaciones internacionales serán orientadas a la relación sudamericana, que es a lo que deben orientarse los militares", manifestó Gras.

En los próximos días, el funcionario tendrá reuniones con autoridades de las universidades de Buenos Aires, La Plata y Córdoba para seleccionar los profesores que estarán a cargo de esas materias.

En noviembre último, los ministros de Defensa, Nilda Garré, y de Educación, Daniel Filmus, presentaron un consejo consultivo para la reforma de la educación militar.

Eso ocurrió luego de fracasar la propuesta de eliminar los liceos militares, donde los jóvenes realizan sus estudios secundarios y egresan como oficiales de reserva.

La presión de varios ex alumnos de esas instituciones, en especial del gobernador mendocino Julio Cobos, llevaron al presidente Néstor Kirchner a desechar esa alternativa y armar una comisión interministerial para modificar la educación castrense.

Gras se mostró preocupado por la transmisión de valores militares sin que esos principios pasen por un filtro civil. Contó la experiencia que tuvo en diálogos con cadetes a los que les preguntó sobre el desempeño de sus compañeras.

"Ellos contestaron que las mujeres son muy buenas en el aula, lo que es toda una definición. Lo que están diciendo es que los valores no se transmiten en las aulas, sino en el campo", afirmó.

El campo, en términos de educación castrense, se refiere a las prácticas físicas y de temas específicamente militares, en las cuales la orientación queda en manos del instructor, figura que tendrá peso a lo largo de toda la carrera del cadete.

El funcionario también marcaba una supuesta resistencia a la integración de las mujeres entre los oficiales; si bien son pocas las que consiguieron en los últimos dos años egresar de esos institutos, se trata de una apertura promovida por las jefaturas militares.

Con ese panorama, el encargado de la reforma educativa aseguró que deben modificarse los criterios por los que se eligen a los instructores "que no pasan por un sistema de selección dentro del sistema educacional".

Indicó Gras que, de esa manera, las armas -subdivisiones internas de cada fuerza-, "transmiten el ethos militar de la caballería, la infantería, la artillería", y que esos instructores ya no serán elegidos por los propios militares, sino que la selección dependerá de sus capacidades académicas con evaluación civil.

Puede marcarse el impacto de las nuevas materias al consignarse el actual plan de estudios del primer año en cada fuerza.

En el Colegio Militar, los cadetes reciben clases de psicología social, sociología de las organizaciones, táctica, administración I, historia militar, computación, inglés I y matemática I. Los futuros guardiamarinas, en la Escuela Naval, estudian álgebra y geometría analítica, análisis matemático I, física I, química aplicada, administración I, conducción I, práctica profesional I, geometría descriptiva y dibujo técnico, sistemas de propulsión naval I, historia naval general y argentina, inglés I, náutica I, capacitación militar I y capacitación física I.

Por otra parte, en la Escuela de Aviación Militar, los aspirantes a alféreces estudian filosofía I, historia I, ciencias del comportamiento I, metodología de la investigación, física I, matemática I, informática I, poder aeroespacial e inglés I.

En los restantes años no se agregan muchas más materias humanísticas, pues la instrucción se apoya en la práctica militar propia de cada fuerza. No todos los egresados de estos institutos continúan luego su vida profesional en los cuarteles.

La reforma programada desde el Ministerio de Defensa alcanza también a los institutos de enseñanza universitaria de las Fuerzas Armadas. Un caso especial que señaló Gras tiene que ver con el Instituto Universitario Aeronáutico, de Córdoba.

Allí concurren 8000 civiles que cursan las carreras de grado de ingeniería electrónica, ingeniería mecánica aeronáutica, ingeniería en sistemas, ingeniería en telecomunicaciones, contador público, licenciaturas en administración, en logística y en recursos humanos.

"Es una incorrecta utilización del esfuerzo; la docencia y la investigación en las Fuerzas Armadas debe ser sobre temas específicos, no para competir con la oferta pública; por lo cual ya comenté a las autoridades de la Universidad de Córdoba que debe pensarse en un traspaso no traumático de esa gente", indicó Gras.

Nuevo plan

La reforma comenzará a regir en agosto próximo en los institutos educativos de las tres Fuerzas Armadas: el Colegio Militar de la Nación, la Escuela Naval y la Escuela de Aviación Militar.

Se agregarán materias humanísticas a las carreras de esos establecimientos y se reformará la asignatura de historia argentina para actualizarla.

También se incorporarán docentes de universidades nacionales al dictado de las cátedras y los instructores militares serán elegidos por sus méritos académicos.

Te puede interesar