Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En sus marcas, listos, Krapp

Luego de mucho entrenarse, vuelven los chicos de Mendiolaza

Viernes 01 de junio de 2007
SEGUIR
LA NACION

Se suben a una bici, corren, transpiran, se agitan, se mueven, hacen flexiones, atrapan. Son Luciana Acuña, Gabriel Almendros, Luis Biasotto, Edgardo Castro y Fernando Tur. Son los integrantes del Grupo Krapp, los que mañana estrenarán Olympica en El Portón de Sánchez luego del exitazo que fue Mendiolaza .

De aquel montaje al nuevo se tomaron sus tiempos. "También es cierto que tuvimos muchas giras con Mendiolaza y eso influyó", apunta Luciana Acuña. "Después de una obra que tuvo tanta manija te sentís súper expuesto", reconoce Luis Biasotto, el otro codirector de los trabajos de Krapp. "Y, tanto por lo estético por lo que pasó con esa obra, es re difícil no quedar atrapado en el círculo Mendiolaza ", acota ella.

-Lo peor que les puede pasar ahora es que alguien, después de ver Olympica , les pregunte: "Y Mendiolaza , ¿cuándo la reponen?"

Luis: -Eso va a pasar, seguro [se ríe con ganas].

Luciana: -Si cada vez que hago una obra nueva mi papá me dice: "Muy linda, muy linda. Pero la que me encaaaannta es Mendiolaza" . ¡A veces pienso que no voy a poder hacer nada más!"

El pasado los condena, pero se lo toman con humor. El mismo humor que estaba presente en los trabajos anteriores y que promete mecharse en el nuevo.

-¿De qué trata la obra?

Luis: -En un principio, se trata de ex atletas olímpicos que están en un lugar de recuperación. No, sacá atletas. Son ex olímpicos de algo que intentan recuperar ese sentimiento sublime del aplauso, el momento del gol. Esa fue la fuente de inspiración...

Luciana: -Claro, porque no es que los personajes quieran recuperar el físico para volver a competir. En realidad, buscan recuperar la sensación de la multitud alentándolos.

-¿De dónde les vino esa idea?

Luciana: -Todos somos deportistas frustrados. Fuimos malos en todos los deportes haya sido en fútbol, en tenis, en rugby...

-¿Quién jugaba al rugby?

Luciana: -Fer, el alto.

Luis: -¿Fer jugaba al rugby? ¡No puede ser! Alguna vez habrá dicho algo parecido, pero no más que eso.

Luciana: -Bueno, es lo que dijo. Por mi parte, hice gimnasia deportiva, pero siempre ganaba la medalla a la mejor compañera. En todo esto, aparecieron reflexiones sobre nuestros propios cuerpos y sus dificultades pero, ojo, hablo de dificultades reales.

-¿A qué te referís?

Luciana: -Mirá: uno de nosotros tiene un clavo en la pierna, otro tiene una alergia permanente, el otro una operación regrossa...

- ¡Están destruidos!

Luciana: -¡Claro, pero desde antes de ponernos a bailar!

Achaques y gloria

Aclaremos: ellos dicen que sus cuerpos están destruidos pero, a juzgar por lo que hacen en escena, o hicieron una recuperación muy eficaz y envidiable o saben disimular muy bien (en fin, son actores).

Sigue Luciana Acuña, la mujercita del Krapp: "El deporte genera formas bellas sin que sea su objetivo, formas que no llega a generar la danza. Por eso, para nosotros, el deporte tiene algo muy fuerte que nos atrae tanto. La danza, en la búsqueda de la forma, cae muy fácilmente en la solemnidad. En cambio, el deporte no busca las formas aunque genere formas más potentes que la danza. Por ejemplo, plásticamente es increíble ver a un arquero atajando la pelota. Por otra parte, como sucede con el artista, el deportista luego de alcanzar su momento cumbre le llega muy rápidamente la decadencia".

Luis: -Es parecido a los artistas aunque, no sé el motivo, en un deportista la decadencia es más clara. Sin ir más lejos, un Vilas cantando... [se ríe]

-Hay ejemplos todavía más estremecedores...

Luis: -¡Totalmente! En ese sentido, nosotros vendríamos a ser como Coria: no sabemos qué nos pasó, cómo recuperarnos, no entendemos nada...

-¿Sienten que en los ensayos están pudiendo expresar lo que dicen?

Luis: -Creo que sí sin necesidad de verlo en forma literal. Por ejemplo, la reflexión sobre la ovación como tal nos llevó a armar una escena sobre los pescados. Ya ves, todo muy poco literal.

Luciana: -Aparte siempre nuestra intención es corrernos de lo narrativo.

-Lo que sí sabemos es que estos personajes tuvieron un pasado deportivo glorioso.

Luis: -Totalmente.

-Y si hay que encasillar a Olympica , ¿en qué cajón los podríamos? ¿En el de teatro, teatro físico, danza-teatro, no sabe/no contesta o poco importa?

Luis y Luciana: - ¡Poco importa!

-Claro, la respuesta estaba cantada...

Luciana: -Mirá, la representación es desde la danza, eso es clarísimo. Pero la actuación ocupa un lugar clave sin que sea una obra de teatro.

Luis: -Por otro lado, eso del teatro físico nunca supe bien qué era.

Más allá de los encasillamientos, los chicos de Krapp saben hacerlo, cosa que ya demostraron, y prometen mucho para esos músculos de pasados gloriosos y presentes tullidos.

Te puede interesar