Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

"Yo he metido la pata: no soy ingeniero"

Política

Blumberg admitió á a LA NACION que no tiene título universitario; "le pido disculpas a la gente; es un error mío", destacó

Fue directamente al tema. No hizo falta ningún rodeo previo para escuchar lo que se temía de antemano. "Yo no soy ingeniero. Le pido disculpas a la gente. Es un error mío, sólo mío, no haberlo aclarado antes", dijo ayer LA NACION.

Así Juan Carlos Blumberg le puso fin a las versiones que circularon en los últimos días sobre que no era ingeniero textil, como se lo identifica desde que saltó tristemente a la fama, en abril de 2004, cuando su único hijo, Axel, fue secuestrado y asesinado.

En el silencioso living de su casa de Martínez, desde el cual se escucha con claridad el paso del tren, Blumberg recibió ayer por la tarde a LA NACION y se centró en pedir disculpas y en explicar que había hecho "algunos cursos" en cuestiones textiles en Estados Unidos, en Suiza y en otros países.

"Soy especialista textil, pero no soy ingeniero. Lo importante es no perjudicar a nadie. Pretendo que Mauricio [Macri] no tenga ningún problema con esto", añadió mientras el teléfono sonaba sin cesar y la gata siamesa que era de Axel lo miraba impávida, sentada a sus pies.

-Hace cuatro años que lo identificamos como ingeniero, pero esta semana hubo rumores de que usted no tiene ese título, ¿cuál es la verdad?

-No soy ingeniero y lo quiero aclarar. Siempre me dicen ingeniero, desde los 22 años, en que fui director de fábrica. Yo he hecho una infinidad de proyectos y de fábricas [muestra una tarjeta de su consultora donde sólo figura con su nombre, sin títulos universitarios] y uno está acostumbrado a que le digan así y entonces no lo aclara.

-¿Pero usted, en un reportaje a LA NACION en 2004, dijo que había estudiado ingeniería en Alemania?

-Soy especialista textil y he hecho cursos en muchos países. La Bernalesa me mandó a estudiar a Estados Unidos. Hice cursos en Suiza, en Alemania y en otros países, pero no soy ingeniero, soy especialista textil. Estudié en distintas fábricas sobre construcción de máquinas y plantas. Quiero aclararlo para no tomar un título que no corresponde, de ninguna manera, y quiero pedirle disculpas a la gente, a la sociedad.

-¿Este episodio lo hace rever su eventual candidatura a gobernador bonaerense?

-Para mí en este momento lo que es muy importante es aclarar que no soy ingeniero. Y quiero que no se mal interprete que jamás quise ponerme un título honorífico. La misma gente me lo dice ya de joven porque en la fábrica uno se dedica a esto y a lo otro, y entonces lo llaman ingeniero. Uno lo aclara una vez, otra vez, pero bueno, va quedando.

-¿No cree que debió haber hecho una aclaración hace tiempo, teniendo en cuenta su actividad pública?

-Quizá sí. Soy responsable de eso. Y lo importante es no perjudicar a nadie. Pretendo que Mauricio [Macri] no tenga ningún problema con esto. Quiero que Mauricio sea jefe de gobierno [porteño]. Siempre lo apoyé, en todo momento. Y voy a seguir haciendo lo que me comprometí ante la tumba de Axel: voy a luchar. Tampoco en mi vida me imaginé en una situación como ésta, tener que especializarme en temas de seguridad, de justicia, de leyes, de fiscales. Pero bueno, el destino me puso en un lugar que yo preferiría dar vuelta la página y estar como antes, con Axel, disfrutando de eso.

-Hasta en su tarjeta de presidente de la fundación decía ingeniero, ¿fue un exceso de celo de sus colaboradores?

-No. Es un error y una falta directamente mía. No fue un error de mis colaboradores.

-¿En estos cuatro años no se le ocurrió aclarar el tema?

-En verdad, no le di importancia.

-¿Y cuando Jorge Telerman fuera denunciado por el título de licenciado?

-Nunca he estado en la actividad pública ni he firmado contratos.

-¿No midió que esto puede empañar su relación con la gente?

-Yo he metido la pata. La gente evaluará de qué modo quiero aclarar las cosas y tiene el derecho de pensar como le parezca. Lo único que puedo decirle es que voy a seguir trabajando con la misma fuerza.

-¿Macri le pidió puntualmente que aclarara la situación cuando lo llamó por teléfono anteayer?

- Se interiorizó mucho de mi enfermedad, de cómo estaba y luego me dijo: Blumberg, aclare esto. Y es lo que estoy haciendo. No lo hice antes porque estaba mal y todavía no me siento muy bien de la gripe.

-¿Cómo sigue su relación con Macri después de esto?

-Primero me voy a tomar unos días de descanso y meditación.

-Y va a aprovechar para medir la repercusión de su aclaración.

-Respeto la opinión de la gente y por eso es importante para mí hacer esta aclaración.

-¿Siente que esto es parte de una campaña sucia contra Macri?

-No. Es un problema mío y tengo que asumir la responsabilidad. .

Por María Elena Polack De la Redacción de LA NACION
TEMAS DE HOYConsejo de la MagistraturaLa relación EE.UU. - CubaEl caso Mariano BeneditElecciones 2015