Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El mayor exportador de carne

Economía

Hace sólo 15 años era un importador neto

En 1995, Brasil importaba carne bovina. No tenía capacidad para abastecer la totalidad del consumo interno, de aproximadamente 35 kilogramos por habitante y por año en promedio.

Llegó a importar carne de Chernobil, contaminada con radiación -un escándalo que quedó en la historia-. Apenas doce años después, Brasil es el mayor productor y exportador de carne vacuna del mundo. Sólo en junio último vendió al extranjero 1000 millones de dólares en carne.

Para ese fenómeno, Eduardo Sampaio, que conoce el campo brasileño como pocos, no tiene una explicación concreta. "Lo de la carne fue realmente una combinación de factores tan grande que uno ya ni sabe cuál es la razón para esa conquista", dice el hombre que comanda la Dirección de Promoción Internacional del Agronegocio del Ministerio de Agricultura.

Como se puede ver en la lista de los "récords" brasileños, el agronegocio ocupa un papel fundamental.

"La explicación más gruesa es que tenemos mucha tierra, buenos organismos de investigación científica que produjeron muchos avances en las especies y que salimos a buscar mercados para esos productos", dice Sampaio.

En apenas diez años, la cosecha de granos casi se duplicó: fue 78,4 millones de toneladas en la campaña 1996/97, y llegó a 131 millones este año.

La producción de carne bovina pasó de seis millones de toneladas a casi nueve millones. Y la de pollos saltó, de cuatro millones de toneladas, a nueve millones y medio. En tanto, la de carne de cerdo tuvo un impulso similar al de los granos. Avanzó de un millón y medio a 2,8 millones de toneladas por año.

El campo brasileño se modernizó. "Hubo que aprender a plantar, desarrollar variedades especiales para una tierra que no es muy fértil, con la excepción de Río Grande do Sul y partes de Paraná", comentó.

Si no fuera por el desarrollo científico realizado por las universidades y Embrapa -el organismo público de desarrollo científico agropecuario-, ni la soja habría prosperado.

Ese papel fue asumido en los últimos años, también, por empresas multinacionales instaladas en el país.

El beneficio de la apertura

La apertura de las importaciones, que obligó a competir y la retirada del Estado, que almacenaba stocks gigantescos de granos, garantizando los precios, forzaron a los empresarios agrícolas a la modernización.

El clima confiable y las gigantescas extensiones de tierra plana hicieron su parte. En algunas partes el clima permite hasta una segunda cosecha en el año.

La eliminación de los aranceles al comercio intrazona en el Mercosur a partir de 1995 también hizo su parte, dice el funcionario.

"Producíamos poca leche, pero cuando tuvimos que comenzar a competir con la leche argentina, los productores se despertaron", detalla.

De la dependencia, Brasil pasó a la autosuficiencia. Este año ya está levemente superavitaria. Es decir, exportando lo que antes importaba.

El futuro es brillante, en las perspectivas de Sampaio. Dice que la estrategia ahora es consolidarse como un exportador de carnes bovina, porcina y aves, convertirse en un exportador importante de maíz, y transformarse en el gran exportador mundial de alcohol -ya hay hasta alcohoductos proyectados-. "Si el mundo sigue creciendo, podemos expandirnos para todos lados."

El escritor austríaco Stefan Zweig, que vino a vivir a Brasil huyendo del nazismo durante la Segunda Guerra Mundial, llegó a escribir un libro cuyo título es hoy un clásico por aquí: Brasil, país do futuro.

Zweig terminó suicidándose y la gente usa el título de su libro par hablar del futuro que nunca llegó. Pero algunos números, algunos avances, muestran que en muchas cosas el país tropical no está nada mal. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYArgentina en defaultConflicto en Medio OrienteInseguridadElecciones 2015El tiempo