Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cristina Kirchner: "No queremos cambiar el mundo; sólo el país"

En el congreso de filosofía, dijo que no hay que "asustarse ante lo nuevo y diferente"

SEGUIR
LA NACION
Viernes 13 de julio de 2007

SAN JUAN.- Vino, vio, habló y se fue en algo más de tres horas. Ese fue el tiempo que duró la visita a esta provincia de la senadora y candidata presidencial del oficialismo, Cristina Fernández de Kirchner, y que tuvo como principal actividad el cierre del II Congreso Internacional Extraordinario de Filosofía.

Acompañada a todos lados por el gobernador local, José Luis Gioja, la primera dama volvió a mostrarse en una tribuna pública, actividad que se ha visto multiplicada desde la oficialización de su candidatura, esta vez para codearse con un ámbito académico, más ligado al pensamiento y supuestamente alejado de la disputa política local y coyuntural.

Y si bien no trazó los lineamientos de una teoría política del kirchnerismo, Cristina Kirchner apeló al conocimiento y el recuerdo de la tribuna erudita al trazar un paralelismo sutil entre su discurso y el de Juan Domingo Perón, hace 58 años, en el Congreso de Filosofía celebrado en Mendoza, en el que planteó su concepto de una tercera posición alternativa a la utopía socialista y al capitalismo occidental y que quedó plasmado en La comunidad organizada , uno de los primeros textos teóricos del peronismo.

La senadora cerró el II Congreso Internacional Extraordinario de Filosofía
La senadora cerró el II Congreso Internacional Extraordinario de Filosofía. Foto: Gustavo Cherro

Ahora, ante el fin de aquella bipolaridad que dividió al mundo y la crisis de las ideas neoliberales que se impusieron tras la caída del Muro de Berlín, en 1989, la senadora hizo hincapié en la necesidad de apelar a un nuevo paradigma, el del respeto por la diversidad de ideas, contrapuesto al pensamiento único que se intenta imponer a partir de la globalización.

"Hay que tener una apertura mental que nos permita aceptar que otro tipo de gente pueda pensar, que puede haber alguien que conciba otra forma de asociación política", afirmó ante el aplauso de los más de 3000 asistentes.

En ese sentido, aseguró que si en algún momento se pensó que "se podía cambiar el mundo", ahora había que ser "un poco más humildes" en los objetivos. "Apenas si queremos cambiar nuestro país, que cambie la región", agregó en una clara reivindicación de la particularidad política y social de América latina.

"No hay que asustarse ante lo nuevo y lo diferente, porque eso es lo que hace que la filosofía, la política, la vida, en definitiva, tengan sentido", concluyó la primera dama.

Esta es la segunda visita en menos de cinco semanas de Cristina Kirchner a esta provincia. La candidata habló ayer en el hall de acceso al Centro Cívico de esta capital, obra que empezó a construirse hace 28 años y cuyo primer tramo recién se inauguró el 5 del mes último ante el matrimonio Kirchner.

Si bien la senadora evitó por todos los medios darle un contenido político a su visita, debió hacer esfuerzos para conseguirlo. Por empezar, en la primera fila del auditorio se sentaron varios gobernadores, entre ellos, el mendocino Julio César Cobos, que se perfila como firme postulante a acompañarla en la fórmula que el kirchnerismo presentará en las próximas elecciones presidenciales.

Por lo pronto, ayer no existieron fotos públicas de la posible futura fórmula; aunque ambos se encontraron en un ágape, posterior a su disertación, realizado en el Museo del Vino Santiago Graffigna. Allí, según comentarios de los asistentes, ya que se impidió el acceso a la prensa, Cristina Kirchner también compartió de pie un almuerzo liviano con los mandatarios de Formosa, Gildo Insfrán; de La Pampa, Carlos Verna; de Chubut, Mario Das Neves, y de Tucumán, José Alperovich. Su permanencia en ese lugar apenas si duró 20 minutos.

Ordenes de candidata

Las órdenes de la candidata presidencial, en cuanto a que no debería haber manifestaciones políticas, se cumplió a rajatabla. Las calles permanecieron vacías -no obstante, la senadora se movió en helicóptero entre el aeropuerto y el centro de esta ciudad-, aunque Gioja no pudo evitar que se le colara una protesta por la cuestión de la explotación minera en esta provincia (como se informa por separado).

Sin embargo, Cristina Kirchner debió ceder a la presión de los políticos locales, y en el aeropuerto, a punto ya de regresar a la Capital, dedicó veinte minutos a tomarse fotos con quienes serán candidatos en las próximas elecciones. San Juan elige gobernador el próximo 12 de agosto y esas imágenes serán, sin duda, los futuros nuevos afiches de campaña.

Protesta contra las minas

SAN JUAN (De un enviado especial).- La polémica por la explotación minera de oro mediante el uso de cianuro y su daño al medio ambiente por su fuerte grado de contaminación es un tema que preocupa a la sociedad sanjuanina. Ayer, eso quedó reflejado en la visita de la primera dama a esta provincia, cuando un grupo de activistas instaló sus quejas contra la política de fomento de la actividad minera del gobernador José Luis Gioja frente al edificio donde habló Cristina Kirchner. La cuestión es uno de los ejes discursivos de la oposición de cara a la campaña para los comicios provinciales del 12 del mes próximo.

Te puede interesar