Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con aires orientales

En la estancia Cielo Claro, los días de campo incluyen reiki y shiatzu

Domingo 15 de julio de 2007
0

A noche, María Mercedes Capelli y Ramón Pedro Gómez se despertaron a la 1 para asistir a la oveja que parió gemelos. Pero no siempre les toca amanecer tan temprano y duermen hasta las 5 para, entonces sí, empezar el día con el ordeño de las tres Holando-Argentino y la alimentación de cerdos, patos, gansos, conejos y gallinas. En Cielo Claro, la estancia familiar de 500 hectáreas en la localidad de Ranchos, a 140 kilómetros de Buenos Aires, el lunes último tuvieron una tarea extra: quitar la nieve del establo.

"La oveja madre no llega a limpiar con la lengua la boca del corderito recién parido para que respire porque empieza con los dolores de parto del segundo y lo abandona; o a veces llega, pero después no tiene la suficiente leche, por eso tenemos que ayudarlo y criarlo como a un bebe, con mamadera y todo. No sabés qué hermoso es ver parir a los animales", cuenta Mercedes. Ella y Ramón son los caseros de la propiedad que administran y atienden Hernán y Federico de Arcos, donde se cumple eso de que los lugares los hace la gente , con su calidez y amabilidad.

Mientras Mercedes hace los quesos que después vende o lleva el alimento para los animales, Ramón Pedro cocina el asado para los comensales; no faltan chorizos, morcillas, asado de tira, bife de chorizo y algo de cerdo, que puede ser pechito o bondiola, según la disponibilidad de la carnicería del pueblo. Todo acompañado de ensaladas, verduras al plomo, gaseosa o vino.

Foto: Nicolás Faig

Parrillero en acción

La parrilla está en un quincho techado y calefaccionado, frente a la mesa que forma parte de la casa, donde los comensales pueden ver al parrillero en acción, con vista al verde a través de las paredes vidriadas.

En tanto, Hernán entretiene con sus anécdotas de viajes (estudió hotelería y después viajó dos años y medio por el mundo para adquirir experiencia en el tema), u ofrece sus servicios como masajista: es instructor de shiatsu y meditación, entre otras disciplinas.

"Nuestra idea es pasar a buscar a las personas en Buenos Aires y dejarlas en su casa, para que tengan una experiencia completa de lo que es el relax en el campo. Al viajar, recibí muchísimo, y quiero retribuir lo que me dieron brindando hospitalidad y un servicio intimista, sin televisión ni celulares prendidos para que el desenchufe sea completo", explica Hernán.

Mientras tanto, Federico aviva el fuego del living o de alguna de las tres habitaciones de la planta alta con hogar de leños de la casa sencilla, blanca y de líneas rectas, que tiene otras tres habitaciones en planta baja con calefacción eléctrica.

"Al estar un poco más lejos de Buenos Aires, la dimensión del campo es real: hay cielo claro y horizonte en la estancia, especialmente cuando salimos a caballo con Joel Ramón Oscar Gómez, el hijo de Mercedes, que se ocupa de nuestros pocos animales", informó Federico. Como tienen cinco caballos, de los cuales se usan dos porque hay tres yeguas preñadas, en caso de interés genuino en cabalgar se solicitan refuerzos en el establecimiento vecino.

Pato y masajes

Tres particularidades distinguen esta estancia de tantas otras. La primera es la cercanía del club de pato El Siasgo, circunstancia que permite tanto ver partidos, cuando se están jugando campeonatos, como participar, si se trata de gente de a caballo que practicó este deporte alguna vez; También, utilizar sus bellísimos caballos.

La segunda particularidad consiste en la posible visita al pueblo de Villanueva, con sus vías de tren, dos almacenes de pueblo, y el importante negocio de talabartería, en el que Alfredo y Horacio Breccia comenzaron a hacer sus trabajos en cuero, hoy cotizados internacionalmente. Con cita acordada con anterioridad, se puede visitar y observar cómo trabajan los artesanos el cuero hasta lograr cintos, riendas para montar y mangos de cuchillo, entre otras artesanías.

Y la tercera es lo que ofrecen los habitantes de la casa. Hernán realiza masaje shiatzu de una hora: "Se trata de una técnica originada hace más de 1500 años en China y perfeccionada en Japón -informó-. Mediante la presión y vibración de los dedos sobre los meridianos energéticos, en sesiones de una hora, se cura el estrés físico y mental, así como el dolor muscular. Armoniza los sistemas cardiovascular y digestivo; ayuda a tratar el insomnio, la depresión, la fatiga, y favorece la flexibilidad relajando cuerpo y mente".

Se ofrecen programas de salud de dos días y dos noches que incluyen shiatzu, reiki y meditación, lo que no impide encandilarse con el amarillo de los 12 huevos de campo que utilizó Mercedes para hacer su especialidad, el postre y epílogo de esta historia: el flan casero con dulce de leche.

Datos útiles

Día de campo (incluye asado, merienda y actividades) : $ 100 por persona. El costo del fin de semana es de $ 330 por persona. Informes: www.eventoscampestres.com.ar o por el 4792-5092 o 4773-4143.

Los programas especiales de salud, visita a artesanos, pato, polo y cuidado del yo (masajes, por ejemplo), de uno o dos días y una noche, tienen un costo adicional. Los chicos hasta 6 años pagan el 50 por ciento; de 6 a 12, el 60.

Los transfers a Cielo Claro se realizan en una van con frigobar. Cuestan desde $ 60 por persona.

La estancia en Internet

www.estanciacieloclaro.com.ar

Por Silvina Beccar Varela

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas