Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Y un día los barras entraron en la AFA...

Una reunión para elegir el titular de la mesa de la primera C terminó en un escándalo por la presencia de violentos en el recinto; esperan a Grondona

Sábado 14 de julio de 2007
SEGUIR
LA NACION

Un día se hicieron dueños de las tribunas. Luego, comenzaron a tener una activa participación en la vida institucional de los clubes. Después, sus ínfulas de poder los hizo tener vínculos directos con la política nacional. Ahora dieron otro paso: el 29 de junio de 2007 será recordado como el día en que los barrabravas llegaron a la AFA. En un triste episodio para el fútbol argentino, un grupo de violentos influyó directamente en la elección del representante de la mesa de la primera C.

Según el relato de los testigos, poco antes del comienzo de la reunión de los 20 clubes de la categoría se notaban movimientos extraños en el Hotel Viamonte, ubicado enfrente de la AFA. Cuando llegó el presidente de Dock Sud, Luis Parrilla (ex director del Hospital Municipal de Lanús y que asumió en su club siete días antes de los hechos), un par de hombres se le acercaron y le preguntaron en tono amenazante: "¿Por quién vas a votar?". Parrilla le dijo a LA NACION: "Yo vengo de otro ámbito, y no entendía cómo sabían del horario y el motivo de una reunión que no es pública". Cuando llegó al tercer piso, todavía estaba pálido del susto...

El grupo de entre 15 y 20 personas que estaban en el hotel cruzó y quiso ingresar en la AFA. Gladys Ruifernández, la presidenta de San Martín de Burzaco, narró: "Ellos iban con Javier Marín, el vicepresidente de Acassuso. El encargado de seguridad preguntó hacia dónde se dirigían, y Marín contestó que entraban con él, bajo su responsabilidad". Subieron al tercer piso, sede de la reunión, y se ubicaron en unas gradas para seguir un cónclave en el que nunca hay invitados ni público. "El dirigente Claudio Tapia, de Barracas Central, llegó acompañado con más de 15 barrabravas, quienes interrumpieron para amedrentar a algunos dirigentes", denunció el presidente de Excursionistas, Armando Mainoli.

Había que decidir quién reemplazaba a Abel Frutos, el presidente saliente de Dock Sud y secretario general de la Federación Argentina Unión Personal de Panaderías y Afines. Ante lo vivido por Parrilla y la presencia extraña en el recinto, siete clubes decidieron abandonar la reunión: Justo José Urquiza, Argentino de Merlo, Sacachispas, Excursionistas, Luján, Laferrère y San Martín, de Burzaco. En la elección quedaron 11 clubes que eligieron a Tapia, yerno del dirigente sindical Hugo Moyano y amigo de Frutos. "Los barras eran de Dock Sud y fueron llevados para que gane Tapia", afirmó un integrante del cónclave.

Una de las entidades que votó por Tapia fue San Miguel, que se encuentra en concurso de acreedores, situación que impide su derecho a voto. Por eso, la gerencia de la AFA decidió impugnar el resultado y convocar a una nueva reunión de la categoría para el viernes próximo. Martín Brieva, el representante de Argentino de Merlo, explicó: "La elección se impugnó porque no había quórum. Se necesita la mitad más uno para votar y de los 20 clubes, quedaron 11, pero uno de ellos estaba inhabilitado. Por otra parte, me pareció una falta de ética que la reunión estuviese presidida por Marín, de Acassuso, club que ascendió a la B y ya no pertenece a la divisional. Aplaudo la decisión de la AFA de impugnar porque significa el triunfo de la razón".

"Lo que se dice es muy grave. Me sorprende, porque simplemente fui con el vice y el secretario de mi club, más el chofer que tengo. Estaban en inferioridad numérica y para ellos no es digno perder votando. Es más fácil irse en vez de concensuar o perder dignamente", se defendió Tapia en la Web minutouno.

Por el momento, más allá de impugnar la elección, la AFA no inició ninguna investigación sobre lo sucedido. En los pasillos del edificio de la calle Viamonte se dice que se espera la llegada al país de Julio Grondona y de Enrique Merellas, el presidente de el Porvenir, que descendió a la C, y un dirigente de años en la asociación. La Justicia podría actuar de oficio y varias figuras ingresarían se encuadrarían para el caso: la amenaza, por lo cual intervendría la justicia correccional; el hostigamiento o el acoso, que le corresponde a la contravencional; o el ocultamiento, que involucraría directamente a la dirigencia mayor de la AFA.

Todo esto derivado de una reunión de una categoría amateur del fútbol argentino terminó en un escándalo.

"Cuando entré me gritaron: ahí viene la traidora" "Cuando ingresé en el recinto gritaron: «Ahí viene la traidora». No era un ambiente muy cordial el que teníamos ese día. Queremos que la AFA investigue. La presencia de los barras es muy fácil de probar, pues todo tiene que aparecer en las filmaciones de las cámaras que hay en el edificio", aseguró Gladis Ruifernández, la titular de San Martín, de Burzaco.

Te puede interesar