Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Riveros, el general que dio el mal paso

Sábado 14 de julio de 2007

"Hicimos la guerra con la doctrina en la mano, con las órdenes escritas de los comandos superiores." Esta es la frase que hizo célebre al ex general Santiago Omar Riveros, a quien la Cámara Nacional de Casación Penal le anuló el indulto que Carlos Menem le había otorgado en 1989.

La frase, pronunciada a manera de despedida por Riveros en la Junta Interamericana de Defensa el 24 de enero de 1980, es citada en el prólogo del "Nunca más".

Durante la dictadura, Riveros fue comandante de Institutos Militares en Campo de Mayo, en cuya jurisdicción funcionaba el Hospital Militar en el que se realizaban partos clandestinos a mujeres secuestradas.

Por esa causa, Riveros fue denunciado por integrantes de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, que expusieron ante la Justicia el plan sistemático instrumentado por la dictadura para apropiarse de 194 bebes nacidos en cautiverio o secuestrados junto con sus padres.

El militar había sido procesado y detenido en 1985, por homicidio calificado, pero resultó beneficiado por los indultos que concedió Menem. Además, fue llevado a juicio -junto al ex general Guillermo Suárez Mason- por el gobierno de Italia por la desaparición de tres ciudadanos italianos durante la dictadura en la Argentina.

Este año, la Cámara Nacional de Casación Penal ordenó su excarcelación por el Plan Cóndor -el operativo de represión coordinada de las dictaduras latinoamericanas-, al entender que su liberación no entorpecería la acción de la Justicia, aunque siguió detenido por el robo de bebes.

Te puede interesar