Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las autoguías, el mejor copiloto para la ciudad

Están disponibles aquí los navegadores con GPS para el auto

SEGUIR
LA NACION
Domingo 15 de julio de 2007
0

Las autoguías satelitales en los automóviles son funcionales y prácticas. Comunes en Europa y Estados Unidos, esta tecnología llegó a la Argentina en octubre de 2006, con el lanzamiento del Peugeot 206 NAV, equipado con un dispositivo Garmin StreetPilot c310 que se constituyó en el primer modelo de serie en nuestro país que cuenta con un sistema de navegación de este tipo.

Pero esto ya no es una exclusividad. "Estos equipos de autoguía pueden instalarse en cualquier vehículo -dice Fernando Sánchez de Geosistemas SRL, la empresa proveedora del software y la cartografía de los equipos de autoguía Garmin-. Cuestan entre 400 y 1300 dólares y son totalmente portátiles. Incluso uno se lo puede llevar a Europa o los Estados Unidos, comprar allí la tarjeta con la cartografía del lugar y utilizarlo sin inconvenientes."

Si bien hubo algunos antecedentes, como el Renault Clio GPS, que utilizaba una agenda electrónica Palm como navegador, el equipo Garmin StreetPilot c310 y otros que pueden adquirirse en el mercado local son auténticos sistemas de autoguía. A diferencia de los navegadores satelitales tradicionales (comúnmente llamados GPS), una autoguía satelital se caracteriza por tener pantalla de tres dimensio-nes, cartografía especial y sistema de mandos por voz.

Las autoguías ofrecen información sobre el trayecto elegido
Las autoguías ofrecen información sobre el trayecto elegido. Foto: Gustavo Seiguer

Este hardware, sin teclado y con pantalla sensible al tacto, está acompañado por un software actualizable que proporciona los menús de comando, la cartografía y, por supuesto, el dispositivo de GPS.

A prueba

Este tipo de unidades de autoguía está diseñado para sugerir rutas y trayectos entre dos puntos. No están preparadas, por ejemplo, para avisar al conductor si una calle o avenida está cerrada o si hay una congestión de tránsito.

A diferencia de los automóviles que se comercializan en el exterior, que, por lo general, ya traen en la consola una gran pantalla multifunción que incluye el navegador, este tipo de equipo es portátil y está montado sobre un soporte que se adhiere al parabrisas mediante una ventosa. Esto quizá no resulta muy firme, pero tiene la ventaja de permitir desmontar el equipo y evitar su robo.

La interfaz en colores es práctica y sencilla. Básicamente, ofrece un menú de botones con categorías como Dirección, Comida, Estaciones de servicio, Transporte y otras. En algunas de éstas hay submenús con listados de restaurantes y hoteles, por ejemplo, que se seleccionan con un simple toque con el dedo sobre la pantalla.

Pero la verdadera utilidad es cuando queremos dirigirnos a una dirección determinada o a un cruce de calle. En ese caso, el sistema permite ingresar los datos necesarios (localidad, nombres de las calles, números, etcétera) mediante un abecedario que se despliega en la pantalla y, tras un rápido cálculo, pone en el display las indicaciones.

Estas son mediante flechas de dirección sobre el mapa (que incluye los nombres de las calles que se van atravesando), información en la parte superior (por ejemplo, el nombre de la avenida o calle por la que circulamos) e inferior de ésta (tiempo estimado de arribo, los metros que faltan para hacer un giro, el botón para ir al menú principal, el rumbo), y algo muy importante, instrucciones de voz (en español u otros idiomas que pueden configurarse) que van guiando los giros, sin necesidad de observar la pantalla -que es bastante pequeña-, algo que puede distraer y resultar peligroso.

Si nos equivocamos, el sistema hace una rápida reorganización del trayecto y sugiere de inmediato un nuevo camino hacia el destino final, que se marcará en la pantalla con una bandera a cuadros.

Actualización del software

Las primeras versiones de estos navegadores tenían la cartografía de la Capital, algunos partidos del Gran Buenos Aires, las principales rutas nacionales y diversos puntos de interés.

Pero el software se actualiza de manera constante y, actualmente, las autoguías satelitales tienen mejoras en los mapas originales, correcciones, e incorporaron las ciudades de Córdoba, Rosario, Mendoza, San Juan, San Luis, Tucumán, Jujuy, Mar del Plata, Pinamar y Bariloche, entre otras.

Además, mediante un acuerdo con Páginas Amarillas, se incorporaron 45.000 puntos de interés, como comisarías, hospitales, bancos, restaurantes, estaciones de servicio y estacionamientos, que permiten un mejor aprovechamiento de la capacidad del equipo.

Modelo equipado

Quienes compren un Peugeot 206 NAV deben pagar unos 1000 pesos más que por la misma versión de automóvil sin navegador. En tanto, el equipo también está disponible en las boutiques de los concesionarios de la marca, donde lo pueden comprar los usuarios de otros modelos. En ese caso, el equipo cuesta 2590,65 pesos más IVA, explicó el gerente de Marketing Estratégico de Peugeot Argentina, Pablo Averame.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas