Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El hallazgo de la bolsa

El fiscal tiene datos para citar a Miceli

Política

El eje de la pesquisa es la ruta del dinero

Por   | LA NACION

La investigación judicial sobre el hallazgo de una bolsa con 100.000 pesos y 31.000 dólares en el despacho de la ministra de Economía, Felisa Miceli, está a punto de entrar en una etapa decisiva.

Durante los últimos diez días, el fiscal federal Guillermo Marijuan obtuvo una serie de datos clave que, en principio, contradicen la versión que dio Miceli y pueden desembocar en un pedido para que la funcionaria declare ante la Justicia.

Si bien en la fiscalía mantienen en absoluta reserva los próximos pasos de la investigación, LA NACION pudo averiguar en fuentes judiciales que ésta será una semana de definiciones. Los abogados de la ministra, mientras tanto, presentarán mañana el descargo.

El eje de la pesquisa de Marijuan y del fiscal de Investigaciones Administrativas, Manuel Garrido, es la ruta de los 100.000 pesos encontrados en el baño privado de la ministra. A diferencia de los dólares, ese dinero estaba cerrado al vacío y tenía una etiqueta del Banco Central con un número de lote, el 38057 bco 30.

Ese dato pronto se convirtió en la figura estelar de la causa: permitió a los investigadores conocer el primer tramo de la ruta del dinero, que pone en duda la explicación que dio Miceli.

El hallazgo se produjo el 5 de junio último en un operativo de rutina de la división antiexplosivos de la Policía Federal. Sólo dos semanas después de conocido el episodio, la ministra aceptó hablar del tema con la prensa. Dijo que se había olvidado la bolsa en el baño el día anterior y aseguró que la mayor parte del dinero se la había prestado su hermano Horacio para una operación inmobiliaria que al final no se hizo.

No dio detalles del inmueble que iba a comprar porque, dijo, todavía no estaba elegido. En la presentación de mañana, adelantaron los voceros, la ministra dirá qué inmobiliarias había consultado.

A partir de la información que brindó el Banco Central sobre el número de lote y de los testimonios de empleados de la entidad y del ministerio tomados durante los últimos días, los fiscales determinaron que el fajo nunca se había desarmado y que había salido de las arcas de la autoridad monetaria el 21 de mayo.

De allí, siempre según los datos que manejan los fiscales, la plata fue en camiones de caudales a una pequeña financiera del partido de San Martín: la Caja de Crédito Cuenca. En total, ese día se mandaron 500.000 pesos, detallaron fuentes judiciales.

Bajo juramento, directivos de esa entidad declararon que ni la ministra, ni Horacio Miceli ni ninguna de sus empresas son clientes de la casa. Y dijeron que todos los retiros hechos entre el 21 de mayo y el 5 de junio habían sido inferiores a 100.000 pesos.

En un primer momento, este último dato hizo creer a los fiscales que había habido algún error en la información y que el dinero había tenido otro destino. Este año, otro fajo de 100.000 pesos con el mismo número de lote, aunque con una etiqueta distinta, también había sido enviado al Banco Ciudad, entidad en la que tampoco tienen cuentas la ministra ni su hermano.

Pero luego de que Marijuan escuchara a las cinco personas que habían visto el fajo de 100.000 pesos (dos policías y tres empleados del ministerio), se convenció de que el dinero había ido a la Caja de Crédito Cuenca. En un operativo hecho en las bóvedas del Banco Central, cuatro de los cinco testigos identificaron un fajo como los que salen de esa entidad como el más parecido al que habían visto la mañana del 5 de junio.

Un dato terminó de persuadir al fiscal: la justicia federal de San Martín, según dijeron a LA NACION fuentes de la causa, investiga a la Caja de Crédito Cuenca por operaciones aparentemente irregulares, como salidas de dinero no documentadas.

El camino que siguió el dinero desde la Caja de Crédito Cuenca hasta el placard del baño de la ministra seguirá por ahora siendo un interrogante, dicen los investigadores.

Sin cuentas

Otra cuestión que podría complicar a Miceli es que las cuentas bancarias de su hermano no registraron movimientos importantes en las semanas previas al hallazgo del dinero, según la información que remitieron a la fiscalía el Banco Central y algunos bancos minoristas.

Tampoco hubo retiros por el monto en cuestión de las cuentas de las empresas de Horacio Miceli. El hermano de la ministra es empresario: tiene una productora de espectáculos, una empresa de taxis aéreos y un laboratorio farmacéutico.

Otro tema que analizan tanto Marijuan como Garrido es cómo llegó al ministerio el acta que elaboraron los policías de la división antiexplosivos. Ese escrito está en poder de Miceli desde el día posterior al hallazgo y fue divulgado por sus voceros luego de que el tema salió a la luz, al día siguiente de la segunda vuelta de las elecciones para jefe de gobierno porteño. La causa judicial se inició por esos días a partir de una denuncia del abogado Miguel Bootello.

De acuerdo con los testimonios de las autoridades de la división antiexplosivos y de empleados del ministerio, el acta la reclamó la ministra a la policía el mismo día del hallazgo. La cuestión es que no se trata de un documento cualquiera, sino de un escrito que puede ser considerado un elemento de prueba en la causa que se sigue contra la ministra. Esa será quizás otra cuestión sobre la que tendrá que dar explicaciones Miceli si la llaman a declarar como sospechosa.

Un pedido en ese sentido del fiscal Marijuan debería ser analizado por el juez federal Daniel Rafecas, que esta semana reemplaza a la jueza de la causa, María Servini de Cubría, de viaje por Grecia. .

TEMAS DE HOYCristina KirchnerFARCElecciones 2015Torneo Primera División