Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El nuevo emperador

Espectáculos

Historia: con un pasado de disc jockey y de vendedor de cajas de cartón, Grinbank tiene una vida con puntos altos y bajos, pero siempre en ascenso.

Cuando tenía quince años su adolescencia se dividía entre la secundaria, el trabajo y la música. Era disc jockey de las fiestas del colegio y le gustaba bailar. Su pasión se transformó en un abanico que se completó con el sueño de ser musicalizador y conductor de radio, productor de artistas y empresario. Como si el destino lo hubiera escrito, su primer programa de radio lo hizo en Del Pueblo y se llamó "Arrock".Quizás en ese momento nunca imaginó que el micrófono en el que debutó, tiempo después sería suyo y solamente suyo, durante muchos años, porque Radio del Pueblo luego pasó a llamarse Radio Buenos Aires, y su FM, la Rock & Pop. Hasta hoy es el dueño.

Nadie imagina ahora que, Daniel Grinbank _de él se trata_ en menos de diez años logró convertirse en el empresario más poderoso del mundo del rock y que por aquel entonces ganaba monedas como disc jockey, mientras también trabajaba en la industria de su padre vendiendo cajas de cartón para juntar algún dinero extra con el fin de acumular más vinilo.

En forma amateur ya comenzaba a manejar el primer grupo: el debut llegó en 1972, con Vivencia; al poco tiempo, Arco Iris y El Reloj. Dos años después logró tener en sus manos nada menos que a Sui Generis. "Empecé a ganar dinero sólo en 1978, porque hasta ese momento todo era pérdida. El mejor negocio lo hice con Sui Generis, y a la hora de hacer un balance junto a mi padre, nos dimos cuenta de que con lo que ganaba en la cartonería hubiera necesitado dos años para pagar lo que debía", declaró tiempo atrás el empresario.

Hijo de madre católica y padre judío, Daniel Grinbank nació el 12 de mayo de 1954. Sus primeros pasos como productor los dio solo, ya que a fines de los años 60 el negocio aún era pequeño; Jorge Alvarez tomaba sus valijas y se iba del país, y no había escuela alguna para esta profesión. Pero lo que menos le faltó a Grinbank fue imaginación: "Como un milagro, se me ocurrió hacer una función de videoclips en el Luna Park. Como todavía no había televisión en color, fue un éxito tan grande que pude pagar todo lo que debía y empecé de nuevo." Y lo que sin duda también lo ayudó a dar los primeros pasos fue el viaje a Estados Unidos que hizo, apenas terminó el secundario, para visitar a su tío Herb Cohen, manager nada menos que de Frank Zappa, Alice Cooper y Linda Rondstadt.

Dos décadas

Su historia de negocios orilla dos décadas. En el medio, su trayectoria se nutre de haber traído a la Argentina a muchísimos artistas exitosos y talentosos del mundo, como Paul McCartney, Prince, Eric Clapton, INXS, David Bowie, Peter Gabriel, Yes, Metallica, The Police, Guns N´ Roses, Nirvana, Robert Plant, Sting, Madonna, Aerosmith, Los Rolling Stones, U2 y AC/DC y Luis Miguel, entre muchos otros.

En otro orden, pero de no menos calidad, sino para no encasillarse sólo en el rock, organizó el "Buenos Aires Jazz Festival", en el que participaron Weather Report, John McLaughlin y Stanley Clarke; también Pat Metheny, Larry Coryell, Mercedes Sosa y hasta produjo a Astor Piazzolla. Aquí, produjo a Charly García, Los Fabulosos Cadillacs y otras grandes figuras.

Como todo hombre poderoso, Daniel Grinbank también cargó con fracasos nada fáciles de remontar. Uno de los que no olvida es el de su compañía discográfica DG Records, que, presa de la hiperinflación, en 1985 se vio obligado a vender. Fue la pérdida más importante de su vida: traducido en dólares, se calcula algo más de un millón. Las visitas de Prince y Bon Jovi no dieron buenos frutos: el dólar le jugó una mala pasada y tuvo que rebajar las entradas.

El valor de las apuestas

Pero, para bien o para mal, Grinbank apuesta siempre, y fuerte. "A mayor riesgo, mayor ganancia." Y por eso los megashows y el riesgo que implican. Y por eso es el único que se atreve a hacerlo, aunque el pronóstico meteorológico le juegue una mala pasada.

A ciencia cierta, se sabe que a los 18 años Daniel Grinbank era un seguidor de Los Gatos y Manal. Sin embargo, este hombre que tuvo en sus manos a numerosos artistas internacionales y nacionales de los más talentosos, nunca habla de sus gustos musicales. Y quizá Grinbank, en este punto, juegue el papel de un referi: no mezclar lo empresarial con lo personal.

A los 36 años no tuvo tapujos y se definió como "el productor de rock que más cosas hizo y hace en la Argentina". Apodado como el Zar del Rock o el Bill Graham vernáculo, Daniel Grinbank no puede con su genio: anunció que su retiro se concretaría en 1992, cuando se cumplían 20 años de profesión y puediera "traer a tres grupos que harán giras mundiales: U2, Paul McCartney y los Rolling Stones". El sueño está cumplido, pero el hombre aún no se baja de la moto.

La alianza estratégica

Nuestra vieja y querida Rock and Pop se cotiza ahora más alto. Reservado ese nombre exclusivamente para la radio, el resto de los emprendimientos recibe actualmente la ¿humorística? sigla de DGI (Daniel Grinbank Inversiones). Y forma parte de un gran holding, con la CIE mexicana, conformando el Cierp SA.

"Ellos funcionan desde hace 6 o 7 años, y tienen una historia parecida a la nuestra ya que comenzaron con conciertos y se diversificaron. Hace dos años, cuando tomamos los derechos de Disney para América latina, buscamos socios para los distintos territorios. Así se conformó el MAT (Mate After Tequila). La relación fue muy buena y creció."

El mundo tiende a las concentraciones y Daniel Grinbank tuvo claro, en un momento, que debía aliarse a alguien. "De todas las alternativas que fueron apareciendo para fusionarnos, ésta me pareció la más interesante. Nosotros aportamos la totalidad de nuestras empresas para formar este holding que, explicado sencillamente, significa un montón de empresas independientes que consolidan y reportan hacia arriba, con conservación de todos los gerentes y directores que tenía cada área."

Treinta por ciento, entonces, es de DGI y 70, del CIE. "Nosotros aportamos nuestras empresas y ellos los capitales para la compra del Zoológico y para otro futuro en la provincia de Buenos Aires, para el Opera, para la construcción de un anfiteatro en Buenos Aires y otro en Chile y para la compra de otra radio en Chile. Habrá una expansión hacia Brasil y vamos a consolidar nuestra presencia en España; el año último llevamos allí a U2 y en 1998 estaremos llevando a David Copperfield. Es un proyecto bien grande, y una gran posibilidad de crecer. Dada la tendencia a la concentración, si no hacíamos esto tendíamos, más tarde o más temprano, a desaparecer."

Perfil

Hombre que se muestra poco en el mundo de la farándula, no deja de estar en la mira de muchos. Es criticado o envidiado como pocos. Hasta adentro de su propia empresa es un hombre temido, que puede ser una de las consecuencias del respeto más absoluto. Hiperkinético, obsesivo, casado hace veinte años, vecino del barrio de Belgrano, hincha de Independiente, amante de los viajes y de la buena vida. Todo un zar. .

Paula Espel
TEMAS DE HOYLa relación EE.UU. - CubaMariano BeneditMercosurMundial de ClubesElecciones 2015