Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Aplausos y lágrimas en la despedida a Fontanarrosa

Fuertes muestras de afecto en el último adiós al humorista; el cortejo pasó por la cancha de Rosario Central

Viernes 20 de julio de 2007 • 12:07
0

Las muestras de dolor se concentraron en Rosario, pero se replican en cada rincón. Esta mañana velaron los restos de Roberto Fontanarrosa, que falleció ayer a los 62 años tras una larga enfermedad.

Al momento de la salida del coche fúnebre, las personas que fueron a despedirlo lo homenajearon con un fuerte aplauso y algunos se animaron al "Olé, olé, olé, olé, negro, negro", con lágrimas en sus ojos.

La familia pidió que no sean enviadas ofrendas florales y que el dinero equivalente sea donado a entidades de bien público, en nombre del artista. El velatorio sí se colmó de banderas de Rosario Central.

Sus restos fueron inhumados en el cementerio Parque de la Eternidad, en la vecina localidad de Granadero Baigorria, donde las lágrimas y los aplausos se multiplicaron.

El cortejo pasó antes por el estadio de Rosario Central, que abrió sus puertas para homenajear a quien fue uno de sus socios más distinguidos y uno de los aficionados más apasionados.

Fontanarrosa padecía desde 2003 una esclerosis lateral amiotrófica, un mal que inhibe el funcionamiento de las neuronas motoras y produce la parálisis paulatina y total de algunos músculos del cuerpo.

Nació el 26 de noviembre de 1944, fanático del fútbol y de Rosario Central, unió esa pasión con la literatura y el humor gráfico. Colaboró con numerosas revistas y publicaciones. El creador de Inodoro Pereyra, publicó varios libros, primordialmente de cuentos, como El mundo ha vivido equivocado, La mesa de los galanes o No sé si he sido claro.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas