Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Complica el Gobierno la gestión de Macri

No cedería fondos para subte y policía

Lunes 23 de julio de 2007
0

Disfrazados de gestos de buena voluntad, el Gobierno proyecta trasladar a la futura administración porteña de Mauricio Macri algunos de los conflictos que por ahora están en la órbita de la política nacional.

En medio de los reclamos de autonomía formulados reiteradamente por Macri, se convino que el Estado cedería al gobierno porteño el control del subterráneo y que se avanzaría con la derogación o modificación de la denominada ley Cafiero, que regula las competencias de la Nación en la Capital y que impide que la ciudad tenga una policía propia.

Un detalle: el subte tiene hoy un subsidio de 250 millones de pesos anuales, que le permite mantener la tarifa a 70 centavos por viaje. El Gobierno nunca dijo que la transferencia de competencias se haría con fondos, de modo que Macri se vería obligado a seguir con los subsidios –política que rechaza– o a elevar la tarifa.

Néstor Kirchner y Mauricio Macri
Néstor Kirchner y Mauricio Macri. Caricatura: Alfredo Sabat

Otro detalle: como la derogación de la ley Cafiero no implica la cesión de la Policía Federal, Macri, que hizo de la seguridad uno de los ejes de su campaña, se encontraría ante la disyuntiva de crear una fuerza paralela, cuyo costo sería de unos 900 millones de pesos por año, o esperar una cesión que quizá se demore.

El ministro del Interior, Aníbal Fernández, dio ayer una pista sobre la escasa voluntad del Gobierno de transferir inmediatamente a la ciudad las 53 comisarías de la Policía Federal. “Los que votaron por Macri no votaron por la autonomía", señaló ayer el ministro en declaraciones radiales. No es el primer ninguneo de Fernández a los reclamos macristas.

La semana pasada, antes de que Macri regresara de sus vacaciones en París y la isla de Córcega, el ministro del Interior había despreciado una reunión para hablar de la transferencia policial con el macrista Eugenio Burzaco. "¿Quién es Burzaco? No lo conozco", ironizó. El mensaje del Gobierno quedó claro.

En el medio, el diputado Federico Pinedo visitó al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, para hablar de la autonomía de la ciudad. El jefe del kirchnerismo porteño prometió la cesión de la red de subtes y la modificación o derogación (para el caso de la policía es exactamente lo mismo) de la ley Cafiero. No habló de dinero.

El boleto de subte cuesta 70 centavos, pero sólo porque cuenta con una compensación tarifaria de 250 millones de pesos anuales, según admitieron fuentes de Metrovías, la empresa concesionaria del sistema.

De acuerdo con cálculos de la firma, sin el subsidio la tarifa debería aumentar hasta 1,50 o 1,60 pesos para que la red de subtes no fuera deficitaria. Sin los recursos del Gobierno, Macri se vería en la disyuntiva de aumentar el boleto o subsidiar a Metrovías con dinero de la ciudad, un recurso que despreció reiteradamente.

El gremio más duro

La transferencia del subte, además, enfrentaría al macrismo con los delegados gremiales más combativos de la ciudad. Si bien el gremio que agrupa a los trabajadores de la red es la Unión Tranviarios Automotor (UTA), en la práctica la mayoría de los delegados del sistema rechaza esa conducción y genera, así, una permanente complicación en las negociaciones gremiales. El gobierno o la concesionaria deben acordar con ambos.

Estos delegados son en su mayoría de izquierda. Un caso: el de la Línea B, Claudio Dellecarbonara, es el candidato a vicepresidente del PTS, un partido autodefinido como trotskista. La lista de dirigentes combativos la completan delegados del MST, del Partido Obrero y del MAS.

Si el Gobierno cediera el control del subte, como prometió, de movida Macri se encontraría con un sindicalismo complicado y con una opción antipática: tarifas más caras o más subsidios.

"Los subsidios son una política general del Gobierno para no aumentar las tarifas de servicios públicos. Si van a cambiar la política en la red de subtes, también deberían hacerlo en el sistema ferroviario, en el gas, en la electricidad", resaltó Pinedo, jefe del bloque de Pro en la Cámara de Diputados.

"Que te pasen el subte pero te corten los subsidios te puede generar un problema muy grande", reconoció el legislador electo por el macrismo Cristian Ritondo.

La seguridad

En el kirchnerismo reclaman silencio y trabajo. Menos pataleo y más dedicación a los problemas.

"Una cosa es la promesa de campaña y otra la realidad. Es fácil gobernar la ciudad con plata de todos los argentinos, pero hay que aprender a gobernar con la plata que se recauda en el distrito. No se puede pensar que la ciudad tiene un privilegio especial para que Macri maneje servicios con recursos de todos los argentinos, pero beneficio exclusivo de los porteños", consideró el legislador Diego Kravetz, jefe del bloque del Frente para la Victoria.

Así como en el caso del subte, también aparece una trampa en la derogación de la ley Cafiero. Esta norma dice que la ciudad no puede tener una fuerza de seguridad propia. Si se derogara o modificara, a lo sumo permitiría que la Capital condujera una fuerza de seguridad, pero no se ocuparía de definir el traspaso. Eso quedaría para una discusión política entre Macri y la Casa Rosada.

"Nos van a decir que si queremos una policía propia formemos una y nos ocupemos de pagarla con recursos propios", vaticinó el macrista Ritondo. La policía porteña costaría unos 900 millones de pesos. Es el 10 por ciento del presupuesto de la ciudad. Demasiado, en tiempos en los que la recaudación local crece lentamente.

La cuestión es que Macri pidió autonomía y el Gobierno respondió con dos "atenciones". Dijo que cedía el control del subte y que ayudaba a derogar la ley Cafiero. En el fondo, podrían ser más trabas que ayudas.

En disputa

El subte

$ 250.000.000 Es el monto que, en subsidios, recibe anualmente la red de subterráneos. Sin esa ayuda nacional, la tarifa pasaría de $ 0,70 a alrededor de $ 1,50, según el cálculo de Metrovías.

3000 Son los empleados del subte, cuya jornada laboral es de seis horas y no de ocho. Cuentan con los sindicalistas (casi todos de izquierda) más combativos.

La policía

$ 900.000.000 Es el presupuesto de la Superintendencia Metropolitana de la Policía Federal. Macri reclama la cesión de la fuerza con la partida correspondiente de recursos.

53 Son las comisarías de la policía en la Capital. Dependen del Ministerio del Interior. Si no le ceden la fuerza, Macri debería armar otras 53 comisarías.

Por José Ignacio Lladós De la Redacción de LA NACION

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas