Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Extra / Día del Niño

Gaturro, el gato estrella de la Argentina

Revista

En un encuentro especial para LNR, el creador y su criatura hablan de su relación, de sus sueños, de sus amores, y anticipan las novedades que tienen al genial felino como máximo protagonista

Por   | LA NACION

Por un ratito, sólo por un ratito, Gaturro deja el papel para sentarse al lado de Nik. Verlos juntos, después de todo, no es tan extraño; al contrario, se los ve bien, como compañeros de una larga y extraña relación, esa que se traza entre un buen lápiz y una hoja en blanco.

"Cada día nos llevamos mejor", dice Nik, el creador de la criatura, mientras acaricia la cabeza del gato cachetón que se refleja en los anteojos del hombre que lo vio nacer.

Grrrrrrr, se escucha bajo, y como gato que es el cuerpo se le transforma en un cálido almohadón para quien quiera tocarlo. Pero Gaturro no es cualquier gato, es un personaje de historieta, por lo que cada pensamiento, cada respuesta, los dejará escapar en globitos, esos que usa en las tiras y que tan bien le quedan. Pero a no desilusionarse, que pronto conoceremos su voz. ¿Cuándo? El año que viene, porque el gato de la familia tendrá su propia película (ver aparte).

Nik: -Es una relación extraña, como la de un padre y un hijo. También como la de un compañero, aunque es más un álter ego. Es como tener un espejo donde verse. Cada día lo veo más parecido a mí.

Gaturro: (pone cara de asombro y busca desesperado un espejo) -Soy chiquito, soy un gato y tengo personalidad propia. Soy muy inseguro, curioso, un poco diablito y muy, pero muy tierno. (Piensa poniendo en duda el parecido.)

Nik: -Es cierto, los personajes de historieta después de un tiempo se vuelven inmanejables, adquieren su propia vida, por lo que no resulta fácil que hagan y digan lo que vos querés. Uno tiene que pensar en función de cómo ellos piensan. Por eso dicen que uno se vuelve un poco esclavo del personaje.

Como diablillo, pícaro y travieso que es, al escuchar a Nik, a Gaturro se le dibuja una gran sonrisa, esa que ocupa casi por completo la redondez de su cara.

Gaturro: -Soy la mascota de una muy linda familia. Vivo con Agustín, Luz, la mamá y el papá de ellos, Gaturrín, el pececito Emilio, la arañita y el ratón Ramiro.

Nik: (interrumpe al gato) -Lo que le viene bien son las historias a medida; él es el centro del hogar y todo gira a su alrededor (un globito se escapa: la cabeza de Gaturro brilla como un sol y el resto como los planetas giran en torno de él). Hasta los personajes nuevos que se van acoplando a la tira tienen que ver con él, son parecidos a él, y hasta sus nombres son desprendimientos del de Gaturro. Así que es un poco malcriado. Es un hijo malcriado que te pide, te pide, y tenés que estar atrás de él todo el día.

Fue en los chistes políticos de La Nacion donde el gato hizo sus primeras apariciones. Allí, el irreverente felino dejaba escapar -aún lo hace- algún divertido pensamiento que rápidamente lo transformó en un personaje querido por los lectores. El gato se ganó el corazón de los más grandes y sedujo con su simpatía y figura a los más chicos. Así fue como, en 1996, Gaturro y su familia tomaron cuerpo en la tira diaria de la sección Ultima Página del diario.

-Entonces, ¿cuántos años tenés Gaturro?

Gaturro: -No sé exactamente la edad que tengo. Cuando llegué a la casa que todos conocen, en una cajita de cartón, era tan chiquito que ni yo sabía cuántos años tenía.

Nik: -Muchos nos preguntan qué edad tiene, pero sinceramente yo tampoco sé, porque a veces se comporta como un chico, otras veces como un adulto y otras como un adolescente. Y eso hace que sea un personaje al que la gente de distintas edades le gusta leer.

Tan curioso es Gaturro que mete la nariz y las garras por todas partes; por eso, es frecuente verlo hacerse pasar por cadete para colarse en la oficina donde trabaja su dueño: le encanta observarlo todo, y por eso es que también va al colegio para hacer de las suyas. La maestra Ruda Vinagreti aparece en uno de los globitos de Gaturro con sus anteojos y su rodete distintivo. Otra vez, el gato travieso le hace una broma y Vinagreti es separada del pizarrón por dos enfermeros vestidos de blanco.

Nik: -Tuve muchas maestras como Vinagreti, pero jamás hice lo de Gaturro; por eso él es mi álter ego. Estudiaba siempre, me daba miedo de que me preguntara algo y no lo supiera. Nunca me llevé una materia. En cambio, él (dice señalando al gato) se ríe de eso: se saca cero y a veces hace las cosas a propósito para que lo bochen. Yo nunca me pude reír de eso, lo sufría; él lo disfruta y le encanta hacer rabiar a Vinagreti. El hace todo lo que me hubiera gustado a hacer a mí. Pero ojo, no es un ganador: tiene el alma de un antihéroe.

Un antihéroe que sufre por amor. Con Agatha se conocen desde hace mucho tiempo: son vecinos desde chiquitos, pero ella no quiere dar el brazo a torcer a pesar de que siente algo por Gaturro.

Gaturro: -Ella es el amor de mi vida y yo sé que la voy a conquistar.

-Nik, ¿por qué Agatha lo rechaza tanto?

Nik: -Todo esto empezó como una broma; era y es divertido el juego que propone Agatha de rechazarlo. Es una relación muy tensa la de ellos, pero, en el fondo, la gata lo quiere, sólo que no se la quiere hacer fácil. Si los juntamos y finalmente se dan un beso es como terminar con la historia. Ella lo rechaza para tenerlo cerca; no lo aleja y él va a seguir intentando hasta conquistarla. Juntarlos y que se den un beso es como terminar con la tensión. Además, fortalece mucho la personalidad de Agatha, a quien no le gusta dar el brazo a torcer; sabe que, si lo sigue rechazando, él va a intentar conquistarla una y otra vez.

-¿Pero hasta cuándo?

Gaturro: -Yo tengo paciencia.

Nik: -No sabemos, pero a él le gusta este juego, porque a pesar de estar muy enamorado de Agatha busca contención en sus otras amigas para darle celos y, a pesar de que hay otras gatitas que le dan bolilla, él prefiere a Agatha: es su destino y lo va a perseguir aunque se golpee mil veces la cabeza y lo siga tirando del techo.

Gaturro: -Igual, el techo es uno de mis lugares favoritos, porque puedo mirar todo desde arriba y me encuentro con mi vecindad gaturra. (Mira a Nik.) Lo que no me gusta es que Agatha a veces me pega un sopapo y termino en el piso.

En la casa de Nik, la imagen de Gaturro está por todas partes. En bocetos, en la compu, en carpetas, souvenirs, agendas y hasta en muñecos de peluche de distintos tamaños. Laura, su mujer, también es una confesa fanática del gato y no duda de que Mía, la hija que ambos esperan para septiembre, lo será también. Pero a Gaturro por ahora parece no importarle: como "hermanito" mayor, el gato está celoso, aunque no lo diga.

Nik: -Y sí, está un poco celoso; sabe que puede llegar a perder el protagonismo por algunos meses. La aparición de Mía es inminente, se le viene la hermanita. Es raro, pero va a pasar lo que pasa en todas las familias: al principio los chicos se muestran descolocados, no saben bien qué hacer, tienen celos y miran medio desconfiados, pero después todo cambia. Van a ser muy unidos.

No hay duda de que Gaturro es famoso, y no sólo acá en la Argentina. El gatito ha trascendido las fronteras y su cara regordeta es publicada en América latina, España, Francia, Estados Unidos, Noruega y China.

-¿Cómo se lleva con la fama?

¡Shhhh! Simula hacer Nik con el dedo índice sobre la boca, sin que Gaturro se dé cuenta. Laura le ofrece al gato un poco de leche y lo lleva a la cocina. Nik se acomoda los anteojos y confiesa: "Nosotros nunca lo sacamos de su historia; él está muy contenido en su micromundo; no se da cuenta de que es muy famoso. Tratamos de mantenerlo en su rectángulo de papel para que no se agrande. No sé si lo podríamos controlar si se da cuenta de lo conocido que es.

Ya de regreso, Gaturro sueña con las milanesas con papas fritas que Laura le prometió hacerle para otro día. "Lejos, lejos, es mi comida favorita", dice. Y el globo crece y crece, mientras Gaturro no para de soñar con las milanesas, y la habitación va quedando demasiado chica para todos los que estamos allí. Como buen papá, Nik lo mira y le dice que es hora de volver al papel. Sin problemas, se despide y se mete en el rectángulo que ya dibujó Nik para acomodarse en el sillón del living, hasta que, como siempre, lo saquen volando.

Parecidos y diferencias

Nik

  • Cómo se llama: Cristian Dzwonik, pero todos los conocen como Nik.
  • Dónde nació: en Buenos Aires, el 18 de marzo de 1970.
  • Dónde estudió: hizo el secundario en el Colegio Nacional de Buenos Aires. En la UBA se recibió de diseñador gráfico. Además, hizo estudios de publicidad, computación gráfica y fotomontaje digital. Dibuja desde muy chico.
  • Cómo se define: como una persona tímida e introvertida, y feliz porque trabaja en lo que le gusta.
  • Su media naranja: está casado con Laura, a la que considera el amor de su vida. Trabajan juntos y quieren a Gaturro como su hijito. Laura está embarazada de Mía, que nacerá en septiembre.
  • Dónde vive: en un edificio de departamentos en el barrio de Palermo.
  • Con quién: con Laura, su mujer.
  • Su comida favorita: la pizza.
  • Lo que menos le gusta: hacer abdominales.
  • Sus lugares favoritos: el tablero (la mesa de dibujo).

Gaturro

  • Cómo se llama: Gaturro.
  • Dónde nació: no sabe exactamente dónde y tampoco la edad que tiene. Llegó a la casa que todos conocen en una caja y era bien chiquito.
  • Sus estudios: va la escuela y usa guardapolvo blanco. Ruda Vinagreti, su maestra, es extremadamente rígida porque él es bastante bromista. Intenta estudiar Brutish English y educar a su sobrino Gaturrín, aunque siempre termina aprendiendo del pequeño.
  • Cómo se define: dice que es inseguro, curioso, un poco diablito, tierno, pícaro, travieso y, como todo gato, muy observador del mundo. Le gusta meditar sobre lo que pasa a su alrededor. Y, sobre todo, es un romántico incurable.
  • Su media naranja: Agatha, con quien se conocen desde hace mucho tiempo. Ella es un poco arisca y no quiere dar el brazo a torcer.
  • Dónde vive: en una casa.
  • Con quién: con Agustín, Luz, la mamá y el papá, Gaturrín, el pececito Emilio, la arañita y el ratón Ramiro.
  • Su comida favorita: las milanesas con papas fritas.
  • Lo que menos le gusta: el baño; le tiene fobia al agua.
  • Sus lugares favoritos: el techo, donde suele encontrarse con sus amigos, y el sillón del living, del que siempre lo sacan volando.

La película

A maullidos, Gaturro y compañía piden dar el gran salto del papel al cine. Los pedidos se hicieron escuchar y posiblemente en 2008 Gaturro estrene su primera película.

"Se trata de una producción animada en 3D -adelanta en exclusiva Nik-. Creo que todos los que amamos a Gaturro queremos verlo en movimiento. Es como cumplir un sueño: el de verlo correr, saltar, bailar, hablar."

-¿Y cómo será la voz de Gaturro?

-Ese es uno de los mayores desafíos, porque cada uno le ha dado una voz distinta.

-¿Cómo la imaginás?

-Como la de un adolescente más bien chico, con un carraspeo especial. Vamos a probar muchas voces y estoy seguro de que cuando aparezca la vamos a reconocer enseguida. Lo que sí sabemos es que después va a ser difícil hacerlo callar.

La película es una coproducción entre la Argentina y China. "Que Gaturro se realice en 3D nos da la oportunidad de que se pueda mover libremente y que pueda estirar sus cachetes como lo hace en el papel. Va convivir con su familia en un mundo 3D."

Paralelamente al lanzamiento de la película se van a dar a conocer unos cortos animados, también en 3D, en el cable.

-¿En qué etapa se encuentran?

-En la de definir su forma en 3D, dar con su voz y delinear el guión. (La Tapa de LNR ya lo muestra en la nueva dimensión ideada por Illusions Studios. Los otros dibujos de Gaturro en 3D que ilustran la nota fueron desarrollados por Laboratoon-Steinbranding)

-¿A Gaturro le gustará su nueva imagen?

-Creemos que sí. Vamos a sorprenderlo.

El álbum, en LA NACION

El próximo domingo, LA NACION te regalará el álbum más 4 figuritas para que empieces a completarlo. Tené en cuenta que el álbum contendrá 15 figuritas exclusivas de La Nacion, que las encontrarás gratis los lunes siguientes junto con el diario. "Estamos muy contentos, es un álbum muy divertido y colorido", dicen Nik y Gaturro. Sus fans podrán disfrutar al máximo las aventuras del popular gato.

Y además, ¡vuelven los libros de Gaturro a los quioscos! No te los pierdas.

Asociate al Club Gaturro

¿Sabías que ingresando tus datos en www.lanacion.com.ar/Gaturro podés bajarte el diploma de Socio del Club Gaturro? Dale, ¡animate! .

TEMAS DE HOYArgentina en defaultLey de abastecimientoCopa ArgentinaConflicto en Medio Oriente