Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El gobierno de Lula genera una guerra de consignas en Brasil

Los opositores lanzaron el lema "Me cansé"; los oficialistas, "Nos cansamos"

Sábado 04 de agosto de 2007

SAN PABLO.- ¿Me cansé o nos cansamos? La conjugación de un verbo divide políticamente a Brasil: por un lado, los que dicen haberse hartado del caos aéreo, la corrupción y la carga de impuestos; por el otro, los partidarios del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, que acusan a los primeros de hacer una oposición encubierta y "golpismo".

"Me cansé" es el nombre del movimiento lanzado hace una semana por un grupo de empresarios y luego asumido por el Colegio de Abogados de San Pablo. Nació en medio del caos aéreo, con sus demoras en los aeropuertos, y tras la tragedia de TAM.

"Nos cansamos" fue el nombre que grupos sindicales alineados al oficialismo le dieron irónicamente al movimiento de reacción al "Me cansé". La Central Unica de Trabajadores (CUT), oficialista, envió un comunicado a los sindicatos en que lanza el movimiento y enumera las razones del cansancio: "El trabajo esclavo, la evasión de impuestos, la prensa que criminaliza las luchas populares, los bajos reajustes salariales...".

El movimiento "Me cansé" intentaba aglutinar el sentimiento de hartazgo de la gente con una crisis aérea de diez meses, la carga asfixiante de impuestos (38% del PBI, casi el doble en la Argentina), o la seguidilla de casos de corrupción.

Pero no podía esconder un hecho: los ideólogos del movimiento tenían vinculación directa con el opositor Partido Social Demócrata Brasileño, el de Fernando Henrique Cardoso, identificado con las elites.

El oficialista Partido de los Trabajadores reaccionó con furia. Calificó la iniciativa como "Movimiento Oscar Freire", en referencia a la calle más "chic" de San Pablo, tomada por Prada, Armani, Godiva, Rolex, Cartier y otras marcas de consumo de lujo.

El presidente Lula, todavía golpeado por los abucheos que recibió en el estadio Maracaná en la inauguración de los Juegos Panamericanos, demostró su indignación con el "Me cansé" durante un discurso: "Las personas de este país necesitan aprender a no jugar con la democracia. La democracia es una conquista que llevó mucha gente al sufrimiento". Y avisó: "Nadie sabe poner más gente en las calles que yo".

"Golpistas"

"Tienen una tendencia golpista, sí. Aunque tendrían que tomar un poco más de sopa para ser golpistas de verdad, porque son un desastre", dijo a LA NACION el secretario de Relaciones Internacionales del Partido de los Trabajadores, Valter Pomar.

Pomar atacó con virulencia la actitud de la empresa Philips, de publicar un aviso en los diarios para apoyar el movimiento "Me cansé".

La presencia de empresas privadas en ese movimiento, dijo, "es inmoral e ilegal, porque empresas privadas no pueden hacer política".

"Están construyendo un movimiento político partidario y están utilizando los medios de comunicación para hacerlo", criticó Pomar,

Y disparó: "Es una elite obscena. Es la misma oposición que le hacen a Hugo Chávez en Venezuela".

El líder del movimiento "Me cansé", Luiz Borges D Urso, presidente del Colegio de Abogados de San Pablo, negó todas las acusaciones.

"Lo único que queremos hacer es buscar la participación de la sociedad en cuestiones que involucran sus intereses, para ayudar a las autoridades a enfrentar los problemas -dijo a LA NACION-. Queremos que la gente vuelva a indignarse con los problemas, porque la sociedad brasileña entró en un letargo".

Según D Urso, el movimiento no es partidario y ya agrupa federaciones de abogados, médicos, ingenieros, industriales, comerciantes, trabajadores de algunos sindicatos no oficialistas y estudiantes.

"La consigna es contra la corrupción, la criminalidad, la impunidad, el abandono de menores, la crisis aérea y la carga tributaria. ¿Cómo alguien se puede oponer a eso?", preguntó D Urso.

El movimiento va a organizar un acto y un minuto de silencio frente al aeropuerto de San Pablo el 17 de agosto, cuando se cumpla un mes del accidente de TAM que mató 199 personas.

"Son reaccionarios que no toleran que mandemos algunos miles de millones de dólares para la agricultura familiar o para programas sociales -atacó Pomar-. Aunque esté siendo administrado de manera conservadora, el aparato del Estado está siendo conducido por gente de izquierda, y ellos no toleran eso".

El presidente de la filial de Philips en Brasil, Paulo Zottolo, se defendió en una entrevista con Folha de S. Paulo. Dijo que el movimiento es para tratar de reflotar la indignación que la gente perdió. "No tengo por qué sentirme culpable por ser rico. No robé a nadie", afirmó.

Pomar, del PT, contraatacó: "Esa gente tiene un cansancio selectivo. Como tienen un objetivo de clase, se cansan de algunos temas pero no de otros. No están cansados de los bajos salarios, de la explotación abusiva de la fuerza de trabajo, de la criminalidad empresarial".

"Son madames enojadas, lideradas por un empresario que se dedica a hacer desfiles de perros en los centros de turismo de la clase alta", ironizó, refiriéndose al ejecutivo João Doria Jr, quien organizó recientemente en Campos de Jordão -la "Suiza" paulista- un desfile de mascotas de pedigrí. Doria es uno de los ideólogos del movimiento "Me cansé".

Por Luis EsnalCorresponsal en Brasil

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.