Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El hombre europeo habría llegado de Asia

Y no desde Africa, como se suponía

Martes 07 de agosto de 2007
0

CHICAGO y WASHINGTON (AFP y DPA).- Los antiguos inmigrantes asiáticos tuvieron un papel más importante en el poblamiento de Europa de lo que se pensaba hasta ahora, según un estudio publicado ayer en la edición online de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Al parecer, los primeros europeos no sólo llegaron directamente de Africa hace millones de años, sino también, e incluso más, de Oriente. Así lo demuestra un nuevo análisis de dientes fósiles de ancestros humanos realizado por científicos españoles, italianos y georgianos (al sur del Cáucaso).

El hallazgo desafía la teoría dominante, que sostiene que los seres humanos provienen de Africa y que el ser humano anatómicamente moderno nació en un punto de ese continente y luego se extendió por nuestro planeta, además de reforzar la noción de que el Homo sapiens evolucionó de diferentes poblaciones en distintas partes de la Tierra.

Desde 1987

La teoría del origen africano se difundió desde 1987 por estudios genéticos que surgen principalmente de la tasa de mutaciones del ADN mitocondrial, el material genético de las células que hereda la línea materna.

Pero para este nuevo estudio los investigadores europeos optaron por analizar registros fósiles de dentaduras de ancestros humanos, debido a su alto componente de expresión genética.

Los científicos examinaron la forma de más de 5000 dientes humanos de Africa, Asia y Europa que datan de hace 2,5 millones de años. En las muestras, el equipo halló que los dientes europeos tenían más características asiáticas que los africanos.

También destacaron que la continuidad de los patrones dentales euroasiáticos desde el Pleistoceno temprano hasta el Alto Pleistoceno sugiere que el recorrido evolutivo de los continentes euroasiático y africano fueron relativamente independientes durante mucho tiempo. "La historia de las poblaciones humanas en Eurasia puede no haber sido el resultado de unas pocas oleadas de alta influencia provenientes de Africa, sino de un rompecabezas mucho más complejo de dispersiones y contactos entre poblaciones dentro y fuera de los continentes", escriben los investigadores en PNAS.

"A la luz de nuestros resultados, proponemos que Asia tuvo un importante papel en la colonización de Europa y que los futuros estudios en la materia están obligados a prestarle mucha atención al «desconocido» continente", agregan los autores, que pertenecen al Centro Nacional para la Investigación de la Evolución Humana, el Instituto de Salud Carlos III de Madrid y la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, todos en España, además de dos centros científicos de Georgia e Italia.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas