Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un millonario con lazos políticos y fama de aventurero

Quién es el dueño de la misteriosa valija

Jueves 09 de agosto de 2007
0

Ironías de la política: Claudio Uberti, el hombre que controla los caminos con peajes en la Argentina, quedó en medio de un escándalo por un multimillonario excéntrico que dedica su tiempo libre a correr carreras amateurs con coches de lujo en las rutas del mundo.

De bajísimo perfil, poco conocido en su país, Guido Alejandro Antonini Wilson tiene una larga lista de negocios en Estados Unidos y sus únicas apariciones en los medios respondían hasta ayer a su pasión por los motores: es un abonado al circuito Gumball 3000, una suerte de rally no oficial que peregrina por Europa.

Su base de negocios es el coqueto Key Biscaine, Miami. Según el registro de propiedad del condado de Miami-Dade, Antonini es dueño desde 2002 de un condominio valuado en 1.065.000 dólares. Está en el número 727 del boulevar Crandon, cerca del parque rodeado de palmeras donde se juega uno de los más tradicionales torneos del circuito mundial de tenis.

Esa misma dirección figura en el registro de corporaciones con fines de lucro de la Florida como sede de cuatro empresas, cuya actividad declarada es "todo y cualquier negocio acorde a la ley". En los archivos de la División Corporaciones del Departamento de Estado de Florida, Antonini aparece como directivo de las firmas Techmilk Inc., Venuz Supply Inc., Global Ads Corp. y Foxdelta Investment.

Los registros públicos estadounidenses permiten identificarlo entre los venezolanos censados en el consulado de ese país en Miami. Allí aparece su edad, 46, y su número de documento: los mismos que dio a las autoridades aduaneras argentinas cuando lo descubrieron con una valija con 800.000 dólares, al bajarse de un jet rentado por el gobierno de Néstor Kirchner.

¿Es un empresario chavista? Fuentes consultadas en Venezuela aportan visiones contradictorias. Una de las primeras versiones que surgió en los medios de Caracas es que Antonini tenía relación con la petroquímica Venoco. Es una compañía de grandes proporciones, cuyo dueño es Isaac Pérez Recao, uno de los procesados por el golpe fallido contra Hugo Chávez del 11 de abril de 2002. Allí también trabajó, entre 2000 y 2002, Pedro Carmona, el empresario que asumió la presidencia durante las horas en que Chávez fue forzado a abandonar el gobierno.

Otras fuentes le atribuyen trato con el gobierno bolivariano y lazos con un empresario de la industria armamentista (la firma Harmor Holding).

Al menos la relación con Venoco puede verificarse: en la aventura del Gumball integra el equipo Venoco 2 (este año con un Porsche; antes, una Ferrari), según consta en decenas de sitios de Internet de fanáticos de esa especialidad. Corrió acompañado por Franklin Durán, otro venezolano que aparece asociado a él en dos de las empresas de Miami (según los registros consultados por La Nacion). En el Venoco 1 corre Carlos Kauffmann, otro empresario a quien en Caracas han identificado como afín al chavismo.

Fuentes consultadas en la policía venezolana dijeron ayer que Antonini Wilson no tiene antecedentes penales. Añadieron que vive la mayor parte del año cerca de Caracas. El gobierno de Chávez ratificó que no formaba parte de la comitiva del presidente en su visita a Buenos Aires. Pero el propio gobierno argentino le atribuyó lazos con el poder chavista, cuando difundió en un comunicado que Antonini subió al avión en el que voló Uberti por pedido del vicepresidente de la empresa estatal de petróleo venezolano (Pdvsa).

En el reservado currículum de Antonini destella un último hecho previo al traspié con la valija: en su último rally europeo, en mayo, tuvo que desertar a raíz de un choque en una ruta de Croacia. Después la carrera se suspendió, por decisión de las autoridades, porque un accidente se cobró las vidas de dos peatones en Macedonia.

Ayer, según las autoridades argentinas, el aventurero Antonini ya había salido hacia Uruguay, donde, curiosamente, también cumplía Chávez una visita oficial.

Por Martín Rodríguez Yebra De la Redacción de LA NACION

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas