Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Royal Air dice que no transportó antes a Antonini

La empresa es de un hijo de Yabrán

Sábado 11 de agosto de 2007
0

"Supe por la prensa que este señor dio como su domicilio en Buenos Aires el de nuestra empresa. No sé por qué. No tenemos vinculación con él, ni con ninguno de los pasajeros de ese vuelo." Así respondió a una consulta de LA NACION un vocero de la firma de taxis aéreos Royal Air SA, contratada por Enarsa para traer desde Caracas, entre otros pasajeros, al empresario venezolano Guido Alejandro Antonini Wilson, a quien la Aduana del Aeroparque le secuestró una valija con casi 800.000 dólares.

El domicilio que dio Antonini fue Viamonte 352, quinto piso. Allí funcionan las oficinas de Royal Air SA, heredera de Lanolec, la empresa de taxis aéreos que perteneció al empresario postal Alfredo Yabrán, que se suicidó en 1998. Uno de sus hijos, Pablo, es uno de los accionistas de Royal Air.

El vocero de la empresa de aviación, que pidió mantener la reserva de su nombre, fue enfático al sostener que "nunca" antes Royal Air había transportado a Antonini. "Esta fue la primera vez. Esa persona no es pasajero de la empresa", sostuvo.

En cambio, evitó responder si Royal Air había realizado otros viajes para Enarsa a Venezuela: "Hoy, precisamente, tuvimos que brindar ese tipo de información a la Justicia, y por respeto a ella prefiero no dar más detalles por ahora", se justificó.

Sí confirmó que el vuelo en el que viajó de Caracas la valija con casi US$ 800.000 fue contratado por Enarsa, pero se disculpó de dar detalles.

Sin dar precisiones, el vocero de la firma aérea admitió que es usual que organismos oficiales contraten servicios de transporte aéreo privado. Es más, aclaró que no hablaba sólo de Royal Air, sino "en general".

No supo precisar si el avión en el que viajaron el ahora ex funcionario Claudio Uberti y Antonini tenía previsto arribar al sector militar del aeroparque porteño y que fue derivado al sector de taxis aéreos por falta de espacio. "No lo sé, porque es un tema operativo. Para nosotros no es frecuente aterrizar en el sector militar", se limitó a expresar.

El hecho de que en Venezuela se sumara un nuevo pasajero, Antonini, no implicó un encarecimiento de la tarifa pactada entre Enarsa y Royal Air, ya que la modalidad, según explicó el vocero de la firma, es que "se contrata el avión, así lleve un pasajero, u ocho, que es la capacidad máxima".

En esa línea aclaró que la inclusión de Antonini no implicó un alza en el seguro del viaje porque ese beneficio "cubre la capacidad total del avión: en este caso, ocho pasajeros".

El bunker de Yabrán

El sector operativo de Royal Air se encuentra en el Aeroparque. En Viamonte 352, el domicilio que dio Antonini, funcionan las oficinas. En esa misma dirección comenzó a operar Lanolec en 1992.

En 1993, Yabrán recurrió a alguno de sus tantos contactos con el menemismo y logró un preciado hangar para Lanolec en el Aeroparque. Viamonte 352 era el búnker empresario y centro neurálgico para el manejo de varias de las empresas del magnate.

Del conjunto de firmas que se le han atribuido, la mayoría realizaban tareas de transporte de correo y caudales, almacenaje de mercadería en depósitos fiscales de los principales aeropuertos, free shops y servicios de rampas en aeropuertos.

De esa manera, Yabrán tuvo buena parte del dominio de todo lo que entraba y salía del país, y de su distribución interna. Pero del conjunto de empresas que se le atribuyeron sólo admitió la propiedad de Ocasa, la inmobiliaria Aylmer, Yabito, Bosquemar y Lanolec, antecesora de Royal Air.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas