Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Para hacerse la película

El living de casa puede convertirse en la mejor sala de cine. Los llamados home theaters se pueden comprar en kit o bien armarse a gusto, a partir de una pantalla o proyector, un reproductor de DVD y parlantes. Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegirlos

Domingo 26 de agosto de 2007

Para ver películas en pantalla grande y con sonido envolvente ya no hace falta ir al cine. Gracias a los home theaters, el living puede convertirse en una pequeña sala de exhibición. Básicamente, estos centros de entretenimiento hogareño constan de una pantalla plana, un reproductor de DVD y parlantes, que pueden comprarse en forma de kit o por separado. También es posible agregar una computadora o una consola para gamers. Y vienen con un bonus track: el mismo equipamiento se puede aprovechar para mirar fotos digitales, escuchar música o jugar a los videojuegos.

La baja de los precios, sumada a un cambio en las costumbres, que hace que gran parte del entretenimiento se lleve a cabo dentro del hogar, impulsó enormemente la venta de estos equipos. "Hoy se pueden conseguir partir de

$ 1300 (incluyen un televisor plano de 21 pulgadas, un DVD y un juego de parlantes básico)", afirma Enrique Germano, director comercial de Garbarino. Pero, de allí en adelante, los valores trepan hasta más de $ 30.000, si se opta por un plasma o LCD de más de 40 pulgadas y un equipo de audio completo.

Foto: Graciela Calabrese

Para disfrutar del cine en casa, en primer lugar hay que tener una pantalla. Puede ser de plasma, de cristal líquido (LCD) o un proyector, según el presupuesto y el espacio disponible. También se puede utilizar un televisor convencional (de rayos catódicos) con pantalla plana, idealmente grande (más de 29 pulgadas), que se consigue a partir de los $ 1500.

El formato ideal es el extendido (wide), para ver cine como en el cine sin que se "achate" la imagen y sin bandas negras. En el caso de los plasmas, su tamaño arranca en las 42 pulgadas, y los precios van de los $ 5000 a los $ 8000. Los LCD vienen de varios tamaños y son algo más caros (a partir de $ 9000 los de 40 pulgadas).

Aunque a los ojos de los no especialistas es difícil distinguir una de otra, se trata de tecnologías distintas. Una de las diferencias es la forma de reproducción de la imagen. "Las pantallas de plasma se iluminan cuando una carga eléctrica activa un gas que se encuentra atrapado entre dos placas de vidrio –explica Marcela Rossi, gerente de comunicaciones de LG Electronics–. En tanto, las de LCD incorporan un panel de líquido viscoso envuelto en plástico con cristales que filtran la luz generada por una lámpara detrás de la pantalla."

Otra opción para ambientes amplios y con posibilidad de oscurecerlos casi totalmente son los videoproyectores. "Son más económicos que las pantallas de plasma y LCD (cuestan alrededor de $ 4000), y permiten imágenes más grandes, con gran calidad y luminosidad de colores", asegura Marcelo Banar, gerente de la línea Proyectores, de Epson Argentina.

Se recomienda colocarlos sobre una mesa ratona, o colgados del techo, para proyectar a una distancia desde 1,8 hasta 10 metros. En la máxima distancia se obtiene una pantalla de 300 pulgadas, como en las mejores salas. Además de un living amplio se necesita una pared o un telón blanco. Por lo demás, el proyector debe contar con un sintonizador de canales (algunos vienen con una consola para manejar hasta las luces) y con conexión al DVD y al equipo de audio.

Como en el cine

Además de la pantalla y el reproductor de DVD (los de marca se consiguen por alrededor de $ 300), el otro componente central de todo home theater es el equipamiento de sonido, que "para dar una verdadera sensación de cine debe constar de 6 parlantes", recomienda Ivo Juri, de Digital Cinema, una casa especializada en la venta e instalación de equipos de audio y video.

En general, las películas están grabadas en 5.1 canales. "Esto es más que estéreo (2 canales), y es lo que brinda la sensación de sonido envolvente", explica Juri. Para que cada canal de sonido tenga su parlante, se necesitan uno central, dos frontales, dos traseros y un subwoofer (amplía sonidos graves). Los precios de un equipo completo de audio de primera marca oscilan entre $ 6000 y $ 12.000.

Al instalarlos, el parlante central se coloca encima o debajo del televisor. Los frontales se pueden ubicar a los costados de la pantalla, a una distancia mínima de 1,20 metros de cada extremo. Estos tres parlantes delanteros deben tener el mismo volumen y estar separados unos 30 centímetros de la pared. Los parlantes posteriores están destinados a los sonidos

surround. Pueden estar cerca de los sillones o en el fondo de la sala, pero nunca deben apuntar a los oídos de los espectadores: la emisión sonora debe dispersarse por el ambiente para crear el efecto de sonido envolvente. Por último, se coloca el subwoofer en el piso.

Un detalle para tener en cuenta a la hora de armar el home theater son las paredes y los cortinados. Para evitar el rebote de las ondas sonoras, conviene que los ambientes tengan cortinas espesas (que sirven también para oscurecer), así como alfombras gruesas. Las superficies pulidas, como los vidrios y los espejos, no se llevan bien con la buena acústica. Actualmente se usan paneles aislantes, y muchas casas y edificios de categoría ya los tienen incorporados. "Antes se hacían con gomaespuma; hoy son de madera con lana de vidrio, y quedan mucho más estéticos. Ahora sí: está todo listo para ver el cine en casa, y sin molestar a los vecinos.

Por María Naranjo

revista@lanacion.com.ar

Asesoraron: Martín Barros, gerente general División Hogar de BGH, y Sebastián Rial, gerente ejecutivo de ventas de Consumer Electronics de Samsung

Agradecimientos: Digital Cinema, LG Electronics

Tres preguntas a la hora de comprar un Home Theater

1.- ¿La pantalla es compatible con la TV de alta definición (HDTV)?

No todos los plasmas y LCD que se venden actualmente están preparados para recibir señales digitales de alta definición (HDTV). Para ser compatibles con el nuevo sistema deben tener una resolución de 1080 líneas.

2.- ¿La pantalla sirve como monitor de la computadora?

Generalmente, las de LCD tienen esta función, pero conviene cerciorarse con el vendedor si tiene varias entradas o puertos de conexión, para adosarle, además de la CPU de la compu, una consola de videojuegos.

3.- ¿Cuál es la potencia ideal de los parlantes?

Esto depende de las dimensiones y del tipo de acústica que tiene el ambiente donde se va a instalar el home theater.

Detalles para tener en cuenta

Espacio

La distancia ideal para colocar el sillón es tres veces la altura de la pantalla, (unos 2 metros y medio para un televisor de 32 pulgadas, y un mínimo de 4 metros para los proyectores). A esto hay que sumarle el espacio que ocupan los parlantes traseros.

Estética

Uno de los factores diferenciales de los equipos modernos es el diseño. Si se va a hacer una inversión importante, es bueno que el equipo de home theater combine con los muebles y la decoración del ambiente.

Conexiones

Para instalar un home theater se requiere un cableado importante. Hay equipos inalámbricos, aunque son obviamente más caros. También es importante saber si la pantalla tiene conexión a la computadora (puerto USB).

Dónde ubicar la pantalla

Para ilustrar las dimensiones de la pantalla y la cantidad óptima de espectadores

32 pulgadas: 2,5 m y hasta 4 personas

42 pulgadas: 3,20 m y hasta 4 personas

50 pulgadas: 3,80 m y hasta 5 personas

Parecidos pero diferentes

Pantallas de Plasma

Plasma displays pannels

Se iluminan cuando una carga eléctrica activa una sustancia gaseosa (el gas de plasma), que se encuentra atrapada entre dos placas de vidrio

Dominan en los grandes espacios. Las más pequeñas son de 42 pulgadas

Muestran mejor los negros y tienen mejor contraste

Son algo más pesadas y consumen más energía que las de LCD

Ofrecen la mejor relación precio-tamaño

LCD

Liquid crystal displays No tienen luz propia, sino que incorporan un panel de líquido viscoso, envuelto en plástico con cristales, que filtra la luz generada por una lámpara detrás de la pantalla.

Hay de distintos tamaños; las que más se utilizan tienen entre 17 y 32 pulgadas

Reproducen una gama más amplia de colores, y solían tener mejor resolución (aunque los plasmas actuales la están equiparando)

Son más livianas, consumen menos energía y tendrían una mayor vida útil

A iguales dimensiones, son más caras que los plasmas

Te puede interesar