Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En el cambio perdió el cine argentino

Jueves 06 de septiembre de 2007
0

1 peso, 1 dólar (Argentina/2006). Dirección y guión: Gabriel Condron. Con Coco Sily, Ulises Dumont, Andrea Politti, Cutuli, Mike Amigorena y otros. Fotografía: Carlos Torlaschi. Música: Alberto Quercia Lagos. Presentada por Primer Plano. Hablada en español. Duración: 90 minutos. Calificación: sólo apta para mayores de 13 años. Nuestra opinión: regular

En los años 90, la Argentina era un país en el que la posibilidad de ascender en la escala económica se daba con relativa facilidad, ya que el dólar y el peso, en igualdad de paridades, permitían entretejer pingües negocios. Uno de los tantos ansiosos por dejar su rutinario trabajo en una empresa estatal de energía en vías de privatización es Ricardo Tattarelli, un hombre de hogar que sueña con convertirse en un nuevo rico y brindar las más amplias comodidades a su esposa y a su pequeño hijo.

Su amigo Cacho Zarlanga, funcionario mentiroso y fanfarrón, se encargará de manipular a Ricardo para que acepte un jugoso retiro voluntario y poder instalar una pizzería. Tras varios enredos en los que ambos transitarán entre embustes y picardías, Ricardo podrá, por fin, cumplir su sueño y, ya dueño de su pizzería, comprobará que el dinero entra a raudales en su caja registradora. Pero una serie de personajes lo asedian con la imposición de pagar impuestos y de repartir coimas, y así el capital de Ricardo va decreciendo, su esposa lo tilda de inepto para manejar el local y sus antiguos amigos apenas le contestan el saludo.

Convertida en un grotesco, la trama va retratando la ambición de su protagonista, que, cegado por su ego, no advierte que todo su micromundo es pura fantasía y que la ilusión de ser un "nuevo rico" se va desmoronando en medio de alocadas situaciones. El novel director Gabriel Condron apostó a una temática cotidiana y, sobre la base de un guión que le pertenece, radiografió un momento de la Argentina en aparente prosperidad. Sin embargo, la historia decae por momentos en su ambición de lograr la neta comicidad que necesitaba en su estructura, y su entramado queda sujeto a una carencia de fuerza en la pintura de sus personajes que, a cada momento, exageran sus partes y hacen poco creíbles y enredadas las situaciones en que se ven insertos.

Hay también en el film prototipos que necesitaban de mayor fuerza para que el film pudiese lograr su cometido -por ejemplo, el cartonero que, con demasiada estridencia, compone Ulises Dumont-, y así el film pierde la buena idea original que prometía la historia. El trabajo actoral de Coco Sily, Andrea Politti, Cutuli y el resto del elenco no se apartó de esa exageración, y así 1 peso, 1 dólar queda sostenida por una muy buena fotografía y por una impecable banda musical, como una de esas producciones que pretenden insertarse en la cotidianidad de un país en crisis. El resultado, aquí, apenas logró algunos gags inteligentes y una moraleja para tener en cuenta. Lo que no es mucho dentro de una temática que daba para mayor ambición.

Adolfo C.Martínez

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas