Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Más cerca de la computación atómica

Dos descubrimientos de IBM podrían revolucionar la industria de los microchips

SEGUIR
LA NACION
Lunes 10 de septiembre de 2007
0

Si lo que acaban de descubrir los investigadores del laboratorio Almadén de IBM, en California, Estados Unidos, resulta apto para la fabricación en serie, en la próxima década se producirá un salto cuántico en la capacidad de almacenamiento de los dispositivos digitales. Dicho de modo sencillo, los científicos del Almadén están ahora más cerca de lograr almacenar datos en átomos individuales.

El trabajo, publicado en la revista Science , tiene un título atemorizante: Large Magnetic Anisotropy of a Single Atomic Spin Embedded in a Surface Molecular Network , pero significa que ahora es posible usar las propiedades magnéticas de los átomos de hierro incrustados en una superficie de cobre para guardar unos y ceros.

También conocidos como bits (apócope de binary digit , dígito binario), los unos y ceros son las únicas cifras que en última instancia componen toda la información digital de las computadoras, cámaras, reproductores de música y celulares modernos. "Uno de los mayores desafíos de la industria tecnológica hoy es reducir al máximo el tamaño que ocupan los bits usados para almacenar información -dijo Gian-Luca Bona, gerente de ciencia y tecnología del Almadén-. Aquí trabajamos en el borde mismo de lo que es posible, y con este descubrimiento estamos un paso más cerca de averiguar la forma de almacenar datos en el nivel atómico."

Representación de un interruptor hecho de dos moléculas de hidrógeno.
Representación de un interruptor hecho de dos moléculas de hidrógeno..

Si el hallazgo conduce a una técnica práctica para reemplazar los circuitos de silicio que se usan en la actualidad, la densidad de información de los chips aumentaría mil veces. Así, se podrían tener 30.000 largometrajes en un aparato del tamaño de un celular. Eso equivale a todas las películas que podría ver una persona en su vida si fuera al cine todos los días. Tal avance cambiaría por completo el paradigma de la tecnología de la información, tal como el transistor en 1947 y el microprocesador en 1971.

Además, el laboratorio de IBM en Zurich, Suiza, dio con la forma de construir interruptores basados en dos moléculas de hidrógeno sobre una molécula de naftalocianina, en lugar de los circuitos de silicio que se usan actualmente.

Los interruptores electrónicos, el ladrillo básico de la electrónica moderna, podrían reducirse tanto con esta tecnología que toda una computadora podría caber en un grano de polvo, especula IBM.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas