Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Derivaciones del escándalo de la valija: otro misterioso personaje venezolano

Admiten las visitas de un chavista

Política

WASHINGTON.- El Gobierno confirmó ayer la seguidilla de viajes a la Argentina que el venezolano Walter Alexander del Nogal protagonizó entre 2003 y 2005, como informó LA NACION en su edición del domingo, aunque aclaró que el polémico empresario no tiene un pedido de captura vigente emitido por Interpol. Pero sí una "requisitoria de información" sobre su paradero emitida desde Suiza.

Alex del Nogal, como es conocido en Venezuela, "no estaría buscado en la actualidad" por Interpol, en cuyo Banco de Datos figura con antecedentes penales por "lesiones con resultado de muerte, homicidio o asesinato, drogas y falsificación de moneda" desde junio de 2004, explicó el Ministerio del Interior.

La oficina de Interpol en Buenos Aires también le informó al ministro del Interior, Aníbal Fernández, que Del Nogal "presenta movimientos migratorios en Ezeiza (ingresos y egresos) en 2003, 2005 y 2007", como detalló LA NACION.

A su vez, la requisitoria de información pedida por Suiza sobre Del Nogal tampoco figura como dada de baja, confirmó LA NACION. Esto significa que el país miembro de Interpol que lo ubique debería comunicarlo de inmediato al país requirente, aunque resulta casi imposible, ya que el pedido no ingresa a los registros que compulsa Migraciones, informaron fuentes que conocen los procedimientos de la colaboración policial.

Señalado en Caracas por su cercanía con el gobierno de Hugo Chávez y, en particular, con su Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP), los pasos previos de Del Nogal por la Argentina fueron descritos por LA NACION, junto con sus coincidencias notables con la elección presidencial de 2003, cumbres regionales, encuentros bilaterales y el recambio ministerial entre Roberto Lavagna y Felisa Miceli.

Tras el artículo que publicó LA NACION, Interpol le informó a Aníbal Fernández que el último paso de Del Nogal por el país fue este año, aunque podría tratarse de una confusión con su hijo de 11 años, según los registros migratorios a los que accedió LA NACION. Su segunda esposa, Rosalinda Arias Bako, y su hijo -cuyo nombre no se difunde por ser menor de edad- se encontraban en el país el mes pasado, cuando Guido Alejandro Antonini Wilson, irrumpió como tormenta en la prensa.

Por esos días, Chávez protagonizó su último viaje a la Argentina, antes de continuar su gira por Uruguay, al igual que Antonini, que abandonó en Buenos Aires rumbo a Montevideo dejando atrás US$ 400.000 y una larga lista de preguntas en el aire. Las primeras: ¿de dónde provenía ese dinero? ¿A dónde o a quiénes iba dirigido? También por esos días visitó el país otro viejo conocido de Chávez y de Antonini: el gobernador chavista del estado de Cojedes, Jhonny Yánez Rangel. Se hospedó en Bariloche, en el hotel Llao-Llao con los gastos pagos por Carlos Kauffmann, otro joven empresario venezolano, amigo y socio de Antonini y Franklin Durán en la firma Venoco.

Durán es el primero de ellos en aparecer en los registros migratorios locales, el 27 de agosto de 2002, según cotejó LA NACION. Días después, en otra notable coincidencia, el ex presidente Adolfo Rodríguez Saá lideró un acto de campaña en el Luna Park con la adhesión explícita de Chávez.

Cinco años después, en agosto último y en coincidencia con el último paso de Yánez Rangel por el Llao-Llao y con el escándalo Antonini en su apogeo, en ese hotel figura una reserva cancelada a nombre de una mujer Arias. Sería una coincidencia con una homónima...

La polémica

  • El Gobierno confirmó la seguidilla de viajes a la Argentina que el venezolano Alex del Nogal hizo entre 2003 y 2005.
  • Dijo que Del Nogal no tiene un pedido de captura, pero sí un "pedido de información" de Interpol sobre su paradero.
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCristina KirchnerFARCElecciones 2015Torneo Primera División