Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un problema a la vista de casi todos

Martes 25 de septiembre de 2007
SEGUIR
LA NACION
0

Admitir que la inflación es una preocupación no es la mejor manera de ganar puntos dentro de este gobierno; sin ir más lejos, el presidente del Banco Central, Martín Redrado, puede dar pruebas de esto. Sin embargo, en términos políticos tampoco parece muy acertado irse al otro extremo, como hizo ayer el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y sostener que en la Argentina no hay inflación, cuando hasta las cuestionadas estadísticas oficiales lo desmienten.

En este caso, el riesgo que se corre no es despertar la ira presidencial, sino la de la gente, como sucedió ayer con el récord de comentarios en LANACION.com que generaron las declaraciones del funcionario. También ayer se conoció que la inflación es el primer tema de preocupación para los empresarios agrupados en IDEA.

Los manuales de economía definen la inflación como "el aumento sostenido y generalizado del nivel de precios de bienes y servicios", y ése fue el argumento que utilizó Fernández a modo de justificación, en sus declaraciones y en explicaciones posteriores sobre sus polémicos dichos.

Lo que falla en la argumentación de Fernández es que aun considerando los cuestionados datos del Indec la economía argentina efectivamente enfrenta un proceso generalizado de subas de precios, que no se puede atribuir exclusivamente a factores estacionales o externos, como el clima o el aumento del precio del petróleo.

De acuerdo con las estadísticas oficiales, en los primeros ocho meses del año, de las 64 categorías de bienes y servicios que integran el índice de precios al consumidor (IPC), apenas 11 registraron una baja de precios, mientras que los restantes 53 rubros (que representan el 82% del total de los ítems medidos por el Indec) acumulan subas que oscilan entre el 1,9% (comidas para llevar) y el 26,3%, de la categoría "azúcar, miel, dulces y cacao".

El proceso de subas es más generalizado si se analiza únicamente lo que pasó con alimentos y bebidas.

Según el Indec, de los 65 productos que integran esta categoría, en nueve casos (es decir, apenas el 13% del total de la categoría) tuvieron bajas de precios entre enero y agosto último, mientras que en dos rubros no hubo cambios y la inmensa mayoría de los alimentos y bebidas (83 por ciento) durante 2007 acumulan fuertes aumentos, que en ciertos casos, como la mayoría de las verduras, el pollo, el pescado y algunos quesos, ya superan largamente el 20 por ciento.

El panorama sería aún peor si en vez de tomar en cuenta los datos del Indec -que son cuestionados por prácticamente todos los economistas y asociaciones de consumidores- se consideraran como parámetro las diferentes mediciones privadas, que indican que el costo de vida acumula en los últimos doce meses una suba superior al 15 por ciento, frente al 8,7 por ciento relevado por el Indec.

Inconsistencias

Las palabras de Fernández tampoco parecen muy consistentes si se tienen en cuenta las últimas declaraciones del propio jefe de Gabinete.

Unos días después de que Redrado hiciera pública en Londres la preocupación oficial por la inflación, Fernández intentó bajar el tono de la polémica al sostener que lo que había dicho el presidente del Banco Central era simplemente una obviedad.

"Martín Redrado dijo una obviedad; francamente no dijo nada nuevo. En los primeros seis meses del año hubo una inflación de cinco o seis puntos. No estamos diciendo que no la hubo", fue la terminante declaración que hizo el jefe de Gabinete hace menos de una semana.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas