Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De los casamientos judíos a Hollywood

El músico participó en Los rompebodas

Miércoles 26 de septiembre de 2007
0

Casi sin querer el músico argentino Gustavo Bulgach -radicado en Los Angeles desde hace 5 años- terminó organizando la escena musical de la película Los rompebodas , un éxito de taquilla americano, con la misma naturalidad con la que tocaba para las fiestas judías de casamiento: "Fue muy loco verlo a Owen Wilson en el mismo set bailando mis temas", recuerda el músico de sus más de quince minutos de fama. Pero esa experiencia, que le redituó una inusitada popularidad y cuya banda de sonido fue editada en 65 países no le cambió la visión de su profesión.

"En realidad todo forma parte de mi vida como músico. Las fiestas privadas, las celebraciones judías tradicionales, los conciertos en teatros, la película o el disco homenaje a Matiyasu", cuenta el músico, que esta noche recreará parte de este clima festivo en un concierto en el ND/Ateneo, donde el anfitrión será Alfredo Casero.

El músico tocará los temas de su primer disco, Actions Speak Louder Than Words , recién editado por Random Records, donde estará acompañado por Divina Gloria, Alejandro Franov (acordeón); Germán Meira (guitarra); Gerardo de Mónaco (bajo) y José Luis Skorupski (batería).

"En el concierto tocaremos parte de ese disco pero la idea es que haya un clima de fiesta. Nosotros estamos acostumbrados a tocar en las bodas y queremos generar en vivo ese mismo clima divertido. Queremos que bailen y escuchen las diferentes facetas de la cultura idish y el sonido klezmer", anticipa el músico, que logró llamar la atención de Billboard, con el exitoso soundtrack de Hava Naguila que grabó para la película Los rompebodas .

La música de la banda integra elementos del soul con la música tradicional judía, una cualidad que le valió los elogios tanto de los seguidores del klezmer como de los aficionados a la world music.Nacido en Buenos Aires, Bulgach aprendió klezmer desde niño en el ámbito familiar. Aunque siempre se mantuvo fiel a la tradición musical judía de la Europa del este, también incursionó en otros géneros, especialmente a principios de los noventa, cuando recién llegado a Nueva York desde Buenos Aires, tocó con El General, Kevin Johansen y United Na- tions Blues Band, entre otros.

El sonido de Bulgach conserva "el espíritu idish de la risa-llanto", con un pie en el clasicismo y otro en el presente. "Desde el 93, viajo por todos lados -cuenta el clarinetista-. Hace dos semanas estuve en España grabando con un DJ italiano unos temas para Café del Mar, con una onda lounge pero con el sonido klezmer. También estoy preparando un nuevo disco con tangos en idish, otros con acentos más moros, y también hay una promesa de tocar con la Mona Jiménez, que sería genial. Pero claro que lo que más me gusta y entusiasma son las melodías antiguas, que retratan diferentes momentos del folklore judío. Tuve la suerte de participar de ceremonias y encuentros muy profundos y eso alimenta mi música. Lo que hago es una mezcla entre mis vivencias musicales y esa tradición judía."

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas