Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Reducirá Macri 20% los cargos políticos

De once ministerios pasará a nueve

Miércoles 03 de octubre de 2007
0

Cuando faltan casi dos meses para que Mauricio Macri asuma la conducción de la ciudad, fuentes de su partido, Pro, confiaron que en el organigrama del gobierno porteño habrá una reducción del 20 por ciento de los cargos políticos. La medida incluirá la eliminación de dos ministerios y de las direcciones generales adjuntas.

Estas últimas fueron creadas por la ley de ministerios (N° 1925), propuesta por el actual jefe de gobierno, Jorge Telerman, y aprobada por la Legislatura. Se trata de 45 reparticiones, mientras que existen alrededor de 135 direcciones generales. Los ministerios, en tanto, ya no serán 11, sino 9: desaparecerán el de Descentralización y el de Medio Ambiente, con sus respectivas dependencias subalternas.

Este rediseño traduce la intención de achicar la planta del personal público porteño, tantas veces anunciada por el macrismo. Por cierto, con cada cargo anulado cesarán además las decenas de empleados públicos subordinados a él.

Este cambio en la estructura de gobierno será reflejado en una nueva ley de ministerios -redactada por dirigentes de Pro, pero que será remitida al Poder Legislativo por Telerman- y en su decreto reglamentario.

El borrador de esa ley, al que tuvo acceso LA NACION, incluye otras novedades. Entre ellas, la desaparición de algunas competencias de los ministerios: una muestra de la impronta que tendrá la gestión macrista en la Capital. Por ejemplo:

Promover el conocimiento y la preservación de la memoria sobre los crímenes y hechos relacionados con graves violaciones de los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad cometidos por el terrorismo de Estado (una función que hoy ejerce el Ministerio de Derechos Humanos, muy ligada a la anterior ministra del área, Gabriela Cerruti).

Propender a la creación de la policía local (por ahora, Pro sigue peleando la transferencia de la Policía Federal).

Administrar el funcionamiento de la señal de cable Ciudad Abierta (sobre lo que se informa por separado).

Organizar las estructuras de asistencia técnica y ejecución de la convocatoria electoral y el financiamiento de los partidos políticos.

En cambio, el boceto incluye funciones no consideradas hoy en la ley 1925, que también dan señales de los intereses que regirán el futuro gobierno:

Instrumentar y actualizar de manera sistemática el mapa del delito de la ciudad.

Diseñar políticas para garantizar la seguridad en espectáculos públicos, instrumentar un sistema coordinado y único de emergencias, ejercer el contralor y el poder de policía mediante la aplicación de las normas específicas en materias de habilitaciones, seguridad, higiene, seguridad alimentaria y salubridad (tres claras consecuencias que dejó la lección de la tragedia en el local Cromagnon, donde murieron 194 personas en 2004).

Coordinar la relación con los organismos financieros internacionales (el macrismo ya admitió que se endeudará para realizar obras estructurales de largo plazo).

Respecto de la estructura del gobierno de Pro, otros cambios acompañan la reducción de los ministerios. Medio Ambiente, en rigor, integrará una misma área con Espacio Público, que comandará el ex jugador de los Pumas y actual gerente general de Isenbeck Juan Pablo Piccardo. Derechos Humanos y Sociales volverá a llamarse Desarrollo Social, y Gobierno se transformará en Seguridad y Justicia.

Desaliento a las comunas

El proceso de transición hacia las comunas, que ahora coordina Descentralización, quedará a cargo del jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta. Aunque habrá que ver, luego de que Pro admitiera públicamente su intención de reformar la Constitución porteña para reducir la cantidad de miembros de las juntas comunales, hasta dónde llegará la descentralización de funciones administrativas.

Justamente, la resucitación de la Jefatura de Gabinete -que existió hasta la gestión de Telerman- constituye otra de las novedades de peso.

Si bien una versión sostuvo que esa jefatura, o "Ministerio de Coordinación", podrá reasignar partidas presupuestarias -como en el nivel nacional lo hace Alberto Fernández gracias a los superpoderes que le otorgó el Congreso-, esa función no ha sido explicitada hasta el momento en el borrador.

Otro cambio respecto del esquema actual de gobierno reside en que la vicejefa de gobierno, Gabriela Michetti, se ocupará del Programa Puertas del Bicentenario y de coordinar el Consejo de Planeamiento Estratégico, ambas competencias hoy en manos de la Secretaría General.

Esta última sobrevivirá, junto con la Legal y Técnica y la de Prensa y Difusión, que retomará su denominación previa: Comunicación Social.

También abarcará la vicejefa cuestiones inherentes a los derechos humanos y a la relación con la Auditoría General de la ciudad y con la Defensoría del Pueblo.

Esta última la cubre hoy la Secretaría General, que también analiza y realiza el seguimiento de los informes emitidos por esos organismos de control. Sin embargo, esta segunda función no la recibirá Michetti: según el proyecto de ley de ministerios, entrará dentro de los dominios de Rodríguez Larreta.

Del colegio al gobierno

Otro gran ítem que perderá la Secretaría General, que será ocupada por el actual legislador Marcos Peña, es la Subsecretaría de Deportes. Con el mismo rango, el área migrará al Ministerio de Desarrollo Social; la dirigirá Francisco Irarrazábal, ex entrenador de rugby del colegio Cardenal Newman, donde estudió Macri.

El boceto también contempla el movimiento de competencias de un ministerio a otro:

De Producción a Obras Públicas pasará el diseño e instrumentación de políticas públicas para la construcción de viviendas que promuevan el déficit habitacional.

De Espacio Público a Obras Públicas se trasladará la instrumentación de las políticas referidas a la gestión y fiscalización del transporte.

De Derechos Humanos a Seguridad y Justicia irán las políticas de asistencia a las víctimas de delitos y del abuso de poder.

De Producción a Cultura, diseñar e instrumentar las políticas y acciones tendientes a fomentar las industrias culturales.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas