Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Rugby | La Copa del Mundo 2007

Otra actuación consagratoria llevó a la Argentina a un sitial de privilegio

Deportiva

En un duelo mucho más complicado de lo que algunos presumían, se impuso a Escocia por 19-13 y avanzó a las semifinales por primera vez

PARIS.- Ante los que presuponían que el desafío no iba a ser tan cuesta arriba, luego de los antecedentes de las rotundas victorias ante Francia e Irlanda, la palabra de los jugadores dio la medida justa: "Escocia es un rival muy difícil". Y la advertencia se cumplió. El sufrimiento de esos últimos 18 minutos, a partir de la conquista de Cusiter sobre la bandera izquierda, no se había vivido hasta aquí en el certamen. El acotado margen en el tanteador (19-13), sin la garantía que da estar a una distancia superior de un try convertido, además de los bríos de los europeos, puso a prueba la resistencia de los argentinos. Pero si hay algo que dignifica al seleccionado es la opulencia de arrojo. Así fue, entonces, cómo los del Cardo se estrellaron con el coraje de los Pumas, responsables de otro hito del deporte argentino.

En el comienzo, las ocasiones desperdiciadas (drop de Hernández y un penal de Felipe Contepomi) incomodaron un poco. Para colmo, el acierto de Parks desde mitad de la cancha -en este encuentro, el N° 10 erró su primer intento a los palos en el Mundial- promovió cierta inquietud. La puja por la posesión y por progresar en el campo resultó sumamente intensa, pero promediando el capítulo inicial los dos aciertos del apertura argentino restablecieron los ánimos, entregaron otra tranquilidad. La consigna se repitió: duelo de tácticas y una feroz pelea de forwards por ganar el metro a metro.

En ese escenario de forcejeos y una presión extremadamente condicionante, no quedaron resquicios para los lucimientos ni para demostraciones de un proceder esbelto. Las acciones se circunscribían a la pulseada física y de contacto cerca de las formaciones o en el centro de la cancha, con los jugadores enceguecidos con la orden de contener adversarios. La persecución de los argentinos dio los mejores dividendos, a partir de que Longo -volvió a sobresalir- le tapó un kick a Parks y en la atropellada hacia el in-goal les ganó la carrera a Sean Lamont y a Ross Ford. El try del N° 8 reacomodó el panorama, con un conjunto argentino que se empezó a soltar un poco más, pese a que Paterson sacó provecho de una nueva infracción (parcial de 13-6).

La tensión provocó algunas imprecisiones, como el scrum en 15 yardas de los europeos que se perdió. Esas circunstancias fueron las que enmarcaron las esporádicas intermitencias. Con la señal para recontinuar el juego, la Argentina dio notables signos de recomposición; Felipe Contepomi aportó un nuevo penal, mientras que Hernández regaló otra de sus habituales pinceladas mágicas, con un drop de zurda; pero dicha anotación, se resolvió después de un line perdido y de la posterior recuperación de la pelota. Esta acción puso a la vista uno de los formidables recursos: las fallas eran siempre enmendadas con otro mejor procedimiento. Y como las imprecisiones no se volvieron gravitantes, pueden haber quedado en un segundo plano. Pero las hubo.

Los cambios que dispuso Hadden, el coach de Escocia, renovaron las energías, mientras que los argentinos -preparados como nunca- se aferraron a su vocación defensiva para no caer en la vulnerabilidad. Las aproximaciones no llegaron a ser tan penetrantes, pues la barrera de contención azul también fue inquebrantable, pero la constancia y la estabilidad son una de las fortalezas que no desaparecen. Posiblemente por la carga de exigencia, este memorable compromiso por los cuartos de final haya sido el más complicado de los cinco que se llevan disputados, pero también dejó una inconfundible certeza, que se consolidó desde el primer día: no será tan sencillo ver a los Pumas declinar.

  • Hay Pumas por 160 minutos más
    Pase lo que pase, los Pumas jugarán dos partidos más: con Sudáfrica, el domingo próximo, y luego la final o el match por el tercer puesto.

Coraje mas un plus

Como ante Irlanda, Gonzalo Longo se convirtió en el líder del equipo para presionar, defender y someter al conjunto rival. Pero a esas virtudes ayer les agregó la tapada que derivó en el try que él mismo apoyó.

LAS CLAVES
La solidez Puma

La defensa fue la principal virtud argentina. En el primer tiempo no dejó jugar a Escocia; en el segundo, cuando el rival apremiaba, se rememoró la hazaña de Lens de 1999.

Prestancia y paciencia

Este equipo tiene un libreto, pero no siempre lo podrá imponer. Ayer, aun cuando las cosas no salieron del todo bien, se comportó con tranquilidad y grandeza.

Superaron la presión

Por primera vez los Pumas llegaron como favoritos a un gran choque y, si bien no pudieron cerrar el partido temprano, tuvieron personalidad y mentalidad ganadora. .

Por Santiago Roccetti Enviado especial
TEMAS DE HOYProtesta policialCristina KirchnerTemporal en Buenos AiresElecciones 2015Copa Sudamericana