Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Más calor y más lluvias por el cambio climático

En la cuenca del Plata serán habituales las inundaciones

SEGUIR
LA NACION
Martes 09 de octubre de 2007
0

La temperatura aumentará de 2º a 4º, con mayor intensidad en el norte y centro del país; se proyecta un incremento de las lluvias de hasta 200 milímetros más que el promedio anual para las mismas zonas del país, con excepción de la región próxima a la cordillera de los Andes, donde se pronostican hasta 400 mm menos. En algunos sectores de la Cuenca del Plata habrá mayor riesgo de inundaciones, en tanto que la zona de Cuyo podría sufrir una potencial sequía.

Estas son algunas de las conclusiones para los próximos 100 años en la Argentina que reveló la Segunda Comunicación Nacional de la Secretaría de Ambiente de la Nación, un reporte oficial que debe realizar en el país periódicamente para presentar ante el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas.

Las consecuencias de eventuales cambios climáticos son especialmente críticas en los países en desarrollo, ya que "el grado de vulnerabilidad a dichos fenómenos se relaciona con la capacidad de los grupos sociales para absorber, amortiguar o mitigar los efectos de estos cambios", indicó el informe difundido ayer por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

El cambio en el clima traerá posibles inundaciones, problemas hídricos y sequías en distintas partes del país
El cambio en el clima traerá posibles inundaciones, problemas hídricos y sequías en distintas partes del país. Foto: Archivo

"Las emisiones que ya se han acumulado en la atmósfera tendrán un efecto sobre el clima, independientemente de que podamos limitar las emisiones a futuro", se expresa en el documento. Se agrega que si bien la Argentina es uno de los países que menos colaboran en la emisión global de gases de efecto invernadero, -0,9 por ciento frente al 20,6% de los Estados Unidos-, "presenta regiones y sectores con alta vulnerabilidad al cambio climático, por lo cual es fundamental instrumentar acciones para aminorar los impactos negativos y maximizar los positivos".

Las zonas más afectadas

Según las conclusiones a las que llegaron los investigadores, las zonas más afectadas serían el Noreste, el Litoral, el Noroeste y Cuyo. Entre las regiones que tendrían un riesgo medio estarían el centro, la región metropolitana y el norte de la Patagonia, pero el sur de esa región correría menos riesgo.

"El Estado nacional está llevando adelante importantes políticas de adaptación y mitigación al cambio climático", dijo Romina Picolotti, secretaria de Ambiente del gobierno.

"Con los gobiernos de Mendoza y San Juan -continuó- estamos impulsando la regulación de las aguas subterráneas; en el Norte, estamos adecuando a toda la ganadería a pastizales adaptables a otra temperatura climática promoviendo las reservas de forrajes."

En el sector del agro, los estudios revelaron que los nuevos escenarios climáticos podrán derivar en una mayor sensibilidad de los cultivos, pérdidas de actividad por inundaciones, erosión hídrica, menor disponibilidad de agua para riego (especialmente en Mendoza y San Juan) y peligro de desertización, según el ámbito de incidencia.

Estos impactos estarían producidos por las olas de calor que provocan una mayor evaporación de las aguas y un estrés hídrico. Esta última consecuencia afectaría también la provisión de energía.

Durante la presentación, la secretaria de Ambiente puso en claro la necesidad de "frenar inmediatamente la tasa de desmonte que hay en la actualidad en la Argentina". Agregó Picolotti que "estamos trabajando con el INTA y con la Secretaría de Agricultura para limitar la tala de bosques nativos a través de la ley de presupuestos mínimos que presentamos al Congreso".

El documento asegura que "el área de los recursos hídricos se verá afectada por el retroceso de los glaciares y pérdidas del paisaje. También habrá una mayor demanda de agua y daños de infraestructura, entre otros efectos".

Según se informó en la citada Secretaría, en el sector energético se visualiza, entre otros aspectos, una potencial rotura de presas y una mayor demanda de energía por expansión de la agricultura y de las agroindustrias.

Mientras que el sistema urbano presentará riesgo de inundaciones, afloramiento de las napas freáticas, posibles deslizamientos y hasta escasez en el suministro de agua potable.

Efecto invernadero

De acuerdo con el informe, un 95% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) es responsabilidad de los sectores de la economía, como el industrial, el agrícola y el ganadero, mientras que el 5% restante se origina por los residuos y desechos.

Puntualmente, las emisiones tienen origen en la explotación agrícola, que produce óxido nitroso; el ganado vacuno, a través de la fermentación entérica; el transporte carretero, que emite dióxido de carbono; la producción de energía, y los procesos industriales.

"Este estudio demuestra el estado de situación actual de los gases de efecto invernadero y nos permite planificar, con escenarios a 2020 y 2040, las políticas públicas necesarias para su mitigación", afirmó Picolotti durante la presentación.

La funcionaria nacional explicó que las implicancias en el cambio climático, generado por la emisión de GEI, afectan "a todo el territorio nacional con un incremento en las precipitaciones medias y anuales, sobre todo en el noroeste y en el centro del país".

El reporte explica que "las emisiones que ya se han acumulado en la atmósfera tendrán un efecto sobre el clima independientemente de que podamos limitar las emisiones a futuro" y agrega que, si bien la Argentina es uno de los países que menos colaboran en la emisión global de GEI, "presenta regiones y sectores con alta vulnerabilidad al cambio climático, por la cual es fundamental instrumentar acciones para aminorar los impactos negativos y maximizar los positivos".

Adaptación de medio

De acuerdo con la iniciativa nacional, entre las medidas de adaptación que se deberán tomar se incluye: ajuste de los tejidos urbanos y ordenamiento territorial en relación con la ribera de los ríos y costa marítima; tipologías edilicias y uso de materiales de construcción apropiados; conservación y expansión del arbolado urbano y de los ecosistemas naturales; provisiones en sistemas de salud para la prevención de enfermedades; legislación sobre el uso de suelo y tener en cuenta mapas de riesgo de inundación y consideración de nuevas variedades de cultivos agrícolas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas