Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Pidió perdón el superior de Von Wernich

El sacerdote condenado a reclusión perpetua podrá celebrar misa y confesar mientras la Iglesia no disponga una sanción

Jueves 11 de octubre de 2007
0

El arrepentimiento que hasta ahora no hizo público el ex capellán de la policía bonaerense Christian von Wernich, condenado a reclusión perpetua por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar, fue admitido ayer por su obispo, el monje benedictino Martín de Elizalde.

El titular de la diócesis de 9 de Julio, de quien depende Von Wernich, también se lamentó porque la Iglesia no supo prevenir ni sanar "tanta división y tanto odio" como los que hubo en el país y afirmó que iniciará un procedimiento para esclarecer la situación del sacerdote según las reglas del derecho canónico, la ley que rige la actividad de la Iglesia. Ese plexo normativo contempla la sanción de delitos contra la vida y la libertad del hombre, como aquellos por los que se juzgó y condenó a Von Wernich.

Como hizo la cúpula de la Conferencia Episcopal, presidida por el cardenal Jorge Mario Bergoglio, el obispo Elizalde no emitió opinión sobre el caso mientras duró el proceso judicial. Ayer, a menos de 24 horas de la sentencia y la opinión del Episcopado, envió un mensaje escrito, pero no respondió la requisitoria de LA NACION.

"Que un sacerdote, por acción o por omisión, estuviera tan lejos de las exigencias de la misión que le fue confiada nos lleva a pedir perdón, con arrepentimiento sincero", escribió Elizalde, de conocidas posturas conservadoras dentro de la amplia gama de posiciones que se expresan en el Episcopado.

El monje benedictino, que conduce la diócesis de Nueve de Julio desde 1999, afirmó que allí rezan por Von Wernich "para que Dios lo asista y le otorgue la gracia que necesita para comprender y reparar el daño ocasionado".

Si bien fue condenado como coautor en siete homicidios triplemente calificados y en la aplicación de tormentos agravados en 34 casos, partícipe necesario en la privación ilegal de la libertad agravada en 42 oportunidades, Von Wernich puede seguir ejerciendo aún su ministerio sacerdotal. Hasta tanto no sea sancionado por las autoridades de la Iglesia, podrá en la cárcel de Marcos Paz, donde ya cumple la pena de reclusión, celebrar misas y confesar a sus compañeros del penal.

Sanciones eclesiásticas

Con respecto a las sanciones eclesiásticas, Elizalde se limitó a afirmar que "oportunamente se habrá de resolver, conforme a las disposiciones del Derecho Canónico, acerca de la situación de Christian von Wernich". No precisó qué tipo de acción iniciará.

Elizalde no responderá a los periodistas hasta que no se haya resuelto el caso. "Cualquier comunicación que monseñor necesite trasmitir, lo hará a través de la oficina de prensa de la Conferencia Episcopal", dijo un vocero del obispado de Nueve de Julio ayer ante una consulta de este diario.

Algunos sacerdotes, que como abogados integran distintos tribunales eclesiásticos del país, explicaron a LA NACION que las acciones jurídicas que pueden promover los obispos, como superiores jerárquicos de los acusados, son administrativas o penales.

Las primeras pueden ser establecidas por los mismos prelados sin abrir otras instancias. Las sanciones penales son competencia de los tribunales eclesiásticos (en el país hay seis) y requieren la realización de un juicio. Cada una de las partes presenta pruebas y el fallo debe ser confirmado por una segunda instancia.

Las penas son las mismas en ambos casos y van desde la suspensión total del ejercicio del sacerdocio o parcial, es decir, la prohibición sólo de confesar, de celebrar misas en público o de decir homilías. El artículo 1336 del Código de Derecho Canónico prevé la expulsión del estado clerical como la máxima pena expiatoria.

En el caso de que se llegue al juicio penal, el trámite se hará ante el Tribunal Interdiocesano de La Plata, cuyo moderador es el titular de esa arquidiócesis, monseñor Héctor Aguer.

La postura del superior jerárquico de Von Wernich se conoció un día después del pronunciamiento del Episcopado, que expresó su confianza en que "los pasos que la Justicia da en el esclarecimiento de estos hechos deben servir para renovar los esfuerzos de todos los ciudadanos en el camino de la reconciliación, y son un llamado a alejarnos tanto de la impunidad como del odio y del rencor".

Ayer, el obispo Elizalde apuntó a lo mismo cuando escribió: "Esperamos que nuestra sociedad encuentre el camino de la ansiada reconciliación, la cual requiere la verdad y la justicia, el arrepentimiento y el perdón".

Por Silvina PrematDe la Redacción de LA NACION

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas