Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se afianza la unión evangélica

SEGUIR
LA NACION
Lunes 15 de octubre de 2007
0

La Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera) celebró sus 25 años con una cena de gala en el hotel Panamericano. Asistieron delegados de sus 24 distritos en el país y se anticipó que en marzo la entidad volverá a hacer una gran concentración nacional ante el Obelisco, para lo cual ya contaría con el permiso de las futuras autoridades de la ciudad.

Junto a periodistas y dirigentes religiosos y sociales, estuvieron la vicejefa de gobierno electa de la ciudad, Gabriela Michetti, y el vicepresidente de la Legislatura, Santiago de Estrada.

También participaron Ricardo López Murphy y su candidato a vicepresidente, Esteban Bullrich; Patricia Bullrich, de la Coalición Cívica, con algunas colaboradoras y candidatas; Francisco de Narváez; los diputados nacionales Paula Bertol, Federico Pinedo y Jorge Vanossi, y los legisladores porteños Martín Borrelli y Jorge Enríquez. Y entre algunos candidatos, Carlos Melconian, Cynthia Hotton y Alberto Gowland. La parte oficial se limitó a la presencia del secretario de Culto, Guillermo Oliveri, y del subsecretario, Alejandro Grossman, en la mesa principal; llamó la atención la ausencia de referentes del oficialismo en el nivel nacional o local.

* * *

La entidad entiende incompatible con su función pastoral inclinar el púlpito hacia un determinado partido; tampoco busca cambiar planes sociales por votos y espacios de participación para su gente. Ni formar un partido confesional. Sí ha alentado a los ciudadanos de su confesión a actuar de fiscales para garantizar la limpieza de las elecciones. Entre otras personalidades del mundo evangélico, se hallaban Marcelo Figueroa, director de la Sociedad Bíblica; el presidente de la Confederación Evangélica Pentecostal, iniciada en 1970, Ciro Crimi; el embajador Arturo Hotton Risler, de reconocida militancia bautista; el director de la revista evangélica El Puente , Daniel Puccio, y el titular del Consejo Argentino para la Libertad Religiosa, Raúl Scialabba. Hablaron el presidente de Aciera, Rubén Proietti, y su vicepresidente, Jorge Sennewald. Un video mostró acciones de fieles y grupos evangélicos en la prevención y recuperación de la droga, en el mejoramiento de las condiciones humanas de vida en el pabellón evangélico del penal de Olmos, en tareas educativas a lo largo del país (se evocó a William Morris, Juana Manso y José Bongarrá), en proyectos sociales y en multitudinarias reuniones de alabanza a Dios en estadios. Habló al final el pastor Luis Palau, venido de Estados Unidos, predicador que ha recorrido el mundo tratando a jefes de Estado y hablando por radio y TV a millones de personas. Aclaró que es y se siente argentino, porque su castellano tiene reminiscencias de países como Costa Rica y México, donde vivió. Subrayó por qué Jesucristo es relevante para la vida familiar, la vida social y la patria argentina. Al evocar a su padre, que murió cuando él era chico, ahondó en el sentido de la vida y de la muerte y en la felicidad de estar con Dios en la eternidad.

Por Jorge Rouillón jrouillon@lanacion.com.ar

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas