Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Los kurdos, el mayor pueblo del mundo sin Estado propio

El Mundo

Son más de 40 millones de personas repartidas en cinco países; piden autonomía

MADRID (EFE).- La amenaza de una ofensiva turca contra los guerrilleros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) que se refugian en el norte de Irak reavivó el debate sobre el problema kurdo, la minoría étnica sin Estado más grande del mundo.

Los kurdos fueron aliados clave de Estados Unidos durante la invasión de Irak. Es el tercero entre los pueblos más importantes en número de Asia occidental, después de los árabes y los turcos. Son más de 40 millones de personas que comparten una lengua y una cultura, pero que viven repartidos entre Turquía, Irán, Irak, Siria y Armenia.

Descendientes de los medos, se asientan desde hace más de 30 siglos en los 500.000 kilómetros cuadrados que forman el Kurdistán, desde los montes Tauro de la Anatolia oriental, en Turquía, hasta los montes Zagros del oeste iraní y el norte de Irak.

Su subsuelo tiene una de las mayores reservas acuíferas y petrolíferas de Medio Oriente. Prácticamente todo el crudo extraído por Turquía y Siria y un tercio del que se extrae de Irak proviene de los pozos perforados en territorio kurdo.

El pueblo kurdo es indoeuropeo y su sociedad es fuertemente tribal. A pesar de haber sido islamizado por la dominación árabe, aún mantiene fuertes tradiciones vinculadas con la religión mazdeísta de sus orígenes, como la adoración por la naturaleza: el narciso es su símbolo.

Considerados grandes guerreros ("kurdo" significa ´héroe en persa), paradójicamente, han vivido siempre dominados. No obstante, los kurdos gozaron de relativa autonomía tanto durante el Imperio Persa como al principio del Otomano. A partir del siglo XIX, no dejaron de sucederse las rebeliones kurdas.

El feudalismo tribal y la falta de un liderazgo común impidieron la creación de una conciencia nacional y contribuyeron a sofocar los numerosos levantamientos kurdos que se produjeron en los últimos 200 años.

Al final de la Primera Guerra Mundial, en la que ayudaron a los aliados contra el Imperio Otomano, los kurdos lograron que, en recompensa, el Tratado de Sèvres de 1920, que trazaba las nuevas fronteras de Medio Oriente, estableciera la independencia del Kurdistán. Sin embargo, ese tratado nunca se ratificó y fue sustituido por el de Lausana, en 1923, que omitió por diversos intereses, entre ellos los petrolíferos, aquella promesa hecha al pueblo kurdo. El territorio que históricamente le pertenecía fue repartido entre Turquía, Irak, Irán, Siria y Armenia.

Desde entonces, en muy pocas ocasiones han conseguido algún tipo de autonomía. Sólo en 1945, cuando se fundó la República Independiente de Mahabad (Irán), que duró un año, y en la década del 70, en Irak, cuando los kurdos obtuvieron ciertos derechos colectivos. Actualmente, gozan de cierta autonomía en el norte de Irak y afirman que el objetivo de Turquía es acabar con esa "experiencia democrática".

Pero lo cierto es que después del Tratado de Sèvres no hubo ninguna iniciativa internacional para encontrar una solución global a la "cuestión kurda".

La represión ha sido una constante en los países con población kurda. Las matanzas y la destrucción de sus pueblos y ciudades, así como la desaparición de miles de kurdos en operaciones militares, han obligado a casi un millón de ellos a vivir lejos de su hogar.

En el caso de Irak, unos 5000 kurdos de la ciudad de Halabja murieron en 1988, cuando el régimen de Saddam Hussein usó gas nervioso contra la población. Otros 182.000 civiles murieron entre 1986 y 1989, durante una operación militar contra las zonas rurales del Kurdistán iraquí, en lo que se conoció como la campaña de Al-Anfal.

El PKK

En respuesta a la permanente represión contra su pueblo, el estudiante Abdullah Ocalan fundó en 1978 el PKK, con raíces marxista-leninistas, que en 1984 inició su lucha contra el gobierno de Ankara para exigir una región independiente para los kurdos dentro de Turquía. En los 90, esa demanda se redujo a un pedido de más autonomía. El sangriento conflicto entre el PKK y el ejército de Turquía ya dejó más de 37.000 muertos.

El grupo está actualmente en la lista de organizaciones terroristas de la UE y de Estados Unidos y tiene sus bases de resistencia en el norte de Irak. .

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAEl brote de ébolaElecciones en BrasilEstado Islámico