Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En Estados Unidos esperan señales de Cristina Kirchner

Expectativa republicana y demócrata

Martes 30 de octubre de 2007
SEGUIR
LA NACION

WASHINGTON.- Republicanos y demócratas por igual esperan las primeras señales concretas de la presidenta electa Cristina Kirchner para verificar si sus acciones confirman la imagen que promovió durante la campaña, más abierta, prolija, moderada e internacionalista que la que caracterizó a su marido.

Hacia el mediodía de ayer, el gobierno de George W. Bush le tendió la mano para saludarla. "Felicitamos a la presidenta electa Kirchner por su victoria electoral", expresó el vocero jefe del Departamento de Estado, Sean McCormack, y añadió que Estados Unidos espera trabajar con ella "en asuntos bilaterales y regionales".

La pelota quedó ahora en el campo argentino, comentó una fuente oficial norteamericana a LA NACION, que señaló que Estados Unidos espera ver a la Casa Rosada sumándose de otro modo al juego regional, junto con Brasil y México, y más alejado del presidente venezolano, Hugo Chávez.

"Hay que esperar. Con la Argentina siempre hay que ir paso a paso. No sabemos cuánto cambiará el Gobierno con Cristina. Vendieron una imagen suya más abierta con Estados Unidos y el mundo, y menos dependiente de Chávez, pero hay que esperar", insistió.

Desde que asumió como subsecretario para América Latina, hace dos años, Tom Shannon busca tender mejores puentes con la región, incluida la Argentina, tras los cortocircuitos con su antecesor, Roger Noriega.

Sin embargo, la administración Bush -como los demócratas que más conocen América latina que dialogaron con LA NACION- quiere cotejar sus primeros discursos como presidenta electa, ver cómo integrará su gabinete y conocer cuáles serán sus medidas iniciales.

Tal es la cautela que la administración republicana evitó todo comentario que pudiera impactar en la campaña en las últimas semanas, como quedó en claro cuando el número 3 del Departamento de Estado, Nicholas Burns, habló sobre la región, pero no aludió al país, el lunes 22, ante el Consejo de las Américas.

"Trabajaremos con cualquier gobierno democrático que desee dejar a un lado las diferencias para alcanzar los objetivos compartidos. No imponemos un test ideológico sobre nuestros potenciales socios y no tememos las diferencias políticas", comentó. Lo ejemplificó con las alianzas que Washington mantiene con líderes de centroderecha en México y Colombia, y de centroizquierda en Brasil y Chile.

Test chavista

Para el primer subsecretario de Bush para el hemisferio, Otto Reich, sí hay un "test": "¿Cómo se relacionará con Chávez?", explicitó a LA NACION, cuando demócratas y republicanos lo repudiaron en la resolución senatorial 211/07. La firmaron los precandidatos Hillary Clinton, Barack Obama, Chris Dodd, y John McCain, entre otros.

"En 2004, Cristina fue a la convención demócrata, convencida de que John Kerry ganaría la Casa Blanca, pero no fue a la republicana", planteó.

"Ahora está convencida de que ganará Hillary, pero no es seguro, y, en todo caso, debe darse cuenta de que durante su primer año, por lo menos, tratará con un gobierno republicano", agregó.

Durante esos primeros 12 meses, dijo el director del área para América latina de la John Hopkins University, Riordan Roett, a LA NACION, Estados Unidos tendrá un papel clave en la negociación con el Club de París, con mayor o menor intervención del FMI. "Y los holdouts", añadió.

Por lo pronto, su primer paso fue positivo: el discurso de anteanoche. "Se mostró responsable y pragmática", dijo el asesor republicano de más alto rango para América latina en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Carl Meacham. "Da la impresión a republicanos y demócratas de que podremos profundizar nuestras relaciones y de que trabajaremos con una contraparte de confianza", estimó.

Te puede interesar