Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Crónica de un niño bastante solo

Jueves 01 de noviembre de 2007
0

El infinito sin estrellas (Argentina/2007). Dirección y guión: Edgardo González Amer. Fotografía: Carlos Torlaschi. Edición: Javier Favot. Con Valeria Lorca, Gonzalo Cristaldo, Iván Giachello, Rocío Pavón. Hablada en español. Presentada por Primer Plano. Duración: 90 minutos. Calificación: para todo público. Nuestra opinión: buena

Mario (Gonzalo Cristaldo) es un chico de barrio humilde. Beatriz (Valeria Lorca), su madre, soltera, trabaja en casa con una vieja Singer bordando ropa, una tarea que a duras penas le sirve para llevar comida a la pequeña mesa familiar. En realidad, lo poco que allí se come es polenta sin nada adentro, siempre y cuando pueda juntar las monedas suficientes para comprar una garrafa.

Mario va al colegio, su única vía de escape, un esperado encuentro con sus iguales, todos al filo de que les arrebaten la inocencia. En realidad, Mario le huye a la muerte, todavía una sensación lejana que, no obstante, la vida pone en su camino. Esa primera sensación llegará cuando la madre acepte coser mortajas para una funeraria vecina; la segunda, cuando se entere de que su mejor amiga de aulas lleva una pesada carga; la tercera, descubrir que un ser muy querido puede, de buenas a primeras, desaparecer. Mario sufre, en silencio, el dolor de la pobreza y de la muerte que asoma sus narices, desafiándolo, una y otra vez, a sacar fuerzas para no caer. Beatriz llora en silencio porque no sabe cómo resolver su dolor y cree que todo puede solucionarse con jugo de limón.

La película con la que Edgardo González Amer debuta en el largometraje es simple y cuenta una historia que no necesita explicación alguna. Su cámara reposa en los gestos, en las miradas, en las pocas palabras de esa madre que no sabe qué hacer o hasta dónde caer para sobrevivir. Lorca la interpreta con precisión, sin excesos y, al igual que González Amer, sin recurrir al golpe bajo. La historia transita por el dolor, pero también por la esperanza, sin caer tampoco en el final feliz que todo lo resuelve.

Cristando, igual que sus compañeros de ficción Iván Giachello y Rocío Pavón, sorprende por su espontaneidad, por su frescura, por su transparencia al transmitir qué es lo que siente un chico frente a un mundo de adultos que se le viene encima. No es casual que ellos, de acuerdo con la trama, participen de un concurso de relatos breves acerca de José de San Martín y que sea su ejemplo, deslizado en tan sólo dos líneas del guión, el que sirva de consuelo y a la vez de apuesta por un futuro mejor. Quizá la resolución de algunas situaciones (un episodio con su gato negro, un vecino al que le adjudican propiedades mágicas además de un gracioso parecido al ícono de Papá Noel pero en camiseta), quedan apenas como anécdotas, no obstante otros personajes secundarios, como el del tendero encarnado por Mario Paolucci; la abuela de Leandra, interpretada por Kita Ca, y la maestra (Helena Nesis), se muestran medidas, igual de convincentes que Lorca y el trío de niños debutantes.

González Amer, conocido por sus libros ( El probador de muñecas y La danza de los torturados , entre otros) y por haber sido coguionista de Arizona Sur , demuestra que aun con poco presupuesto y sin despliegue se puede hablar de sentimientos a través de personajes que por ser parte de lo cotidiano no son por eso menos trascendentes, menos únicos e irrepetibles. En este sentido, es muy afortunado que un cineasta se acuerde de los sentimientos y no le preocupe la crítica que esta decisión, en los tiempos que corren, pueda suscitar. Es un desafío.

Claudio D. Minghetti

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas