Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fuerte alza de las retenciones para apuntalar la recaudación

Las subas, de entre el 5 y el 10 puntos porcentuales, aportarían 1500 millones de dólares

Jueves 08 de noviembre de 2007
0

Como se preveía, el Gobierno aumentó entre 5 y 10 puntos porcentuales los derechos de exportación que tributan los granos y sus subproductos. La medida busca apuntalar las cuentas públicas, afectadas por la suba del gasto previa a las elecciones y mantener a raya los precios internos de los alimentos. Esos incrementos en los ingresos le permitirían a la próxima gestión llevar al menos US$ 1500 millones adicionales a las arcas del Estado. Recursos que, además, no son coparticipables a las provincias.

La decisión, adoptada mientras se trilla el trigo y avanza la siembra de la soja y el maíz, fue comunicada por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández; el ministro de Economía, Miguel Peirano, y el secretario de Agricultura, Javier de Urquiza. "Las retenciones son un mecanismo redistributivo importante que permite que aquel que produce en pesos y vende en dólares coparticipe con su comunidad las utilidades que tiene y que los precios internacionales no afecten el mercado interno", sostuvo Fernández. "El objetivo es preservar el nivel de crecimiento económico garantizando niveles de rentabilidad adecuados", agregó Peirano.

Desde hoy, las retenciones al poroto de soja pasarán del 27,5 al 35%; al aceite y la harina de soja, del 24 al 32%; al trigo, del 20 al 28%; al maíz, del 20 al 25%; a la semilla de girasol, del 23,5 al 32%, y al aceite y la harina de girasol, del 20 al 30%. Para las cuatro principales entidades agropecuarias, que emitieron una declaración conjunta, se trata de "una medida unilateral que, con una clara actitud recaudatoria, perjudica a los productores, a todos los pueblos del interior y a las economías provinciales".

En la cosecha anterior, el fisco ingresó US$ 4150 millones por las retenciones a los granos. Para esta campaña agrícola, previendo un volumen de 95 millones de toneladas (similar al de la anterior), y los precios vigentes, el aporte sería del orden de 7400 millones, un 78% más respecto de la campaña anterior. Esos US$ 3250 millones adicionales se explican por el aumento de impuestos anunciado ayer y por los mayores precios internacionales de los granos.

De hecho, en el entorno del ministro puntualizaron que “las retenciones no subieron tanto como los precios internacionales de los granos. Con este nivel, igual siguen teniendo altos márgenes de rentabilidad, en algunos casos de hasta el 40 por ciento”. Los precios locales de los granos y sus subproductos aumentaron más de 50% en un año, en algunos casos –como en el caso del aceite de girasol– duplicaron sus precios. “De ninguna manera este tipo de medidas va a afectar la rentabilidad del sector; además, los recursos adicionales se van a destinar a programas de desarrollo rural y atención de los pequeños productores”, dijo Urquiza a La Nacion, aunque aclaró que aún no están definidos esos planes.

Para el complejo sojero, es el segundo aumento en menos de un año. En enero, para financiar un esquema de subsidios cruzados de la exportación a la producción para frenar la suba de los precios de los alimentos, el Gobierno había aumentado 4% las retenciones a la soja (con esa recaudación se creó un fondo de más de $ 1500 millones). “El esquema de compensaciones seguirá vigente: ya hemos distribuido $ 600 millones y hacía falta reforzar este fondo, porque cada mes se van incrementando los desembolsos”, agregó el secretario de Agricultura.

Aunque en los considerandos de la resolución que se publicará hoy en el Boletín Oficial se prevé “estimular el mayor valor agregado”, esta suba de impuestos achica la brecha arancelaria que existe entre los granos y sus subproductos. Los aumentos afectaron más a los aceites y no discriminan si éstos se embarcan a granel o si se comercializan en envases de 5 litros.

Peirano y Urquiza también anunciaron la próxima reapertura de los registros de exportaciones de trigo y soja, que tendrán menos plazo para anotar las ventas al exterior. Los exportadores de trigo ya habrían comprado 4,8 millones de toneladas, pero aún no pudieron declarar ninguna venta. Con la reapertura del registro, se destrabaría esta compleja situación que ya produjo el incumplimiento de un contrato con un molino brasileño. En el caso de la soja, cuyo registro se cerró ayer, ya se inscribió el equivalente a 10 millones de toneladas.

Cuando los exportadores anotan operaciones en estos registros, fijan los precios sobre los que luego tributarán, con lo cual los aumentos anunciados ayer no se aplican a los volúmenes ya registrados. Urquiza aclaró que el registro del maíz será el último en reabrirse.

“Sabíamos que el Gobierno tendría que equilibrar el gasto público y político de este año electoral y sabíamos que, una vez más, volveríamos a ser el pato de la boda”, dijo el presidente de la Sociedad Rural, Luciano Miguens. “Vamos a proponer un mecanismo de reintegros para los pequeños productores, porque no se puede tratar igual a los que son distintos”, anticipó el líder de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi. “Para absorber la suba, los productores tendrán que buscar mayor escala”, dijo Ernesto Ambrosetti, economista jefe de la Rural.

Por otro lado, el Gobierno también anunció la suba del precio de corte de las exportaciones de leche, que pasará de 2100 a 2650 dólares. “Esta medida permitirá un mejor acceso al mercado externo, pero con límites para no afectar el abastecimiento interno”, explicó Urquiza.

Por José Crettaz De la Redacción de LA NACION

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas