Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Kirchner siguió de cerca el conflicto y presionó a Moyano

El Gobierno ponderó la tarea policial

Martes 13 de noviembre de 2007
0

La Casa Rosada se movió ayer al ritmo que impartió el brutal enfrentamiento entre la policía y los gremios del transporte en las puertas de la Legislatura porteña.

El ministro del Interior, Aníbal Fernández, miró una y otra vez los videos con las imágenes de las agresiones y decidió de inmediato, previa consulta con el presidente Néstor Kirchner, echar a uno de los policías que aparecieron golpeando a un manifestante. El jefe de la cartera política mantuvo informado al Presidente minuto a minuto sobre los enfrentamientos, incluso antes de que Kirchner arribara a su despacho en el primer piso de la Casa de Gobierno. Después, ambos mantuvieron un encuentro a solas que luego incluyó al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y al ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

Durante más de tres horas, los teléfonos de los principales ministros se mantuvieron en estado de alerta. La prioridad: desactivar el paro que ya había convocado Moyano y que había provocado un fuerte malestar en el despacho presidencial. Primero fue Alberto Fernández quien se comunicó con el líder de la CGT para lograr convencerlo de la necesidad de levantar la medida de fuerza. Después fue el propio Presidente quien habló con Moyano.

Fue entonces que la conferencia de prensa de los gremios para anunciar la inminente protesta se postergó, hasta que finalmente Moyano decidió levantar la medida. Se especuló con una posible llegada a la Casa Rosada del líder camionero, información que enseguida fue desmentida desde los despachos oficiales.

En tanto, según dijeron voceros oficiales a LA NACION, Kirchner se mostró conforme con la decisión de expulsar al policía que golpeó a uno de los manifestantes. Sin embargo, en todo momento buscaron resaltar que la Policía Federal "actuó bien".

Desde la cartera del Interior descartaron que uno de los heridos hubiera recibido un impacto de bala de plomo.

Además, desde el despacho de Aníbal Fernández sostuvieron que la policía secuestró bombas caseras que contenían pólvora negra y óxido de aluminio entre los manifestantes.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas